Vicisitud & Sordidez

130
“YO deseé saber el significado de las cosas. YO soy el significado. YO deseé encontrar un motivo para existir. YO no necesito un motivo para existir ni una sanción para mi existencia. Son mis ojos que ven, y es la vista de mis ojos que otorga belleza a la tierra.
La palabra "nosotros" (…) es la palabra por medio de la cual los depravados roban la virtud a los buenos.
Por medio de la cual los débiles roban la fuerza a los fuertes.
Por medio de la cual los brutos roban el conocimiento a los sabios.
¿Qué es la felicidad si todas las manos incluso las impuras pueden alcanzarla? ¿Que es mi sabiduría si hasta los tontos pueden mandarme?
¿Qué es mi libertad sí todas las criaturas, incluso las deformes y las impotentes, son mis amos?
Pero YO he terminado con este credo de corrupción.
YO he terminado con el monstruo del "nosotros", la palabra de servidumbre, de pillaje, de miseria de falsedad y vergüenza.
Y ahora YO veo la faz de dios, y YO levanto este dios sobre la tierra,
Este dios que los hombres han buscado desde que los hombres comenzaron a existir, Este dios que le concederá felicidad paz y orgullo.
Este dios, esta palabra: YO.”

Ayn Rand (‘Himno’)

Siéntanse libres de gritar “¡Hostias!”, “¡Megacristo!” o, simplemente, darse cuenta de que la enajenación humana y su afán hiphopero por pronunciar un “YO soy la hostia” puede no conocer límites. (Reconozco, eso sí, que el texto hubiese ganado mucho en una correcta traducción al catalán que terminase con un bello y equívoco “Aquesta paraula: JO, tú”)

El texto, ya lo he dicho, es de una de las novelas de la “escritora” y “filósofa” rusa Ayn Rand, no muy conocida en España – casi todo lo publicado aquí proviene de editoriales argentinas, donde el delirio del Peronismo logró hacerla popular – pero sí es una figura de culto y agriculto en los Estados Unidos, un país en el que Rand es el faro de la derecha más desaforadamente ultraliberal. No sólo eso; Ayn Rand es la mentora espiritual e ideológica del mayor responsable de la crisis que estamos viviendo: Alan Greenspan, el instigador de toda la barra libre financiera que ahora implica perder una parte sustancial de nuestros derechos y dinero a mayor gloria y rescate de la banca.

Toda esta histeria, con frases como “¿Qué es la felicidad si todas las manos incluso las impuras pueden alcanzarla?” deberían provocar una mezcla de risa y espanto, sin embargo me encuentro con que gente no precisamente ultraliberal como mi señor abuelo son capaces de decirme “Pues mi libro favorito es ‘El manantial’”. Y me quedo completamente a cuadros.

Evidentemente, mi abuelo – y mucha gente que no apoyaría el suprimir cosas como, por ejemplo el subsidio por desempleo o la sanidad pública – de ‘El manantial’ se han quedado con lo de “el individuo contra la sociedad opresiva” o “los principios a los que uno no debe renunciar” y se han olvidado del resto del pack. Por eso quedé orgulloso cuando le dije “Pepiño, pero tú no eres el prota del Manantial, que lucha para que le dejen edificar sus satanes como él quiere. Tú eres la persona que se va a tener que comer esos satanes de hormigonazo chorrentoso y sin terrazas. ¡Y que no se te ocurra protestar ante las mentes superiores, chusma!”… y mi abuelo, con una edad en la que ya no se está para cambiar de opinión o dar la razón al contrario, no supo qué responder. Luego continué con que Howard Roark – el prota de ‘El Manantial’ – molaba tanto que la mujer del libro no tenía más remedio que anhelar ser violada por ese ser superior. Y recrearse, ante el espejo en la mañana siguiente, en la belleza de los moratones que Howie le había producido. Mi madre no pudo menos que decir “¡Pepiño, eso de leer a esa tal Ayn Rand está muy mal!”.

Pero de lo que aquí vamos a hablar en este post – que, en su longitud, se anima a redefinir el significado de la palabra ÉPICO - es sobre cómo el pensamiento de Ayn Rand ha hallado formas de corromper la cultura del frikismo hasta lograr arrastrar aún más por el fango nuestro buen mal nombre.

Como freak – hasta que un colectivo tipo Anonymous decida que son los únicos con derecho para expedir carnets para pertenecer al club – siempre he tenido claro que lo peor que podría ocurrirme sería vivir en plena ley de la jungla. Que en el mundo de competición ultraliberal de Rand mis posibilidades de sobrevivir serían menores que las de ciertas personas para follar en el Skyrim. Sin embargo, para mi sopresa, al igual que veo que gente proclamada de izquierdas aplaude ‘El Manantial’, veo igualmente cómo varios pilares de la cultura freak rinden pleitesía a Ayn Rand. Y, asombrado ante cómo el frikismo ha dejado de significar alegría de vivir – o la sublimación bella, imaginativa y colorista de no follar – para convertirse en una forma de gilipollez violenta protonazi, creo necesario apuntar con el dedo y gritar “¡Ese frikismo no me representa!” o, sencillamente, “¡Me cago en tu puta madre!” o “¡Frank Miller es un imbécil!”.

Aunque eso último ya lo sabíamos todos.



First things first… ¿De qué carallo va eso de Ayn Rand?

Su nombre real era Alisa Zinovievna Rosenbaum: toda una profesional del resentimiento ruso. El hecho trascendental que cambió su vida fue que los malvados bolcheviques le quitaron la farmacia a su padre – sí, padre farmacéutico: no les digo ná y se lo digo tó - y, a raíz de ello, decidió emigrar a Estados Unidos para abrazar el capitalismo con todas las ganas posibles. Abrazar no: chuparle hasta la última gota y hacer estragos con su pene hasta que pidiese piedad DOS veces.


Como es de todos sabido, el capitalismo no suele cansarse ni pedir piedad sexual, así que Rand tuvo que aplicarse como nadie. Primero, se dedicó a escribir una serie de obras de ficción en las que de forma muy didáctica se cagaba en la revolución rusa – ‘Los que vivimos’, o el guión de cine ‘Red Pawn’ – pero fue con sus siguientes trabajos con los que el capitalismo laissez faire más ultraliberal no tuvo más remedio que decir “¡Déjame un par de minutos para recargar el rifle, nena!”. Esas obras fueron ‘Himno’, ‘El Manantial’ y, por encima de todas ellas, ‘La rebelión de Atlas’ (una reciente encuesta desveló que este último libro era considerada, por la población americana, como “”El libro más influyente en mi vida, sólo superado por la Biblia”).

Lo que de verdad hizo que esas obras arrasasen no fue su calidad literaria – Penguin Classics, durante años, se negó a publicarlas alegando que “aquello no tenía la calidad literaria mínima exigible”, mientras que la crítica literaria no conseguía dar crédito – ni el ser historias que atrapasen à la Dan Brown – aunque sus componentes melodramáticos enganchasen al marujón que todos llevamos dentro – sino que, conforme Rand llenaba cientos y cientos de páginas, iba creando una filosofía especialmente diseñada para triunfar en USA.

El objetivismo.



¡Quiero saber qué es el objetivismo! (No, realmente NO quieres saberlo…)

Existen muchas formas de canalizar el frikismo adolescente: pasarte la noche antes de un examen velando una espada en el monte, analizar concienzudamente – en la intimidad de tu cuarto - la filmografía de Tania Russof mientras estás vestido de Ryker, o – esta es mi favorita - mear en un urinario público usando una mano para agarrarte el carallo y la otra para comer una manzana (y ofrecer esa manzana a quien tiene la desgracia de orinar a tu lado). Todos estos son casos reales, como también lo es una de las opciones que eligió un servidor de ustedes: dedicarse a la lectura compulsiva de filosofía (qué carallo: de pequeño, en vez de jugar al fútbol, me dedicaba a sacar montañas de lombrices de la tierra, así que estaba claro que leer filosofía iba a ser un destino natural).

No es una opción muy original, la verdad: son muchos los freaks que buscan sentirse más sabios y con una mejor comprensión del mundo que la que tiene toda esa escoria que le rodea y le escupe. Aunque leer a David Hume no te explique por qué no te comes nada de nada. Sin embargo, pocos freaks pueden presumir de haberse creado, a golpe de escribir miles de páginas, todo un sistema filosófico propio que ríase usted de Aristóteles. Hats off to Ayn.

Ayn Rand planteó su obra literaria como la ilustración de un sistema filosófico, creado a su imagen y semejanza, llamado Objetivismo. La Jrandeza de esta filosofía es, en esencia, la misma que la de la religión mormona: tomando elementos extranjeros como punto de partida, vamos a organizar un pastiche delirante y mongólico que esté diseñado a medida para Estados Unidos. El Mormonismo fue una excelente y divertida adaptación del Cristianismo de la cual lo único que me sorprende es que NO lograse ser la religión hegemónica del país. El Objetivismo, por su parte consistía en elaborar, partiendo principalmente de Aristóteles, Nietzsche y… oh sorpresa, Marx, algo que sonase a “gran filosofía” – ya saben, usando de cuando en vez palabras como ontología, epistemología y similares – pero que, en el fondo, dijese cosas muy elementales fácilmente asumibles por el americano medio: un ser intelectualmente limitado pero que no quiere renunciar al goce tan francés de sentarse refinadamente en una cafetería mientras dice “si la existencia precede a la esencia…”.

El resultado fue perfecto. Mientras, a día de hoy, en Europa sólo dos o tres depravados han sido capaces de leerse ‘La virtud del egoísmo’ sin reírse, en América, incapaces de pasar de la tercera frase de un ensayo de Baudrillard, sin embargo, se ciclaron con obras como ‘Capitalismo. El ideal desconocido’.

Y ahora toca explicar, de una vez, el “Objetivismo”. ¿Se acuerdan de cuando, al estudiar filosofía en BUP – feck, esas siglas delantan lo viejuno que soy – mentes como Kant o Descartes intentaban demostrar la existencia del mundo que percibíamos? Bueno, pues esta señora lo resolvió de una forma radical, con un axioma que entró de lleno en las grandes antologías del mongolismo: “La existencia existe”. Con dos… bueno, con el tipo de genitales que este ser tuviese.



Evidentemente, Rand, que no era tonta, sabía que para triunfar tienes que acuñar una frase que pueda estamparse en una camiseta. O ser dicha en una conferencia de Steve Jobs: el nivel intelectual de los discursos visionarios del exmandamás de Apple no es superior al de “Mi hermano se fue de vacaciones a Amsterdam y lo único que me trajo fue esta puta camiseta”. Lógicamente, “La existencia existe” era una frase mongólica, sí, pero que, una vez estampada en una camiseta sólo podría producir un atchonburike similar lleva una sudadera con “Nihil est in intellectum quad prius nen fuerit in sensu” (lema que, en su versión reducida “Nihil est in intellectum” fue uno de mis gritos de guerra: así me va). Por ello, Ayn Rand tuvo que refinarla para poder competir con “Pienso, luego existo”, “Sólo sé que no sé nada” o “La razón crítica es una puta mierda”. Tras semanas de reflexión, Ayn se dispuso a conquistar el mundo con esta sentencia:


“A es A” era más fácil de entender que frases con las que yo, en mi etapa Sartriana, intentaba conducirme en la vida, tipo “La conciencia es un ser que es, en su ser, conciencia de la nada de su ser”. Con el “A es A” Ayn Rand decidía que las cosas son como son y que todos, utilizando la razón, podemos entender el mundo. Por supuesto, cada sentencia que esta señora se inventaba era un disparate cuajado de tal grado de falacias lógicas que Paco tendría que escribir un post sólo para ella. Me gusta mucho cuando, tras afirmar que “La existencia existe” llega a que “la nada no existe” sólo para decir, una párrafo más adelante que “Un sensación es la sensación de algo, distinguiéndose de la NADA anterior y posterior”. A eso se le llama dejar la portería vacía. En este blog se cachondean de todo el delirio filosófico que Rand intentaba mantener en pie.


Pero lo fundamental del Objetivismo, lo que cautivó a tantos y tantos lectores de ‘El Manantial’ era algo terriblemente simple y atractivo: el egoísmo era el valor supremo a través del cual toda persona podría realizarse como ser humano. El altruismo, preocuparse por el prójimo y demás lindezas, eran el mayor mal al que la humanidad enfrentarse pudiera. Toda forma de control gubernamental era la manera en la que la masa “saqueadores” se aprovechaban de los logros individuo genial. Sólo el capitalismo laissez faire radical – también llamado capitalismo libertario o anarcocapitalismo – era el único sistema en el que se respetase la dignidad humana. En una frase, el Objetivismo podría resumirse así:



Evidentemente, era fácil entender por qué triunfó esta “filosofía”: sencillamente, se trata de apelar a lo más esencial de la condición humana. Cuando somos pequeños, somos unos capullos egoístas, de un narcisismo tan desbocado que pensamos que todo gira a nuestro alrededor. Los primeros traumas de la civilización son que tus padres te digan “NO” o, peor aún, descubrir que existen otras personas con sus propias necesidades diferentes a las tuyas. Y que llega un momento en el que tienes que aprender a cagar y limpiarte el culo… ¡Con lo cómodo que era el cambio de pañales! De pronto, llegas a la mayoría de edad y Ayn Rand, cruzándose en tu camino, te confirma que… ¡todo aquello que pensabas de pequeño era lo correcto! Con tal de que seas “lógico” entendiendo la realidad, tus ideas serán las correctas. “A” será “A” y no tendrás que comprometer, para nada, tu punto de vista con la chusma que te rodea. Y, quién sabe, tan vez puedas hacerte caca encima y lograr que Amaia Salamanca o Jaime Alguersuari te cambien la ropa interior previa una limpieza de tus genitales con toallitas húmedas. En resumidas cuentas, Rand te dice lo que más deseas oír: ERES LA HOSTIA. O, en otras palabras:


Les ruego que se tomen su tiempo para leer estas páginas del cómic ‘Action Philosophers’, en el cual se explica con más detalle de qué va eso del Objetivismo. Si aguantan hasta el final, tendrán un desenlace que haría las delicias de Jorge Javier Vázquez. ¡Léanlo!

Ahora ¡POR FIN! lo que toca es ver cómo el “mal frikismo” ha ido asimilando las tesis del Objetivismo.



“Yo, en realidad soy un marginado por ser superior. Los mediocres a mi alrededor me hunden porque no pueden superar mi brillantez”

En una película con valores morales como es ‘La red social’, la novia del prota le espeta, en la primera escena: “No ligas por ser un freak. Simplemente, no ligas porque eres gilipollas”. Una frase magnífica, cargada de verdad, y que sacude la autocomplacencia friki. Posteriormente, la actuación de Jesse Eisenberg – tanto en la peli como el el programa de Conan O’Brien - le dará la razón. Sin embargo, las ganas de cierto tipo de freak por agarrarse a un clavo ardiendo ha hecho que más de uno diga que ‘La red social’, en vez de ser la historia de un gilipollas deficiente social que acaba como se merece – *SPOILER* dándole patéticamente a F5 a ver si su ex se hace amiga de él en Facebook *FIN DEL SPOILER* - es, en realidad, la epopeya de un genio que tiene que ver cómo los necios se conjuran contra él. Si es que a los superiores no hay quién nos aguante…

Sobre estos delirios de grandeza, grupo que muchos han considerado “la banda geek definitiva” compusieron una canción memorable. Memorable porque el grupo y el tema son la hostia – lo reconozco: viajé un día a Londres sólo para verles – no porque lo que la canción cuenta sea algo más que basura:



La maravillosa voz de Geddy Lee – definida por algunos como “Este chaval tiene la voz del que ha jugado treinta años, día y noche sin parar, a ‘Dragones y Mazmorras’ y por otros como “¡Geddy Lee, quita ya esa polla de mi culo!” – nos cuenta una parábola en la que los arces (símbolo de Canadá, que esa época tenía un gobierno izquierdoso que escandalizaba al batería del grupo) están molestos con los robles porque la altura y frondosidad de estos últimos les quita toda la luz. Cabreados, montan un sindicato e inician una revolución social cuyo resultado es que… ¡se acaba la opresión y se logra la igualdad entre los árboles gracias a que TODOS han sido talados! Ya ven: los mediocres que aspiran a la igualdad de derechos frente a los seres superiores lo único que conseguirán es la destrucción de la sociedad.

El responsable de esta fábula era el batería del grupo: el bigotón Neil Peart, un devoto seguidor de Ayn Rand, a la cual dedicó el disco ‘2112’, ovra que nos lleva a otra de los temas fundamentales del frikismo…




“Vivimos en una mierda de mundo distópico, pero ya estoy yo aquí para arreglar eso”

Un dos tres responda otra vez: por veinticinco pesetas cada una dígannos pelis/novelas/tebeos frikis que respondan a esa definición. Creo que muchos nos haríamos ricos respondiendo eso. Casi más ricos que si nos preguntasen por historias freaks que NO respondiesen a esa definición.

A esas historias distópicas canónicas pueden sumar dos novelas de Rand: ‘La rebelión de Atlas’ y ‘Anthem’ (a la cual, big fucking surprise, el grupo Rush dedicó una canción). En ‘Anthem’ tenemos un mundo en el que han triunfado las ideas colectivista-socialistas, así que se prohíben los pronombres en primera persona mientras un grupo de poder – que educa estatalmente a los niños que son arrebatados de sus padres - vigila que las personas no tengan ideas individualistas. Lógicamente, la novela nos contará la historia del héroe que, separándose del camino y exponiéndose a la muerte, descubre cosas como… ¡la electricidad!

Esta historia es lo que, en esencia, el grupo Rush - ¡otra vez! - cuenta en su canción de 20 minutazos ‘2112’ – cambiando la bombilla por la guitarra eléctrica – y lo que está presente en treinta mil fantasías frikis desde que Luke Skywalker se cargó la Estrella de la Muerte. Menos mal que Lucas, años después, nos regaló el ‘Episodio III’, con el que resarcirnos de aquella odisea en el que se explicaba como una panda de fanáticos religiosos se lo pasan pipa destruyendo propiedad gubernamental. En ‘La venganza de los Sith’ Lucas explica lo que ya sabíamos: que los Jedi son una pandilla de mierdas meapilas a los que nadie ha votado y que bastante poca mano dura ha tenido el bueno de Anakin. Hostias.

Cierto: como freak es complicado tenerle amor a una sociedad en la que es tan difícil follar. Pero también, si uno lo piensa, es fácil tenerle amor a una sociedad en la que gente físicamente tan poco preparada como nosotros - y capaz de cosas TAN productivas como saberse la cronología de los viajes en el tiempo de Rachel Summers en X-Men – puede lograr sobrevivir. Y hasta disfrutar de la sanidad pública. Una sociedad capaz de acogernos… ¡eso es un logro mayor que inventar la electricidad! Afortunadamente, los sueños de liderar la revolución del individuo contra la sociedad masificada se acaban el día que se consigue follar.

Pero… ¿Y los que no lo consiguen?



“Yo puedo ser un superhéroe”

Como nos dijo el amigho y compañeiro Viruete una vez: “El punto de corte, aquel en el que se pasa a una nueva dimensión del frikismo, es leer cómics de DC”. O sea, que partimos de Marvel como la normalidad freak, pero en ningún momento nos planteamos otro tipo de tebeos que no sean los de superhéroes como esencia del geekismo exacerbado (demostrado en que la comunidad freak ni se enteró del estreno de ese peliculón ‘Adèle y la momia’, ya que era un álbum gabacho).

Y superhombres inverosímiles era lo que planteaba Rand en sus novelas. Por ello, no es de extrañar que toda una institución como Steve Ditko abrazase los principios del objetivismo mientras estaba dibujando Spiderman. Aunque es en dos obras más personales como ‘The Question’ y ‘Mr. A’ en las que decide dedicarse, en vez de a contar historias, a cascar panfletos objetivistas a los pobres lectores.


Gocen con Mr. A explicando las bondades del dinero ganado honradamente frente a la chusma que espera que el estado subvencione su vagancia:



Extasíense con el propio Mr. A explicando la tesis Randiana de que todo es blanco o negro (“Ayn escribe muy claro: si no la entiendes es porque eres anormal o niegas la realidad”, decían los discípulos de la secta Objetivista) : pocas veces el maniqueísmo infantil de los superhéroes había estado tan justificado por la “alta filosofía”.



Años después, un genio del cómic – pero con cerebro, algo que le faltaba al talentoso Ditko – como Alan Moore aplaudió que Steve intentase “abordar temas profundos” pero lamentaba que se hubiese apuntado, para ello, a una filosofía “que era la fantasía infantil de una nazi. Totalmente risible”. En homenaje a Ditko, Moore creó el personaje de Rorschach:



Lo alucinante fue el grado de aceptación acrítica que un personaje absolutamente taladrado tuvo entre más de un freak. Era algo así como cuando el anormal de Simon Bisley se puso a dibujar Judge Dredd y se quejó de que los guiones de Alan Grant eran “muy intelectuales”. Joer, el jebilongo de Simon quería disfrutar de un fascista como Peich manda, y no sufrir a un guionista rojeras que creó a Judge Dredd para cachondearse del vigilantismo: y es que el friki que ve las cosas en blanco y negro Randiano no está para cachondeos y sutilezas.

Sobre todo si, siguiendo las doctrinas de Ayn Rand, usamos nuestro libre albedrío para hacer lo que nos venga en gana y ser superhéroes. Sí, amiguitos, como en el mejor capitalismo del sueño americano, si eres un fracasado es porque quieres (o si estás en paro es porque quieres, o si…). Hey, sobre eso hicieron una canción llamada ‘Freewill’ un grupo que… Sabéis de que grupo hablo ¿verdad? Así pues, no es de extrañar que la fantasía del niño pequeño al que zurraban fuese agenciarse un traje de Spiderman con lanzarredes con el que practicar su temible venganza (cuéntenme en ese colectivo).

Y no olvidemos otro aspecto maravilloso del superhéroe de inspiración randiana: en muchas ocasiones, la sociedad reacciona rabiosamente ante ellos (como lo hacían, en la novela de Rand ‘El manantial’ con las creaciones de arquitectura satánica de Howard Roark). Quizá la primera reacción – y la más memorable – sea la del bigotón J. Jonah Jameson contra Spiderman (¡Steve Ditko! ¡Qué coincidencia!) pero, desde entonces, y con la apoteosis en X-Men - ¡toma sublimación del victimismo del freak agredido! – es una tradición que hermana, y mucho, a Rand con los superhéroes.

Pero hablar de Rand y de superhéroes es hablar de… John Galt. Es hablar de LA obra Randiana que ha inspirado las apoteosis más abyectas que el frikismo ha llegado a producir. Antes de llegar a la Gran Iluminación de “¡Anda que si hubiese follado en mi adolescencia los cojones me iba a ver yo el maratón de Pesadilla en Elm Street en los cines Fantasio!”, muchos freaks han (hemos) caído, sin saberlo, en el consumo de diferentes remakes inconfesos de la obra cumbre de Rand: ‘La rebelión de Atlas’ (‘Atlas Shrugged’). Y tal obra capital de la histeria y el malfolladismo merece íntegra la segunda parte de este megapost. Agárrese, porque lo que viene es MUCHO peor.



‘La rebelión de Atlas’

“Hay dos novelas que pueden cambiar la vida de un chaval de catorce años que se dedique a devorar libros: ‘El señor de los anillos’ y ‘La rebelión de Atlas’. Una es una fantasía infantil que, normalmente, suele engendrar una obsesión enfermiza con héroes increíbles que termina degenerando en una madurez emocionalmente dañada y socialmente inválida, creando un ser incapaz de relacionarse con el mundo real. En la otra novela, por supuesto, hay orcos.”


Esta cita del Premio Nobel de economía Paul Krugman – para mí, una de las personas que ha reflexionado más y mejor sobre la crisis actual – resume a la perfección el argumento de ‘La rebelión de Atlas’, pero, por no faltarle todavía más al respeto a la buena de Ayn, reconozco que el resumen “canónico” de su Magnum Opus es TODAVÍA más divertido.

En esencia, de lo que va ‘Atlas Shrugged’ es sobre – again – un mundo distópico en el cual se han impuesto los ideales del colectivismo comunista en todos los países del orbe. ¿El resultado? ¡La quiebra mundial! La protagonista, Dagny Taggart, es una mujer que, oponiéndose al corrupto intervencionismo estatal, intenta hacer negocios de acero y ferrocarriles con las pocas mentes brillantes que quedan en el mundo. Un mundo en el que los “saqueadores” intentan hacerse con las ideas de los pocos genios creativos. Ante este estado de cosas comienzan, de pronto, a desaparecer todas esas personas. Bajo la apariencia de un secuestro, lo único que queda de ellas es la frase repetida por la multitud “¿Quién es John Galt?”. Avanzada la obra, lo descubriremos: John Galt es el gran héroe del Capitalismo que, oculto en un rincón recóndito, ha reunido a todas las grandes mentes del orbe para hacer “LA huelga”. Privando a la sociedad de sus geniales ideas, han logrado “detener el motor del mundo”. Con su credo I SWEAR BY MY LIFE AND MY LOVE OF IT THAT I WILL NEVER LIVE FOR THE SAKE OF ANOTHER MAN, NOR ASK ANOTHER MAN TO LIVE FOR MINE (traducirlo me produce repelús, compréndanme) contemplan cómo se derrumba la sociedad hasta que, al final, salen de su escondite para arreglarlo todo, una vez se ha ido al carallo. La frase final es para enmarcalla: “John Galt alzó su mano y sobre la tierra desolada trazó en el aire el signo del dólar”.


Recientemente, han hecho una película que también ha generado sus buenas dosis de cachondeo. Pasan los años y el argumento de ‘Atlas Shrugged’ sigue siendo una cumbre de la comedia:



Por supuesto, el mejor gag de la película fue que una glorificación del libre mercado como 'Atlas Shrugged' se convirtió en un desastre en taquilla: el propio libre mercado llevó a la ruina a sus productores. Eso sí, no faltó quien sugiriese una forma de completar la TRILOGÍA fílmica:




Cualquier persona con cerebro podría hallar huecos importantes en la argumentación de Rand en esta novela – y eso que dura más de MIL páginas y John Galt se marca un discurso final de casi SETENTA folios – como, por ejemplo, lo siguiente:


Pero ello no supone mayor impedimento a la hora de que peña multimillonaria quiera usar su dinero para construir la utopía de John Galt. Por ejemplo, el dueño de Paypal está dispuesto a edificar, sobre el mar, esta sordidez de satán: un estado independiente sin impuestos ni salario mínimo, ni restricciones sobre el uso de armas y sin demás tontunas rojeras. Un paraíso, vaya.


Y es que hay matices que pierde Rand como que, en su furor individualista, el Capitalismo no puede prescindir de algo que nace de un gigantesco pacto colectivo: el dinero. Por poner sólo un ejemplo. Si a los liberales les hiciesen renunciar a todo aquello que provenga de lo público en su vida se encontrarían con que, por ejemplo, ni siquiera podrían usar carreteras para conducir sus Porsche Cayenne. ¡Pero eso no le interesa al lector del ‘Atlas Shrugged’! Que les recuerden cosas como que “no vivir para otro hombre” implicaría el, por ejemplo, no hacer el esfuerzo de llamar por teléfono a la policía si presencias una violación, supondría un inconveniente muy grande en tu afán desmedido por SER LA HOSTIA. O que suele ser poco recomendable ir a la consulta de un médico que, en vez de haber hecho el juramente hipocrático, haya hecho el juramento de John Galt. Así que mejor no tocar las narices.


El caso es que la parábola de ‘La rebelión de Atlas’ ha sido la base de incontables obras de ficción devoradas por el frikismo. Allá vamos con algunas de ellas.



Pixar y ‘Los increíbles’

Los habitualmente geniales Pixar han conseguido el culto más exacerbado posible en base a un excelso tridente: 1) Que la mayoría de sus películas son, en efecto, excelentes, 2) Que los fans de la animación lo son con saña, 3) Uno de los nombres detrás del tinglado era Steve Jobs, maestro de la comunicación y, con permiso de Rand, líder de secta definitivo.


Cuando, además, Pixar decidió jugar la carta de los superhéroes, el culto y el agriculto estaba garantizado. Lamentablemente, NO optaron por el camino de la obra maestra, sino por el del homenaje Randiano. Analicemos la trama porque es de traca: en una sociedad distópica se prohíbe que los superhéroes utilicen sus superpoderes. ¡Claro que sí, la sociedad mediocre no puede verse amenazada por seres superiores que les recuerden sus limitaciones! En un diálogo glorioso de la peli, se dice “Todo el mundo es especial”, a lo cual se responde con un Randiano “Entonces nadie lo es”.


Por supuesto, ‘Los increíbles’, también calca el argumento de Ayn Rand (sí, este señor…a, al igual que Mazinger Z o el Equipo A, sólo sabía contar una historia) Si en ‘La rebelión de Atlas’ un empresario visionario llamado John Galt decide reunir a las mentes más preclaras del planeta – esto es, a los grandes empresarios capitalistas – para hacer una huelga y así demostrar a la chusma que, sin ser guiados por seres superiores, todo se derrumba, en ‘Los Increíbles’, unos superhéroes forzados a no ejercer por una sociedad mediocre terminan haciendo acto de presencia cuando los planes de un supervillano se tornan sumamente destructivos para la sociedad. Ellos son Atlas: los que sostienen al planeta, y la mediocridad comunista de ese mundo les había llevado a rebelarse y mandarlo todo al carallo.

‘Los increíbles’ sí que aporta, sin embargo, una valiosa novedad al discurso Randiano. Para Ayn Rand, la familia, con lo que implica de sacrificio, era algo que se enfrentaba a las bondades del egoísmo y de buscar el propio beneficio. Por ello, una de las grandes cuestiones que la Secta Objetivista tuvo que afrontar fue “¿Cómo pollas resolvemos el problema de la progenie? ¿Toca cantar el ‘Pueblos del mundo, extinguíos’ de Siniestro Total’?”. Era difícil ¡Y eso que el Objetivismo había logrado convertir las ganas de follar en algo racional! Para Rand y su secta, el sexo era la expresión de la atracción intelectual entre iguales: dos personas que compartían valores elevados podían copular para manifestar físicamente esa identidad metafísica. (Curiosamente, el primer gran cisma de la secta, entre Ayn Rand y Nathaniel Branden se produjo porque estos dos eran pareja y Nathaniel terminó… ¡follándose a una mucho más joven que Rand! Si Ayn y Nathaniel hubiesen terminado tirándose los trastos en ‘La Noria’, me hubiese hecho objetivista ipso facto).

La solución de Pixar al dilema de la progenie objetivista fue simple y brillante: llegaba con diseñar, inspirándose en los lamentables ‘Spy Kids’ de Robert Rodríguez, una familia rancia y ultraconservadora hasta para el foro de la familia: ¡Aprende tu lugar servil al lado de tu marido, mujer, de la misma forma que la moza del Manantial gozaba con los golpes, sodomías y testículos de Howard Roark! (¿He mencionado que Rand era una notoria machista y mayor homófoba – odiaba a muerte a las lesbianas - aún?). Pixar terminaba de crear un Neo-objetivismo del bueno, sí señor. Posiblemente, algún día el Tea Party - fans acérrimos de ‘Atlas Shrugged’ - les termine encargando una película que lime las dos cosillas que en esa facción ultraderechista del Partido Republicano molestan de Rand: su ateísmo y su defensa del matrimonio homosexual. Seguro que en Pixar serán capaces. Lo que no sé ya es si, muerto el amado líder cuya biografía decora copiosamente las Apple Stores, en Apple tendrán la energía de ponerse con esos menesteres.



Desde luego, Steve Jobs era una excelsa encarnación de John Galt: no sólo veía el mundo en absolutos blanco/negro randianos – para Steve sólo había “gente brillante” e “imbéciles” donde para Rand sólo había “gente brillante” y “saqueadores” – sino que su celebrado discurso de Stanford, en su momento más gozosamente individualista- “No viváis la vida de otros” - sonaba muy parecido al juramento de John Galt cuando proclamaba que “No viviré para otro hombre”.

Y que luego me pregunten por qué ‘Los increíbles’ me parece una caca aún mayor que ‘Cars’ (¡Por lo menos allí salía Schumacher!, claro que, en la 2...).


“Los videojuegos sí que tienen buenas historias”

El complejo de inferioridad clásico del freak – y exacerbadísimo en su vertiente ‘darnai’ – encuentra una de sus mejores manifestaciones en la reivindicación de los videojuegos, frente al caduco establishment cultural, como “el más grande de todos los artes”. Personalmente, estoy bastante de acuerdo, pero, como en todas las tontunas de la web 2.0, en la que muchos memos reunidos creen que su opinión, por cantidad, llega a la calidad, se escuchan a disparates como decir que las sinopsis de los videojuegos son, incluso, mejores que las de las películas. Y, en la apoteosis del delirio, se llega a pedir la cabeza de Uwe Boll… ¡por haber estropeado la profunda historia de ‘House of the Dead’!

La realidad es que, trasladados al cine, el 99,9% de los argumentos de videojuego no lograrían vencer un duelo con los títulos de ‘Videofobia’ (pongan ‘Moneky Island’ en las excepciones, pero ‘Piratas del Caribe’ es mucho mejor). Sin embargo, mucha gente insistía en recomendarme un videojuego como una muestra de que hasta un shooter podía tener ideas profundas en su trasfondo…

Bioshock.



Veo la historia: un hombre que se llama Andrew Ryan, harto del control colectivista del mundo exterior, se refugia en un mundo submarino en el que crea la ciudad utópica de Rapture. Su utopía se ve amenazada por la entrada de no-productores y místicos de la superficie. Una de las personas que te ayuda en ese mundo se llama… Atlas. Y… ¡un momento! ¿Andrew Ryan? ¿A qué me suena ese nombre? ¿A Ayn Rand? Puede ser, ante discursos como “¿Es qué un hombre no tiene derecho al sudor de su propia frente? NO, dice el hombre de Washington: pertenece al gobierno, NO, dice el hombre del Vaticano: pertenece a dios, NO dice el hombre de Moscú: pertenece a todos. Yo rechacé todas esas ideas, elegí algo distinto, elegí lo imposible, yo elegí... RAPTURE. Una ciudad donde los grandes no están constreñidos por los pequeños. Y con el sudor de tu frente, esta puede ser tu ciudad.” no cabe la menor duda de dónde han sacado la inspiración los creadores del juego.


(UPDATE: Después de varios acertados comentarios, me veo obligado a reconocer que, en efecto, 'Bioshock' no es, en absoluto, una aceptación acrítica de la filosofía Randiana. De hecho, hay algo MUY curioso en Rand que es que, pese a haber aparecido copiosamente en la TV yanki con toda la intención de ejercer su influencia en el "mundo real", su literatura siempre se desarrollaba en una especie extraña de universo paralelo, intemporal, en absoluto "real". Por ese motivo, tanto 'Bioshock' como 'Mad Men', en una acertada pirueta narrativa, juegan al conflicto de poner la "pureza" Randiana a prueba en un mundo mucho más jodido que el de las novelas originales. Andrew Ryan es, en efecto, una persona que, de puro ser la hostia y no cuestionarse, termina perdiendo la cabeza. Es una crítica a ciertos aspectos de 'Atlas Shrugged' pero no al Objetivismo en su conjunto, tal como han reconocido tanto el programador - Ken Levine - como los foros Objetivistas).

¿De verdad es un shooter basado en ‘Atlas Shrugged’ es una aspiración lícita del frikismo para entrar en el mundo de la alta cultura? ¿Qué será lo próximo? ¿Decir que el remake de ‘La rebelión de atlas’ más notorio de la historia del cómic - ‘Martha Washington Goes to War’ – es la obra cumbre de Frank Miller?

¡Un momento! Acabamos de pronunciar dos palabras mágicas…


“Batman es mi Señor, Frank Miller su profeta y a Christopher Nolan no lo echaría de mi cama”

No se puede superar a Steve Ditko: un Randiano de pro y hasta miembro de la secta (se apuntó al ‘Institute for Reason’), pero Frank Miller hizo un buen trabajo a la hora de no ser, precisamente, trigo limpio.


El enajenado de Frank reconoció el ‘Romantic Manifesto’ de Rand como su principal inspiración a la hora de definir cómo debían ser sus héroes. Asimismo, reconoció que la evolución del personaje de Marta Washington debía mucho a la novela ‘La rebelión de Atlas’ .


Pero, sin duda, es con el personaje de Batman con el que las filias Randianas de Miller terminan de dispararse: un multimillonario – que ha usado su “libre albedrío” para poder realizar el sueño americano – que lucha por el crimen por una venganza ESTRICTAMENTE PERSONAL. Una vez más, el perseguir “el propio egoísmo” es lo perfecto para la sociedad.

Afortunadamente para todos, la obra más delirantemente Randiana de Miller es una puta mierda que no cuenta con excesivos defensores. Me refiero al DK2, con momentos brillantes como éste, donde el comunistoide Flecha Verde es recriminado por The Question (Ditko, siempre Ditko…)

O frases memorables – por lo infames – como ésta: “Never an inch of compromise for Bruce Wayne. You with no powers but your paltry human skills and your bottomless egotism. Your relentless, unforgiving hatred for that which is not utterly perfect. You'll be the death of us all. We who live in the world of men, must consider the greater good and come to terms with the way things are. The way...things...are”. De puro mala, podría estar en ‘El manantial’, cambiando “Bruce Wayne” por “Howard Roark”.



Además, Batman tienen una característica muy del gusto de Ayn Rand: carece de superpoderes.

En efecto, como “A es A”, las tesis Randianas niegan la fantasía o la existencia de “Realidades alternativas” (el sector freak Lovecraftiano puede respirar tranquilo: están a salvo del miasma Randiano, aunque no por ello dejen de ser unos finstros de primera). De hecho, Steve Ditko se peleaba continuamente con Stan Lee, porque le parecía “poco Objetivista” dar explicaciones sobrenaturales a las cosas (que luego Ditko tuviese entre sus cumbres ‘Doctor Strange’ es una muestra de que el universo tiene catorce dimensiones espaciales y dos temporales). El realismo siempre era algo preferible. Lo cual, una vez más, nos lleva a…

Sí, los darnáis.

Cuando a alguno de esos pobres sectarios se les llene la boca llamando “serio”, “realista” o “adulto” a lo que hizo Nolan con el caballero oscuro, ya pueden pensar que no hacen otra cosa que compartir el infantilismo de Ditko cuando se puso a hacer cosas “serias de verdad” con los tebeos.


Aunque el Randiano sea un putero… Randiano queda: Iron Man 2

Una de las películas de superhéroes recientes que más y mejor ha cosechado el aplauso del frikismo es la saga de Iron Man. Si bien el tiempo ha demostrado una de mis eternas reivindicaciones – que EL verdadero cool putero para hacer el papel de Tony Stark hubiese sido Charlie Sheen, en vez del igualmente drogadicto Robert Downey Jr. –pocos se pararon a pensar que, detrás de unos cuantos chistes afortundados y un puterío digno de aplauso, lo que había era un guión de mierda. En la primera parte, pasada la belleza del prólogo, lo que nos quedaba era ver a Tony Stark en un hipertrofiado capítulo de MTV tuning. Y no de los mejores. ¿Acaso decía, como esos mecánicos de extrarradio, “una armadura PFM?” forzándome a mí a exclamar “¿PFM? ¿Premiata Forneria Marconi? ¡¿Rock progresivo italiano en un programa calorro?! ¿una señal del advenimiento del apocalipsis?”, sólo para luego bajarme de mi nube con un forsálico “PFM: para fardar mucho”.

Sin embargo, el guión verdaderamente tóxico se lo estaban guardando para la segunda parte. Sí, ya lo habéis adivinado: estamos hablando de OTRO remake de ‘La rebelión de Atlas’.

Muchos pillaron lo evidente: que Tony Stark, con sus productos chachipirulis presentados en grandes saraos, era un trasunto de Steve Jobs (la versión del héroe Randiano travestida en jerseys de cuello y religión budista, para facilitar la digestión de la píldora a los retrasados que plantan una pegatina de Creative Commons sobre la manzanita de un portátil que niega esa ideología). Sin embargo, el Randianismo de la peli va más allá:

Uno de los protas de ‘Atlas Shrugged’, Francisco D’Anconia es un hombre de negocios que ha heredado el imperio de su padre. Para evitar que el gobierno izquierdoso sospeche de él y le pueda intervenir la compañía, decide… ¡llevar una vida de playboy degenerado! Tony Stark hace exactamente lo mismo con su empresa familiar, aunque lo de ser playboy es para evitar que descubran su identidad secreta superheroíca.

Otro prota de ‘Atlas Shrugged’, Hank Rearden, es el inventor de ese acero-marca-te-cagas-por-las-bragas que el gobierno rojo de “saqueadores” quiere arrebatarle en nombre del “bien social”. Exactamente lo mismo que la aleación derivada del titanio de la armadura de Iron Man… ¡que el gobierno quiere arrebatarle en nombre de la seguridad nacional! Todo ello deriva, tanto en la novela como en la peli, en que el gobierno lleva a Rearden/Stark a juicio. Y los dos personajes consiguen ganarse a las masas con un discurso sobre que nadie tiene derecho a arrebatarles su propiedad y que ellos sólo trabajan en su propio beneficio, que es lo correcto. Eso sí, Tony Stark lo hace con más gracia, aunque la conclusión de “Serviré a esta gran nación sólo por mi propio placer” produzca el mismo miedo que fiar la defensa del territorio español a una decisión del la junta de accionistas del Banco de Santander.

Como guinda del pastel, los malos de la novela/película son, en esencia, lo mismo: gentuza que, con la ayuda del gobierno, trata de arrebatar a Rearden/Stark sus derechos. Qué carallo, el gran pecado del malo de ‘Iron Man 2’ no es ser la encarnación de Bill Gates y Microsoft, sino… ¡que quiere que la defensa de los USA no dependa de un empresario privado! Para rematarlo, no debería extrañarnos que, en un nuevo homenaje a Rand, el otro malo – Mickey Rourke – recupere esos años 80 donde todo villano que se precie tenía que ser… ruso.

Visto el aplauso que ‘Iron Man 2’ logró, hay que concederle a sus creadores que, en plena época de Guantánamo y crisis financieras, lograron algo tan difícil como lo que Stan Lee hizo en plena década de los 60: empaquetar debidamente a un fascista que diera bien por saco a todos los izquierdosos para, en plena cultura hippoide, conseguir un éxito. Y es que hay que admitir una cosa: con buenos chistes, y con el bigotón de Tony Stark, estamos dispuestos a admitir que nos la metan doblada como quieran.

Para que no me llamen conspiranoico por meterme con “una peliculilla inocua de risas”, aquí les dejo un encendido aplauso desde una página Randiana.


El wannafrikismo: las series de televisión “de culto”

El peor fenómeno cultural de este principio de siglo es ver cómo se intenta formar “una gran crítica” de las series de televisión, llegándose a extremos más disparatados aún que en la “gran crítica” de videojuegos. Con una diferencia: si bien todo aquel que pase treinta horas seguidas torturando el mando de su Pleisteichon me merece amor y hermandad, el consumidor medio de “series de calidad” desata todo mi furor homicida, por su mamoneo, pose, y falta, en general, de cultura audiovisual. Que dos de los grandes “gurús” de este movimiento sean gente como Casciari o Costa (bueno, Costa lo intenta) lo dice todo.

De entre las series reverenciadas, una de ellas me pone particularmente de los nervios: ‘Mad Men’. No tanto porque sea un rollazo – que lo es – como por el hecho de que el culto a Don Draper lo único que oculta es, entre otras cosas, un machismo delirante consistente en que un traje y un peinado con “clase” justifican el llevar a la mujer de la cama a la cocina y por el pasillo a hostias. Mientras fumas, claro. Que los 60 eran esa década en la que poder acostarte con todas las tías que quisieras sin que luego te dieran el coñazo (nota mental: ¿En qué momento logramos los frikis acostarnos con todas las tías que quisiéramos? ¿Y cuando aspiramos a que, una vez follados, dejasen de darnos el coñazo? Ah… que estamos hablando de los wannafreaks…)

Este post imprescindible pone a Draper y a sus acólitos en su sitio, pero, para que no me acusen de ver Randianismo y ‘Atlas Shrugged’ donde sólo hay molinos:



Produce, eso sí, cierto amor ir a foros objetivistas en los que los miembros de la secta, cual buenos freaks de la escuela "Lostie", manifiestan su pasión por 'Mad Men' discutiendo qué personajes de 'Atlas Shrugged' encarnaría cada personaje en la serie. La manifestación definitiva de que el Randianismo es uno de los peores vicios en los que puede caer el frikismo. Y no te digo si se apuntan a la "Legion" de fans del grupo cutrongo Galt Aureus.

Y ahora, una donde de verdad duele: ahí está mi admirado Sawyer – todos y todas os lo cepillaríais, que nadie me mienta – leyendo disciplinadamente ‘El manantial’. El héroe individual que recela de que la gente se organice para poder sobrevivir. Eso sí, le concedo a la serie que hasta Karl Marx hubiese preferido tomarse unas cañas con Ayn Rand mientras jodía a los representantes sindicales de The Dharma Initiative antes que pasar un minuto con el moñas de Jack.



“Pero, entonces… ¿Puedo ser un freak y estar a salvo de Ayn Rand?”

¡Por supuesto! El frikismo tiene muchas opciones que provocarían tremendo sarpullido a un buen Objetivista. La principal es un monumento como Star Trek: un universo en el que no existe el dinero - ¡anatema! – y que, frente a la clásica falacia lógica Randiana – que le ganó muchos adeptos - de negar el término medio (frente al estado ultrarrepresor estalinista, no queda otra opción que el anarcocapitalismo salvaxe) nos propone un socialismo libertario en el que se provee a cada individuo de los medios para su máximo desarrollo. El egoísmo no existe y los malos son la gente atrasada que sigue creyéndose un Howard Roark de la vida.


La frase crucial antirandiana la pronunciaron Spock y Kirk en ‘La ira de Kahn’:



¡Patada en los huevos… ovarios de Ayn mientras mis pelos quedan como escarpias! Y antes de que me digan, otra vez, que veo Randianismos donde no los hay, les recuerdo que el señor Roddenberry, en su cutreserie ‘Andromeda’ nos mostraba al grupo – más bien chungo – de los Nietzscheanos que vivían en una base llamada… ¡Ayn Rand! No sólo eso, el mundo de esta gentuza se llamaba… Fountainhead (‘El manantial’). Los Randianos – incapaces de aceptar que su filosofía era sólo un pastiche no muy afortunado de varias cosas, entre las que estaba el bigotón de Nietzsche - se cabrearon otra vez con Roddeberry.

El caso es que, en estos tiempos convulsos en los que vivimos, la frase de Spock debería ser la ÚNICA máxima que se plantease cualquier propuesta política: de lo que se trata es de maximizar el bienestar de la mayoría, siempre superior al bienestar de uno solo.

En el terreno de los cómics las opciones no Randianas son más que variadas: si bien los superhéroes son un género peligroso en sí mismo, no dejan de tener ejemplos antirrandianos, como esa frase de Superman “No me dé las gracias: todos formamos un equipo” de tan poco sabor individualista, o ver a Charles Xavier decir a sus niños que, a pesar de todo lo que os puteen, tenéis que joderos y ayudarles (aunque me suena que lo decía como que más fino). De todos modos, también fuera del género superheroico hay autores cuyas neuronas han patinado salvajemente. Notorio es el caso de Peter Bagge – una triste sombra de lo que fue, ahora en el partido libertario - y su colaboración con webs objetivistas y utracapitalistas (‘Free Markets, Free Minds’ es su lema). Con la excusa de cachondearse un poquito de Ayn Rand, al final, termina haciendo panfletos objetivistas de no mucha gracia o, lo que es peor, críticas al izquierdismo que se basan en caricaturas tan burdas que hasta Fedeggggico le diría “Peter, un poco más de finura”.


En cualquier caso, lo más seguro es alejarse de América: tamañas chorradas no han logrado prender en el cómic europeo. Y no veo a Esperanza Aguirre haciéndole un guión a Moebius. Sobre todo porque, ahora que Jean Giraud no se endroga, no es tan fácil metérsela doblada.


En conclusión…

Un amigo me dice “Te has puesto a escribir este post ÉPICO… ¡dedicándote a leer a una pensadora ultraderechista!”. Acto seguido, decide sacarme de juerga etílica para que me dedique a cosas mejores en esta vida.

A la mañana siguiente, en plena resaca, veo mis estanterías: cuento 20 cds originales de Rush, 18 tebeos de Frank Miller (y varios se quedaron en mi casa en Vigo), algunos números del Spiderman de Ditko, la serie The Question (que me compré de joven porque me gustaba el dibujo de aquel muñón-man llamado Denys Cowan), algún Peter Bagge post-Odio… La frase de lanavajaenelojo “Si, a día de hoy, tuvieses 15 años, serías el peor de los darnáis” resuena en mi cerebro más fuerte que la canción de Rush ‘Subdivisions’ (una coplilla sobre que la sociedad estructurada va a matar tus maravillosa creatividad y sueños de friki individualista).

Finalmente, me doy cuenta de que, puestos a ser un freak que leyó filosofía hice bien en elegir, en un arrebato del absurdo a un chungo pro estalinista como Sartre: podría haber caído en mis manos un manual de autoayuda disfrazado de “gran epistemología” de Ayn Rand que me dijese “ereslahostiaereslahostia”. Y ya hemos visto que, a esas edades, y sin follar, convencer a la peña no es tan difícil.

Recordad: el buen frikismo es compartir, formar comunidad, dar a conocer bazofias cinematográficas y que te las den a conocer a ti… Las demás personas son necesarias hasta para Sheldon Cooper: ya sea para jugar al rol o para que, el día que decidan follar contigo, darte cuenta de que sólo la caridad humana te ha permitido sobrevivir alimentándote de Nocilla del Día, tebeos de Batman y canciones de Rush.


(PD: Muchas gracias a Milgrom y SuperSantiego por su colaboración a la hora de destaparme referentes Randianos. Y al excelso escritor Juan Bonilla por facilitarme una copia de su ensayo ‘Los superhéroes de Ayn Rand’: magnífico texto que te impulsa a ser algo más que un mamporrero del teclado a la hora de llenar tantas páginas de Word con estulticias.)

Publicar un comentario en la entrada

SuperSantiEgo dijo... 09 febrero, 2012 20:00

Sólo quería ser el primero en felicitarte por esta genial entrada que ahora voy a leer porque todavía no lo he hecho.

Porque yo sí tengo fe.

Nuria dijo... 09 febrero, 2012 20:15

Vicisitúdicos, todos somos contingestes, pero vosotros sois necesarios.
¡Qué oportunamente me ha llegado esta megasesuda crítica vuestra, si precisamente llevo unos días medio discutiendo por el feisbu con gente que cuelga sus frases como si fueran el evangelio para un literalista bíblico tejano!
Haré una reseña en cuanto me la lea. O no.

Nuria dijo... 09 febrero, 2012 20:16

Naturalmente quise decir "Vicisitúdicos, todos somos contingentes, pero vosotros sois necesarios."
Tanta atención puse en no meter la pata con vicis...eso

otropaco dijo... 09 febrero, 2012 20:23

Grande el artículo (en todos los sentidos) confieso que se me escapó la lectura conservadora de Los Increibles...y insultar a Frank Miller creo que se debería hacer más

DDRitter dijo... 09 febrero, 2012 20:39

Es-pec-ta-cu-lar.

pagb666 dijo... 09 febrero, 2012 20:57

Épico no... Legendario!

jasev dijo... 09 febrero, 2012 21:02

Artículo del Siglo. ¡No, del milenio! ¡No, de todos los tiempos!

En serio, impresionante destrozo el que has hecho no sólo con Rand sino con sus adoradores. Me quito el sombrero, el pelo y hasta la cabeza si es preciso.

Shirokuri dijo... 09 febrero, 2012 21:20

No puedo hacer más que ataviarme con un sombrero para poder quitármelo ante hustep.

Desde aquí propongo ya a Vicisitud como candidato a los "Onvre del año Awards" de este 2012 por este kilométrico y apasionante post.

Anónimo dijo... 09 febrero, 2012 21:27

Yo Bioshock lo vería más como una crítica, ya que esa ciudad submarina está en declive, y el personaje aparece como el típico tarado con delirios de grandeza, experimentando con niñas y tal...

TheDevilRulestheWorld dijo... 09 febrero, 2012 21:27

Aunque os sigo prácticamente desde vuestro nacimiento, y aunque lleve un par de años alejado casi totalmente del mundo blogueril, de vez en cuando sigo pasándome por aquí y deleitándome con vuestros posts. No voy a pelotearos, porque ya os pelotean demasiado en los comentarios, y el halago en exceso nunca es bueno, pero ya sabéis que os tengo en elevadísima estima (y siempre recomiendo vuestra lectura a quien quiera oírme).

Leí "El manantial" hace año y medio recomendadísimo por una íntima amiga que se había sentido ultra mega realizada al leerlo. Y claro, flipé (como poco), no sólo por su discutible calidad litearia, sino, evidentemente, por la visión grotesca del individio y de la sociedad que presentaba. Como buen aficionado al porno que soy, lo que más me fascinó fue el capítulo de la "violación", o como una mujer basicamente deseaba ser forzada y asaltada sexualmente por un ente superior (de musculada y sudorosa figura, por supuesto). Lo que se podría resumir como "cuando una mujer dice NO, en realidad quiere decir SÍ". Pero estoy divagando. Cogida con pinzas, algunas ideas de esta mujer en este libro (es lo único suyo que he leído) me parecen útiles e interesantes, otras me parecen terroríficas y propias de tarados mentales.

Creo que en el punto medio siempre está la virtud. Obviamente esta mujer de puntos medios, no entendía mucho, pero también es cierto que es fácil juzgarla con la mentalidad del año 2012, y que seguramente si se levantara de la tumba (dios no lo quiera) y viera la pleitesía subnormaloide que se le rinde actualmente, no estaría del todo de acuerdo (o sí, yo que sé). Lo que quiero decir es que los extremos nunca son buenos. Ni de iquierdas, ni de derechas.

En cualquier caso, me quito el sombrero ante el análisis (lo he disfrutado cosa mala) y sólo apuntar que el argumento entero de "Iron Man 2" está sacado de una saga de su colección publicada en los 70 (soy demasiado vago para buscar exactamente los números). Y que yo también me sé la cronología de los viajes temporales de Rachel Summers. Y que Spiderman (Raimi), gana a Batman (Nolan).

Antonio Jarreta dijo... 09 febrero, 2012 21:39

(El lector se pone en pie, y pausadamente, le dedica un lento aplauso seguido de ovación y paella para seis al autor de la entrada)

Gracias. Gracias, gracias, gracias. Este post era necesario. Habiendo soportado a objetivistas y pseudoobjetivistas en la vida real y sus "Ayn Rand tiene razón porque dice lo que siempre he pensado", entre otras beldades de la hintelectualidaz occidental, puedo asegurar que todas y cada una de las palabras de este post son ciertas. Este megapost automáticamente entra en mi Top Three de artículos vicisitúdicos, ahí junto al análisis del satanismo en la arquitectura moderna (¡¡¡SATAAAAANNNN!!!) y el ciclo dedicado a Franco Battiato. Una vez más, gracias.

Dr. Quatermass dijo... 09 febrero, 2012 21:44

Como fan de Rush/2112 y la pinícula de The Fountainhead sé que debo leer a enta muhé..... ¿quiero? es otro tema jejejej

Lo que si leeré es este post, cuando encuentre las 3h necesarias, que si por algo me gusta este blog es porque no entiendo de excesos, todo en él es excesivo, y mi lema es: Lo excesivo, mola.

Saludetes

alfonsotwr dijo... 09 febrero, 2012 22:14

Muy interesante. Eso sí, no llega a tanto como el discurso final de John Galt: el discurso es muchísimo más largo.

Estoy de acuerdo en que lo central del objetivismo de Ayn Rand es muy criticable, así como el uso que se le ha dado. Aunque alguna idea sí que me parece reciclable, como la importancia de valorar al individuo, aunque no fuera una original.

USA la cabeza dijo... 09 febrero, 2012 22:21

Tan voluntarioso como voluminoso artículo, sí señor. Ahora te toca escribir otro de esfuerzo y dimensión equivalente sobre gente como tu tan leído Sartre ("Todo anticomunista es un perro") y echar cuenta de las vidas segadas por las ideologías que tanto celebraron, que podrías comparar con las caídas a manos de las fantasías de la Sra. Rand. De paso, sugiero un par de viajes breves por los USA, suficientes para despejar la mente de simplezas sobre el país sin el que en Europa nos saludaríamos brazo en alto y tú no podrías escribir cosas como este meritorio artículo. Saludos

Miguel-Anxo Varela Diaz dijo... 09 febrero, 2012 22:51

Genial artículo. Me lo he leído de un tirón, y eso que no debería distraerme con nada, pues ando hasta arriba de cosas que hacer.

¡Siempre quise saber de qué iba eso de Ayn Rand! Ahora entiendo mucho mejor el mundo en general, y a alguna gente en particular.

Mi más sincero aplauso.

derelicto dijo... 09 febrero, 2012 23:11

Velar una espada en el monte... ¿Garth?.

Otra cosa, además de Coia en los 80, Mike Oldfield y Rainbow, que nos une.

Anónimo dijo... 09 febrero, 2012 23:27

Me sumo al Anónimo de las 21:27.

Ceja arqueada al llegar a Bioshock. Sí, ahí, el texto en cursiva sacado del juego es puro Rand... pero a la vez es simplemente los primeros cinco minutos de un juego que cuenta mucho más a medida que avanzas. Pregunto, y espero que esto no sea lea con el tono repelente que suele acompañar a tales palabras: ¿De verdad, de verdad, que te lo has jugado entero? Ese texto de "El comunista dice que..." no es una sinopsis, es sólo un botón que forma parte del traje de luces que viene a continuación.

El caso es que lo mismo me pasa con la referencia a Lost. Y es curioso: Ni soy seriéfilo ni he visto en mi vida más de cinco minutos de Lost. Usted igual sí se la ha visto entera y puede discernir mejor si es Randiana o no... pero el caso que para ello poner una simple imagen de ese tal Sawyer leyendo un libro de Rand, sinceramente, me parece un argumento muy pobre. Una astilla en el marco no quiere decir que todo el cuadro sea peligroso. Repito, no conozco Lost, pero no hablo desde la completa ignorancia, y lo poco que sé, aunque poco, es coincidencia con lo que usted pone. Ahí Sawyer lee a Rand, vale. Pero por referencia rebote, sé que Sawyer, en otro episodio, lee Watership Down, una obra que conozco y que no es muy Randiana (el triunfo del bien en esa novela va ligado al esfuerzo colectivo de los protagonistas, que por cierto, son conejos, jaja... y para rematar los más malos son unos conejos que se organizan en plan estado totalitario. En plan nazis... en plan Rand ¿no?). Y pregunto, ¿no sale ese peronaje leyendo más libros? Me parece muy cogido con pinzas.

Vamos, que salvo con Bioshock y con Lost, lo juzgo todo muy bien explicado, y de hecho con la exposición sobre Los Increíbles he quedado muy satisfecho. Pero con Bioshock y Lost me he imaginado a usted sufriendo de Deformación Anti-Rand: "oh, ¿un elemento Randiano ante mis ojos? !¡Apología objetivista! ¡Satán!". Y con eso no me conformo, como usted comprenderá.

Si pudiera usted o cualquier otro comentarista igual de capacitado, argumentar un poco más sobre esas dos obras, lo agradezco profundamente.

SuperSantiEgo dijo... 09 febrero, 2012 23:46

En el caso de Perdidos sí se puede decir que Sawyer empieza siendo un personaje randiano: dice que es la jungla, que el que arramble con las medicinas del avión que mercadee con ellas como mejor pueda y sobre todo al principio ejerce como un free rider cuyo lema principal es "mariquita el último", y yo en todo momento a mi bola.
Pero nada más. Luego se ablanda y sigue siendo chuleta y va siempre un poco a su rollo, pero lo vence el amol y colabora en general.
En general, desde luego, la serie no tiene nada de randiano en su transfondo, sea éste el que sea si alguien ha llegado a comprenderlo.

Sputnik dijo... 09 febrero, 2012 23:53

"Yo puedo ser un superhéroe”

Ya te digo. Menos mal que existen británicos locos como Moore o el alucinado y (usando la terminología correcta de este blog) sórdido de primera de Grant Morrison para dar la vuelta a la idea y convertirla en algo hasta bonito (oigs).
Eh: os leo desde hace mil. No comento porque me da pereza cuando hay 200 comentarios.

"Recordad: el buen frikismo es compartir"

Como buen pastafari, hay que ser también pirata. Pero cuidado con la SOPA.

El Gato Insensato dijo... 10 febrero, 2012 00:01

La verdad es que para un ignorante como yo ha sido muy revelador, por lo menos ahora puedo poner nombres y apellidos a algunos fantasmas.

Seguro que me equivoco, pero... yo me jugué el Bioshock y, efectivamente, Rapture es el ejemplo llevado hasta sus extremos de la filosofía randiana (o como se llame); el matiz está en que Rapture es una utopía igualmente fallida, que ha degenerado en una pesadilla horrible que está a punto de colapsarse sobre sí misma. ¿Es aquí, quizá, donde residiría la crítica?

En fin, que gracias por abrirme un poco más los ojos. Aunque siga ablandándome el seso con videojuegos.

El Gato Insensato dijo... 10 febrero, 2012 00:22

Por añadir algo más (esta vez no va a ir sobre el Bioshock, que veo que más de uno parece que se ha mosqueado también), y para terminar de arruinar mi pobre imagen pública, diré que soy fiel seguidor de Mad Men. Sobre todo me resulta interesante por saber cómo va a terminar ese cacao mental que en el fondo es Don Draper (yo ideal, por lo que parece)/Dick Whitman (el perdedor que lleva dentro). Y porque sale esa jamelga que es Christina Hendricks.

El Gato Insensato dijo... 10 febrero, 2012 00:27

Nota a mi comentario: parece que mi otro comentario sobre Bioshock (y de agradecimiento a este artículo) se ha quedado en el limbo del intenné. Por si acaso repito:

Gracias por abrirme un poco más los ojos. Por lo menos ahora puedo poner nombre a algunos de mis fantasmas.

Danda dijo... 10 febrero, 2012 00:49

Memorable, sencillamente memorable. Este artículo es para imprimirlo, enmarcarlo y colgarlo en la pared.

Lo que sería genial sería hacer una versión en inglés para que en USA también pudieran disfrutar de esta gigantesca patada en la boca a la impresionante memez que es el objetivismo.

davidv dijo... 10 febrero, 2012 01:27

Ostias el "usa la cabeza"... que ha terminado diciéndonos que los yankis nos salvaron de Hitler... ¡a nosotros! ¡que lo que hiceron entonces por nosotros fue ponerle pegamento por kilos a Paquito pa que no nos lo quitáramos en 40 años!
Y lo de "no te atreves a hacer el mismo chiste con Mahoma", vaya tela...

En fin, a lo que iba. Gracias por contar de forma divertida, que siempre es más fácil de leer y de explicar luego en una discusión, por qué está bien ser considerado con los demás y no un soplapollas egocéntrico.
¿Sabes una cosa que creo que comparten todos los imbéciles que retratas en el post? Que no serían capaces de tomarse a chufla a sí mismos.

Quizás por eso nosotros somos mejores personas :)

Miguel-Anxo Varela Diaz dijo... 10 febrero, 2012 01:53

Estaba pensando que a mí Los Increíbles me ha gustado bastante. Cierto que no es lo que un friki podría esperar, pero en realidad la película rezuma de topicazos sobre superhéroes y la historia resulta convincente, está muy bien resuelta. Tiene unos personajes secundarios muy interesantes y varias historias paralelas, como la forma de irse resolviendo las relaciones familiares, que al principio de la peli dejan bastante que desear.

Pero sobre todo, lo que quizá contradice ese trasfondo randiano del que hablas es que el gobierno no persigue a los superhéroes, sino que los cuida. Les cubre las espaldas proporcionándoles asistencia legal, trabajo, vivienda... cada vez que tras un incidente tienen que recolocarlos. Por otra parte la persecución hacia los superhéroes viene de la gente, pero como iniciativa privada. Son abogados tras denuncias privadas los que provocan el rechazo hacia los héroes tras una cadena de demandas y juicios.
No me parece una historia tan maniquea, de hecho los ciudadanos -es un detallito, pero significativo- en el pasado se sentían orgullosos de sus superhéroes, y cuando ocurre la batalla final contra Síndrome (uno de los mejores nombres de supervillano que he oído), cuyo plan malvado precisamente consiste en llegar a ser superhéroe al salvar a la ciudad de su propio robot, hay unos vejetes que expresan su admiración por la vieja escuela, los superhéroes de antes. Digamos que la sociedad añora esa época de los superhéroes, y todo el asunto de Síndrome y demás ayuda a "limpiar" la reputación de los superhéroes.
Creo que el trasfondo randiano, por más que Jobs fuera un randiancete, puede provenir en gran parte precisamente del tema tratado en la peli. Los cómics a los que Los Increíbles "homenajea" o "parodia", o "imita" (no sé con cual verbo quedarme) son de por sí randianos en gran medida, y la peli sigue el canon de la "superheroicidad" muy de cerca (quizá demasiado, "Gru" me ha parecido más imaginativa).

Pero en fin, sobre gustos no hay nada escrito, y lo que es cierto es que en cuanto vi en el Feisbu que habías publicado esto me vine corriendo, es una gozada de post.

Anónimo dijo... 10 febrero, 2012 01:58

Joder, que poco sabes macho.

1. Sí, Alan Greenspan lo hizo mal precisamente por abandonar las ideas de Rand.

2. Paul Krugman, el mejor economista en esta crisis para ti, fue uno de los que apoyó la creación de una burbuja inmobiliaria, para crecer indefinidamente. Burbuja, que, como sabrás, es la culpable de la crisis.

3. Resulta que la revolución rusa fue una cruzada de santos.

4. Lo que Rand critica con altruismo no es la solidaridad, sino la solidaridad-con-una-punta-de-pistola-en-la-espalda, es decir, la coacción vestida de "bienestar social".

5. Lo que Rand denuncia es que los "benefactores" de la sociedad (políticos, algunos empresarios, sindicalistas, obispos...) critican a los que generan la riqueza llamándolos avariciosos y cosas así, y sin embargo, son los primeros que necesitan a esos generadores para confiscarles cosas, porque el Estado no produce nada, lo roba.

6. No sé por qué te da tanto repelús la frase de Galt. Será porque quieres gente que dependa de ti, o tú depender de los demás sin pedirselo directamente (vía impuestos y demás). Espero estar equivocado.

7. Es mejor la frase, "¿Libertad? ¿Para qué?" de mi amado Lenin. "De cada cuál sus capacidades, a cada cuál según sus necesidades" Creo que esa también te gustará, junto con sus bonitas consecuencias.

8. Además, Rand defiende que ese "bienestar social" no se ponga por encima de los intereses egoístas de cada uno. También defiende la cooperación voluntaria, no obligada (impuestos).

9. Y claro, defiende sistemas privados en toda su totalidad, como las carreteras privadas. Así que sí tendrías carreteras para tu Porsche si pagases el peaje correspondiente (seguro que además una carretera de puta madre, no como las que hay en la A-4).

9. Y, debo decir, aunque es evidente que no comparto tu punto de vista, que el rollo freak que le has dado me gusta.

Hala, ya tenéis carnaza para rato.

Saludos.

Omac dijo... 10 febrero, 2012 07:40

Grandioso articulo, se me ha hecho corto, y sin embargo no dejo de ver que el comentario anterior(Anónimo - 10 febrero, 2012 01:58) también tiene su parte de razón... en el término medio está la virtud.

Me ha faltado sin embargo una comparación con nuestra ejpaña, ¿era Jesus Gil nuestro John Galt particular?¿es la frase "que cada perro se lama su cipote", una expresion plenamente randiana?

Azorado por los sentimientos encontrados al ser aficionado a los comics de superheroes y seguidor trekie furtivo, saga que siempre he preferido a star wars, le traslado mi agradecimiento.

un saludo

SuperSantiEgo dijo... 10 febrero, 2012 08:35

Es que Vicisitud se ha olvidado de enlazar mi artículo sobre si Star Trek es una utopía agnóstica y sociata.

http://larealidadestupefaciente.blogspot.com/2008/05/star-trek-es-el-futuro-agnstico-y.html

Unos de los malos malísimos de Star Trek son los Borg, denominados "el colectivo", controlados por una Reina Borg, y El Colectivo fue el primer nombre que se dio el núcleo duro de la secta randiana. Los ferengi son claramente una caricatura de algunos tópicos sobre el capitalismo sin control alguno.

Vicisitud y Sordidez dijo... 10 febrero, 2012 09:37

Mil perdones Supersantiego, añadido el link.

Muchísimas jracias por los cumplidos que me facen ruborizarme. Casi tanto como el hacer que la gente lea este tochao (¡Y luego tengo el cuajo de hablar de la duración del discurso de John Galt!).

Comrendo, también, las críticas y peros al post, a las que respondería así:

Lo primero: si, como Rand, te dedicas a fustigar los excesos del colectivismo salvaxe estalinista, es IMPOSIBLE que no tengas razón en más de un punto. Y Ayn señaló cosas con acierto. Otra cosa distinta es el pack global. Por ello, si alguien quiere ver una buena crítica seria, profunda y acojonantemente bien escrita sobre el control gubernamental tiene que ir a la inmensa '1984' de Orwell. Es una reflexión verdaderamente profunda sobre la pura esencia del poder... y una crítica al estalinismo hecha ¡desde una perspectiva Trostkista!

2) No pongan palabras en mi boca ni me hagan falacias de negación del término medio: criticar a Rand no es aplaudir la revolución bolchevique. Además, como en toda crítica a algo que conozco, es inevitable que a mí también me llueva mierda. ¿No he dicho que Sarte era un "chungazo"?

3) Soy licenciado en Económicas, así que sé que el debate neoliberal y neokeynesiano es complejo. De hecho cada bando demostró, a lo largo de la historia, cagadas conceptuales del bando contrario con la inapelable lógica de desmontar modelos a golpe de matemáticas. En efecto, frente a lo que decía Rand, todo es gris. No era eso lo que quería abordar aquí (pese a mostrar mis simpatías al en ocasiones cuestionable Krugman frente al delirio no intervencionista de Greenspan) sino algo mucho más simple: el liberalismo es algo que, en su esencia, presupone que TÚ como agente independiente sabrás regularte en el mercado mejor de lo que cualquier autoridad externa sabría hacerlo. Eso es fomentar el narcisismo y el YO SOY LA HOSTIA. Y el hostión que se ha metido el mundo se debe, precisamente, a eso.

4) En mi crítica a la web 2.0, por aquello de compensar, también hay un despelleje de cierto socialismo digital basado en considerarse LA HOSTIA por pasar a formar parte de un nuevo macroser autónomo - llámalo Anonymous o como quieras - al que se le supone personalidad independiente y casi divina.

Y es que, al final, todos anhelamos la trascendencia.

Unukalhai dijo... 10 febrero, 2012 09:47

Como ya han comentado, tú no has jugado al Bioshock, macho. El juego es una crítica feroz al objetivismo.

Y vamos, considerar a Los Increibles "una caca" por su (muy discutible en mi opinión) mensaje ideológico... vamos, hombre. Me cisco en tu criterio cinematográfico. Venga, ahora el cine de John Ford es una mierda porque es machista. Manda huevos.

Un saludo.

Imperator dijo... 10 febrero, 2012 09:59

Al saber que uno de mis posts es considerado valioso por tan elevado tribunal, me siento plenamente realizado. :)

Largo, pero ha valido la pena. Concuerdo con la matización de Bioshock: el randismo es criticado y no ensalzado por el juego, y de hecho una parte sustancial del juego consiste en saltarse sus preceptos y dispararle en la cara a sus seguidores, cosa que me llenó de placer (virtual).

Vicisitud y Sordidez dijo... 10 febrero, 2012 10:03

Cierto: debería matizar lo de Bioshock, juego que, pese a sus críticas al Objetivismo, no deja de mostrar simpatías hacia Rand - confesadas por su propio autor.

Vicisitud y Sordidez dijo... 10 febrero, 2012 10:16

Hala, ya está corregido lo de Bioshock. Tenéis razón. No quiero ser un Randiano que no se apea de su verdad "A es A".

'Los increíbles' sí me parece que tiene defectos de construcción y ritmo severos.

¿La ideología? Qué le vamos a hacer. Hay cosas que son realmente incómodas de ver y que obligan a un gran esfuerzo de valorar aspectos secundarios para superar esa incomodidad. Por eso, con Ford, cuando no se llega a ciertos estándares, cuesta poco despreciar según qué obras, con 'Fort Apache' a la cabeza.

SuperSantiEgo dijo... 10 febrero, 2012 10:22

Otra cuestión estética: el petardismo randiano no se debe sólo a la sordidez de su propuesta filosófica, sino que simplemente era un peñazo de escritora, cuya calidad sólo defienden sus acérrimos seguidores, e incluso alguno de ellos admiten que es mala como un dolor, pero lo que mola es lo que dice. Lo mismo por sus ensayos.

Del mismo modo que uno puede disfrutar con Los Increíbles, que tiene también bastante influencia de la premisa de Watchmen, los primeros trabajos de Miller y el Spider-man de Ditko son la leche, lo que no quita que Holly Terror sea algo inenarrablemente malo y que las obras puramente objetivistas de Ditko sean un sermón tras otro.

Siempre ha habido un gran todo didáctico en algunas artes, en especial la literatura. También Sartre, actualmente demodé y cada vez menos leído, hizo lo mismo, y Camus mantiene su interés ya que su compromiso ideológico no desmerece sus muchos logros como escritor. Lo mismo por la lectura religiosa de tantas obras de arte, cuya defensa de una u otra ideología debe ser vista en su contexto y buscando sobre todo sus valores artísticos.

Si veis los títulos de Libros Libres (sí, los que publicaron un libro de un miembro de la secta Moon para curar la homosexualidad) veréis que hay un montón de escritores, casi todos estadounidenses, que defienden a través de novelas dramatizaciones tipo "conservé mi matrimonio gracias a la oración", narraciones distópicas apoyando tesis cercanas al Tea Party y lo que uno se imagine. Como uno puede suponer, la calidad está al nivel de una novela de Ana Rosa. A Cory Doctorow, en esa línea, aunque lo disimula, tampoco le importa escribir algo que merezca la pena, sino contaminar cuantas más mentes juveniles pueda con un fárrago de ideas sobre desvaríos transhumanistas, el prospectivismo de Alvin Toffler y héroes incomprendidos apasionados por la informática y sobre todos enamorados de sí mismo y de su superioridad moral, muy en la línea de los justicieros de Anonymous o del héroe randiano contra el mundo.

Otropaco dijo... 10 febrero, 2012 10:29

Si no recuerdo mal(y es fácil que lohaga) según Von Hayek, ya ni siquiera el sujeto ejerce de regulador es "la mano invisible" de los mercados la que regula los intereses particulares...Los mercados son la Fuerza!!!

Javi dijo... 10 febrero, 2012 10:46

Excelente artículo, enhorabuena! Y además, justo a tiempo, porque esta pseudofilosofía quiere entrar en nuestro país a empellones. Mete su cabecita con versiones light, como "El secreto" y similares.

Pero lo que más me ha hecho reír son las réplicas de los randianos anónimos (como el "USA la cabeza", jajaja!!) y su discuros reaganiano. Sé que da perecilla, pero respondedles y dejadles sentados (no es difícil, si queréis ayuda, os la doy).

SuperSantiEgo dijo... 10 febrero, 2012 10:49

Que os explique Vicisitud, que para eso lo ha estudiao, cuál es la única vez que Adam Smith habla de la "Mano Invisible" y qué quería decir, y cómo luego lo han sacado fuera de contexto.

Bueno, eso y que los pensadores clásicos que por supuesto defendieron el libre comercio como motor de la riqueza de las naciones eran en principio filósofos morales que a su vez defendieron la protección de las capas menos favorecidas de la sociedad, programas sociales para evitar la marginalidad y otras tonterías. Es tan conmovedor como ver a los del Tea Party defender el fanatismo religioso mentando a los Padres Fundadores, que eran una panda de deístas o agnósticos ilustrados que veían toda religión institucional y su intromisión en la vida pública como uno de los peores enemigos de la democracia y la república.

Bandujo dijo... 10 febrero, 2012 11:04

Grandísimo post. Épico debería escribirse con H para poder abarcar lo que representa este post.
Sólo una puntualización. La frase sobre "El señor de los anillos" no es de Krugman. Sí la cita en este artículo:
http://krugman.blogs.nytimes.com/2010/12/28/rule-by-the-ridiculous/
Pero la original creo que es del guionista John Rogers. Por favor, que alguien me corrija si me equivoco.

Anónimo dijo... 10 febrero, 2012 11:12

Yo no he visto nada de Randismo en Steve Jobs. Quizá su personalidad tenga rasgos randistas, como los puede tener la de cualquiera (¿no hemos quedado en que su filosofía apela a "lo más esencial de la condición humana."?), pero, que yo sepa, ni era seguidor ni admirador de Rand.

Si Jobs hizo alguna aportación "ideológica" a la causa capitalista fue el conseguir batiburrillearlo con el budismo Zen, el LSD, el diseño Bauhaus y el hippismo californiano. Pero a Ayn Rand no la veo yo como ingrediente de ese cocido.

Milgrom dijo... 10 febrero, 2012 13:11

Poco que aportar ante tamaña obra. Tan sólo mostrar mis felicitaciones al autor y algún par de pensamientos sobre algunos de los comentarios.

Yo sí que creo que hay mucho Rand en Lost. Toda la isla es una lucha entre Bien y Mal. Blanco y Negro, colectivismo vs individualismo. La Isla es un espacio atemporal que permite que se desarrolle el freewill de los que han caído en ella y mostrando la verdadera naturaleza de cada uno. Así Sawyer (cuyo nombre es, para mí homenaje al Tom Sawyer no de Twain sino de la canción de Rush) sí que es un free rider que se ve obligado por circunstancias a entrar en dharma y formar parte de un colectivo del que acaba rebelándose. O Jack, el profesional liberal, que se ejerce en líder que sacará lo mejor de cada uno (gobierno) que se enfrenta por ese liderazgo con Sawyer (freewill individual).

Por otro lado, en prácticamente todo el mundo empresarial USA y/o sajón está inherente el pensamiento randiano. Su propio funcionamiento con congresos motivacionales, discursos yoísticos dentro de un colectivo mayor como es la empresa, que es aquella formación que nos permite desarrollar completamente las inquietudes individuales para las que nos hemos formado y su propio sistema meritocrático. De ahí que el discurso Jobsiano sea tan randiano, al igual que la propia idea fuerza del márqueting de Apple: sé diferente (aunque la diferencia acabe siendo tener todos un iphone o un mac y ser parte de un colectivo de tontacos)

otropaco dijo... 10 febrero, 2012 13:37

Milgrom no acabo de compartir su punto de vista respecto a Lost, de entrada Jack podria entenderse como lider de otra tribu más que como individuo y podriamos verlo -al ser médico- como representante de la ciencia progresista (aunque luego abraza el teismo) pero esto es otra historia..Y Sawyer pasa de individualista a luego liderar su propio grupo de gente en el Darhma de 1977

Y Supersantiego yo me refería más bien a la reformulación que Von Hayek hace de la mano invisible... que, efectivamente, tiene más bien poco que ver con Adam Smith..

Muy interesantes los comentarios...

Y por favor..disculpen mi ignorancia

Annie Haal dijo... 10 febrero, 2012 13:47

Este blog es maravilloso en general y esta entrada es gloriosa en particular. Me he reído muchísimo, la idea del post es gloriosa, muy divertida. Si bien es cierto que, excluyendo las confesiones expresas de algunos autores que reconocen haber bebido de esta ideología, me temo que hay muchas cosas cogidas con pinzas. Al Cid Campeador tampoco le dejaban matar moros aunque lo hacía muy bien, y buscó esa tercera vía para desarrollar sus capacidades plenamente... ejemplo chorra y algo inexacto, pero ya me entendéis. La historia de la literatura está repleta-repletísima de estas historias desde mucho antes de que esta gÜena mujer hubiera o hubiese nacido, hay relatos que siguen esta estructura hasta en la Biblia. Pero creo que la clave está en leerte teniendo en cuenta que no eres adepto del objetivismo y, por tanto, no tiene por qué ir a misa lo que digas porque seas el "másmejor" de todos... ni porque creas que esta "A" que expones sea la "a" universal :P
Anyway, reitero lo maravilloso de esta reflexión-megapost que me ha hecho reír y disfrutar cual Stoya en un gangbang. Mi más sincera enhorabuena.

Fritz dijo... 10 febrero, 2012 13:49

Muy buen libro... digo post ;)

Dos cosas. Bioshock es sin duda una crítica a la utopía randiana. En la primera parte la cosa se viene abajo por exceso: el capitalista total, el contrabandista, capaz de comerciar incluso con vienes que inducen al colectivismo (Biblias p. ej.), termina por dar al traste con Rapture; en la segunda el problema viene más de la parte de los enemigos de la livertá, una secta religiosa. La ambientación y las señales que van apareciendo a lo largo de la historia están muy logradas (sí, claro, para ser un puñetero videojuego). "Los increíbles" molan.

Un saludo

Anónimo dijo... 10 febrero, 2012 13:58

Un nuevo mundo de color... el mundo es cascada de colores!!!

Proctor a mi!!!
http://www.youtube.com/watch?v=xfys5iIyQmY

Milgrom dijo... 10 febrero, 2012 14:16

Otropaco: por supuesto que las cosas, después de 6 temporadas van en diferentes direcciones y no hay inmutabiidad en lo que digo. Y de hecho no tengo para nada fresca Lost, así que seguramente me pille en renuncios, pero, para mí Jack es un líder en el término randiano del mismo. Jack es el jefe de la empresa y sus empleados son obligados por este Jack a sacar lo mejor de sí mismos y de sus cualidades. Les obliga a ser la Hostia, porque ese es su papel en la isla. Se hace teísta pero no en un camino hacia Dios, sino en un camino hacia la luz o el bien que postula Rand, mientras que su reverso negativo, Locke se abandona hacia el mal para aprovecharse, en su propio beneficio, del resto de náufragos de la isla.

No sé, estoy pensando y reflexionando sobre ello muy a vuelapluma y no se lo tomen como una idea ya formada que pueda defender.

Ha faltado, yo creo, y para entrar más en otro terreno nerdo aunque entonces esto ya no sería un post sino una tesis; una breve reflexión sobre el tema visto desde el prisma de los Juegos de Rol. No son acaso herramientas para la sublimación randiana siendo tú el Héroe de tu propia aventura creando alteregos sublimados, en donde follas (la primera partida de rol de un nerdo siempre tiene un momento de: "me follo a la elfa/vampira,/tabernera/mutante/PNJ femenino") y te conviertes en aquello que no puedes ser en un mundo plagado de mediocres como es el mundo real para un nerdo de manual.

SuperSantiEgo dijo... 10 febrero, 2012 14:42

http://en.wikipedia.org/wiki/Terry_Goodkind

Coñe, se me olvidó informarte de este pájaro. Más de veinte millones de ejemplares de sus libros, y además va de chulo y diciendo que él no escribre realmente novelas de fantasía.

He leído algún fragmento y es para echarse a temblar. En uno el héroe le revienta la mandíbula a una princesa gilipollas de corta edad y se regodea en explicar cómo se ahoga en su propia sangre, y en otro carga contra un grupo de harapientos pedigüeños, y como no lo dejan pasar da espadazos y van saltando miembros cercenados.

http://winteriscomingbitch.tumblr.com/post/13249154933/terry-goodkind-and-the-greatest-thinker-since

http://winteriscomingbitch.tumblr.com/post/13248224275/terry-goodkind-and-the-art-of-writing

http://winteriscomingbitch.tumblr.com/post/13247284344/terry-goodkind-and-the-fantasy-genre-which-he-is-not-a

A saber cuántos más de la secta hay por ahí. Quizá alguno esté entre nosotros.

Jose Ramon Vidal dijo... 10 febrero, 2012 14:48

Interesantísimo el post, el "pensamiento" Randiano es algo que me fascina, entre otras cosas por su comportamiento ante cualquier crítica.
Respecto a los peligros

Ahora, como fan de DC :), creo que con los superhéroes (y con Batman en particular) no terminas de ser justo. Cierto que son una exaltación del individualismo pero también del altruísmo, que es por definición antirandiano.

Decir que Batman hace lo que hace por venganza me parece, por otro lado, simplificar, por venganza hubiera cazado a Joe Chill (no habría sido difícil con sus millones) y podría haberlo torturado hasta la muerte, venganza cumplida. Para mi, y los guionistas que para mi mejor han tratado a Batman, es el chico que decide que nadie más pase por lo que el ha pasado y se sacrifica al servicio de la mayoría. Claro que es un personaje de ficción y con esta argumentación sólo he dejado claro mi extremo frikismo :)


Recomendación de lectura sobre los peligros de la lectura friki cuando nos dejamos el sentido crítico en casa: el Sueño de Hierro de Norman Spinrad o la novela de ciencia ficción que Hitler habría escrito.

otropaco dijo... 10 febrero, 2012 15:00

Milgrom muy interesante lo que dices

Anónimo dijo... 10 febrero, 2012 19:28

Ni con tus ojos ...

Illuminatus dijo... 10 febrero, 2012 21:58

Mi primer contacto con Rand fue a través de la trilogía Illuminatus! de Robert Shea y Robert Anton Wilson. No recuerdo si las referencias eran directas pero la ponían a caer de un burro. Sencillamente, hasta para unos anarquistas como estos dos pájaros, Rand apostaba por una teoría pueril y que sólo puede llevar al colapso de la sociedad: los seres humanos no son islas.

Aparte de eso, nada más divertido que ver a los Randy boys echando espumarajos y sintiéndose justificados para ser unos egoistas malnacidos.

Danda dijo... 10 febrero, 2012 22:43

Cracked también presenta sus propios candidatos a ficción objetivista encubierta: ¡El pato Donald!

Tirs dijo... 11 febrero, 2012 00:36

Si los Poderes Fácticos leyeran ente blós, otro gallo nos cantare. Propongo mandarle el artículo en PDF al nieto de Franco. No, Pocholo no. El otro, el político, el barbas.

José Fernández dijo... 11 febrero, 2012 10:31

Usea, que el DIY y los demás valores del punk son randianos. Otra victoria del progresivo!!

José Fernández dijo... 11 febrero, 2012 10:49

Pero ahora en serio. Y esta tipa, qué decía de las herencias? Porque mucha pamplina meritocrática, si, pero no veo a los Alan Greenspam de este mundo diciendo que sus hijos deberán empezar de cero, y que cuando palmen piensan tirar todo su dinero al mar.

De todos modos todo lo que dice Rand ya viene de lejos. Mesmamente no deja de ser una actualización atea del típico pensamiento calvinista de "a la salvación a través de la acumulación" (de pasta, claro). Es dicir, los más virtuosos son los que obtienen el éxito, y la obtención del mismo es un signo de que lo estás haciendo bien (siendo virtuoso, vamos). El unico mérito de esta tipa para todos los neoliberales de este mundo es que se agarraron a ese discurso tras la 2GM, cuando las políticas keyenesianas eran lo más y tal.

Risingson Carlos dijo... 11 febrero, 2012 12:13

Me ha dejado picueto ya no la visión de Bioshock (que tampoco pasa nada por hacer una fantasía pesadillesca con las tesis de Rand mientras metes hostias, digo yo), sino la visión de Mad Men, que precisamente, sea un coñazo o no, es una serie cuyo objetivo es mostrarte por qué ahora estamos en la mierda. Es decir, la base de la mierda. Lo cuenta con una apariencia de objetividad que no deja de ser puro desprecio. Pero vamos, que el artículo, bien. Ah, ya estoy viendo la itálica.

Risingson Carlos dijo... 11 febrero, 2012 12:33

Supersantiego: me dejas de piedra con tu apreciación de Cory Doctorow. Absolutamente de piedra. Leí "Little Brother", y ahí no hay absolutamente nada de individualismo, sino de llamada a la población para que toque los huevos al poder. Sí, de una forma simplista y (gozosamente) maniquea, pero no podemos obviar que expone los conflictos con largos diálogos que exponen no un punto de vista correcto y otro incorrecto, sino que siempre va a haber un conflicto en cuanto a lo que es el Bien Común. Joder, es que ahora el 15-M va a ser un movimiento randyano.

Anónimo dijo... 11 febrero, 2012 21:46

Esto de criticar a la Rand está ya muy visto.

Que sí. Que la Rand era una persona rara que intentó una pirueta extraña, de señora enajenada, de crear una filosofía para élites y promocionarla con novelitas y métodos de curso de autoayuda (algo muy americano) entre el populacho.

Y, aunque denostada y objeto de chufla, sobre todo por su vida de señora rencorosa e insoportable, sus ideas son muy sugestivas porque enuncian de una forma lógica algo que mucha gente piensa de forma visceral e intuitiva: Que el YO es lo más importante y que esa debe ser la base de la filosofía de vida de cada uno. Idea que, como bien se señala, impregna mucha cultura popular y mucha forma postmoderna de entender el mundo actual. Con lo que a mejor la Rand no andaba tan desencaminada.

Rand, como le sucede a muchos flipados, se atrevió a enunciarlo sin cinismos ni hipocresías. Y eso tiene mérito, aunque, como es lógico, dé para criticarla, burlarse y satirizarla hasta el fin de los tiempos. Que por eso estamos hablando de ella ahora.

Norberak dijo... 12 febrero, 2012 00:44
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Witchhuntter dijo... 12 febrero, 2012 03:05

Lo de Rand básicamente es un refrito adaptado al capitalismo de nuestros días, del solipsismo filosófico idealista en el que todo existe porque yo lo creo en mi mente. Platón ya era un experto en el tema y ya sabemos que Platón no defendía precisamente a los esclavos y a los campesinos.
Por eso es que lo de Rand se parece tanto a lo que otros sistemas económicos como el esclavismo y el capitalismo defendían con respecto a la voluntad individual. Es decir, mi caca siempre será la mejor caca.
Así que si creo que todas las expresiones de individualismo que menciona Vicisitud si tienen una relación, directa muchas veces y otras indirecta, con lo de esta buena señora, resentida por haber perdido sus propiedades rusas. Y claro, que mejor expresión del capitalismo desenfrenado que los EEUU, si ya desde los pioners venían predicando su superioridad sobre los apaches, y luego sobre los negros y ahora sobre todo el mundo.
Me recuerdan a un viejo chiste de mi país. La mamá le dice al hijo que ya está en edad de trabajar: Consiga la plata m'ijo, consígala honradamente. Si no la consigue honradamente....consiga la plata m'ijo. Si esto no es randismo aplicado, que Thor me chamusque con un rayo.
Palabro de verificación: reccal...Total recall, distopía randista como no...

Vortex dijo... 12 febrero, 2012 10:25

Mis felicitaciones! Realmente nos hallamos ante un post que lleva la epicidad a un nuevo nivel de existencia. Y nada menos que hablando de filosofía!!!

Y aquí va mi grano de arena:

Las tesis de la Ayn me parecen una solemne memez por la sencilla razón de que cualquier razonamiento, por brillante que sea, viene lastrado por los sentimientos, intereses y vivencias de la persona. Básicamente, es imposible que sea "objetivo". Un grupo que siga estas pautas acabará dirigido por el elemento más fuerte, que se transformará en un dictador que perseguirá y destruirá todo pensamiento crítico, mientras se rodea de fanáticos, lameculos y aprovechados que dicen si a todo. Así que mucho hablar de individualismo, pero esta mujer defendía en realidad a los regímenes totalitarios (incluyendo el estalinista), dirigidos por personas que piensan que tienen razón por tener el poder. Los extremos se tocan.

Otra cosa es que crea que los gobiernos actuales son una p*** mi****, y que el "café para todos" permite a algunos indeseables aprovecharse del sistema, pero también ha hecho que la sociedad avance más en el último siglo de lo que había hecho nunca, así que unos cuantos parásitos me parecen un mal menor. Por otro lado, si observamos un poco, veremos que los intentos de controlar la sociedad se dirigen a las clases medias y bajas, mientras los elementos que tienen poder y dinero hacen lo que les da la gana y se preocupan únicamente de sus propios intereses (muy randiano todo ello). Y así nos va.

Hablando ya del frikismo, es posible que tengan una proporción de "iluminados" muy alta. "Yo soy mejor que tú por ser diferente" es un axioma, y así encontramos con un montón de personajes que te miran por encima del hombro por no saber el color de los gallumbos de Frank Miller mientras escribía el guión de "RONIN". En realidad, lo único que se puede hacer con esta gente es ignorarlos y dejar que se pudran en su universo endogámico.

Me gusta sentirme diferente, no lo niego, pero eso no me pone encima de ningún pedestal ni me hace tener siempre razón, y he aprendido que cerrar mi vida a las ideas y gustos de los demás tiene efectos secundarios muy desagradables, como no parar de darse cabezazos contra la realidad o sufrir el síndrome de "No Follaras En La Vida" (felizmente superado ¡Gracias doy a FSM!)

Lo que hace fuerte a una sociedad es el trabajo solidario de los individuos, y lo que la destruye es el egoísmo. Es verdad que a veces las ideas de una sola persona son capaces de cambiar el mundo (gracias, Tesla), pero en general es el trabajo en equipo el que nos permite superar las dificultades. El mejor arquitecto no es nadie sin los paletas que ponen los tochos.

¡Venga, ya me he despachado a gusto!

¡Salut!

eltiomolonio dijo... 12 febrero, 2012 11:43

Off-topic:

Mira que me lo dije a mí mismo, "los 3 del año pasado en la porra necrológica sobrevivieron, no los cambies, que fijo que palman los 3 este año".
Pues la primera en la frente (y eso que a priori era la más difícil):
http://noticias.es.msn.com/la-cantante-whitney-houston-fallece-a-los-48-a%C3%B1os

JM Jones dijo... 12 febrero, 2012 16:57

El articulo me parecio entretenido y racionalmente valido jaja. No sigo el blog, pero felicitaciones.
Compre "El Manantial" hace un poco mas de un año pq me interesa su vision del individualismo, pero no pude pasar de los primeros capitulos. No es que me pareciera malo, pero en esta era de internet me cuesta leer un libro entero, y tiene que ser muy bueno para que le dedique mi atencion (para que se den una idea el ultimo fue el guardian entre el centeno de Salinger, excelentemente bien escrito). Por esta misma razon no pude leer el articulo completo, pero coincido en varias cosas. Por un lado yo no mezclaria a Alan Greenspan con Ayn Rand, ya que el señor nos guste o no es un verdadero genio, el es "la cosa real", y la señora es una pequeña rusa con delirios de grandeza y alguna buena idea.
Lo mas gracioso es como ella se atreve a criticar a Nietzsche, cuando evidentemente fue su seguidora y todoas sus buenas ideas las copio del genio aleman.
Asi que en definitiva, me interesa todo pensamiento relacionado con el individualismo, pero mejor leer "Asi hablo Zarathustra". Y a diferencia de lo que predica Rand, no veo el individualismo como sinónimo de "falta de humildad", megalomania, desprecio por los demas...
Saludos

Dubitador dijo... 12 febrero, 2012 17:30

Este indescriptible post incluye insidiosa mencion de un ensayo de Juan Bonilla titulado ‘Los superhéroes de Ayn Rand’

Agonicas pesquisas interneteras me han permitido saber que fue publicado en www.revistaclarin.com pero la pagina tan solo ofrece hemeteca de lo publicado a partir del año 2006 y el citado ensayo salió justamente el año anterior.

Me pregunto si hay problematica de intelectual autoria que impida lanzarlo al "todo gratis" digital.

Anónimo dijo... 12 febrero, 2012 17:52

Vuestro mejor post (y os he leído mucho). Bravo :)

O. C. P. dijo... 12 febrero, 2012 18:24

Un posible antídoto contra la pseudofilosofía de parvulario de la rusa: El hombre invisible, de H. G. Wells.

José Esteban Mucientes Manso dijo... 12 febrero, 2012 21:35

OMG!!! JLORIOSO ESTE POST!!!

Aun descubriendo mi randianismo mierder (tengo todo lo que han publicado de Airon Man en Clásicos Marvel) me quito el sombrero ante vos por mencionar a Peter Bagge.

Dispongo de toda la colección de Mundo Idiota (Cúpula) en la que Studs Kirby se me aparece ahora mismo como uno de los mayores representantes del objetivismo. JRANDE!!!

No obstante, coincidir en que DK2 es una puta mierda pinchada en un palo. Y que la representación de Green Arrow como un izquierdista rojo malvado con cuernos, rabo y piernas de carnero viene, como no podría ser de otra manera, de la maravillosa escena en la que un Green Arrow convence a Green Lantern a ayudar a los negros que van a ser desahuciados de su barrio, y uno de estos negros le dice magistralmente a Gauntlet (Punset?) que los azules con la ayuda de los verdes se han preocupado de todas las razas y colores, menos de los negros.

Putos rojos izquierdosos. Preocupándose del bien de los demás cuando sólo deberíamos ocuparnos de nosotros mismos.

HENORME POST. HENAMORADO ME AYO!!!

Anónimo dijo... 12 febrero, 2012 22:35

Monumental post, en todos los sentidos.
Yo tengo morbo por conocer esa sociedad capaz de generar semejante número de freaks teapartianos y flipaos randianos por metro cuadrado (me los imaginaría más brotando de una dictura comunista que de ese paraíso liberal americano).
Lo curioso es que estos del TeaParty siguen ganando popularidad a pesar de que el movimiento sea tan risible que hasta el neocon de Fukuyama se mofa de ellos:

"They all tend to be young, and they have just got this libertarian idea in their minds that the government is really the source of all of our problems. So I think the convictions of Tea Party activists are sincere, they are not manipulated by billionaires. But it is true that they mobilize against their own economic interests and for the interests of elites they should despise. I still do not fully understand why they do that."
http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,812208,00.html


Por seguir malmetiendo contra la señora esta, enlazo un precioso documental de Adam Curtis:

http://vimeo.com/27393748

Carlogratto dijo... 13 febrero, 2012 00:03

Vicisitud, Vicisitud...no trates de engañarnos. La longitud, la dedicación,la exhaustividad, y la mala baba del post sólo pueden obedecer a una secreta fascinación por Ayn, little truhán. Ayn, a su manera, es muuuuy sórdida. En cuanto al punto central de la argumentación, atribuido a Dark Alisa: "YO soy la HOSTIA", independientemente de otras consideraciones, tiene la gracia de ser exactamente lo contrario que la gran mayoría de los demás credos (religiosos incluidos) pontifican: eres un mosquito. Es más: eres un mosquito culpable. Aunque sólo fuese por eso, Ayn ya se había ganado un puesto para la posteridad. Por cierto: si ella buscaba la trascendencia, este post aporta un granito de arena más a la pirámide.
Salute!

Chechus dijo... 13 febrero, 2012 06:22

Gracias, excelente!, llenaste todos los vacios que tenia en mente y bueno... me has sacado bastante mierda de la cabeza.
Mil gracias, que suerte haber seguido tu blog.

SuperSantiEgo dijo... 13 febrero, 2012 09:54

Endevé: hay un tipo de literatura "didáctica" que más que a crear una obra de calidad con valores literarios, se dedica a hacer proselitismo de una idea. Y eso vale lo mismo para Sartre (que ganó el Nobel y todo, aunque renunció a él), para Ayn Rand o para Cory Doctorow, independientemente de que sus mensajes o doctrinas no tengan nada que ver o sean antitéticas. Por ejemplo, precisamente porque alguna vez la compararon con una escritora o intelectual tipo Sartre, la Rand se pilló un rebote del quince porque la juntaron con semejante rojazo.

Es decir: vale para Rand, para Sartre, para Doctorow y su credo dospuntocerista, o para las novelas de tema cristiano como Quo Vadis? de Henryk Sienkiewicz o las del recientemente fallecido Martín Vigil, que fueron bestsellers en su época en España.

Por lo que yo escribí antes en ningún momento se podía deducir que identificaba la obra de Doctorow con el objetivismo, sino que claramente lo identificaba con un escritor sermoneador y evangelista de lo suyo, con más cara que espalda, y aunque sus temas sean la ciencia ficción, como para Terry Goodkind son las novelas de fantasía, su objetivo es adoctrinar, y en ese sentido está mucho más cerca de Rand o de los escritores de bodrietes de Libros Libros que de Asimov o Heinlein, escritor este último que también en sus novelas proponía una forma de libertarianismo muy suyo, sobre todo en sus últimas obras.

Última aclaración: ser escritor comprometido con una idea, o reflejarla en sus obras, no implica ni mucho menos ser un mierda escribiendo, siempre que haya un equilibrio y no se convierta en un panfleto. En el DK hay buena carga ideológica, se nota y no por eso deja de ser una maravilla, pero Holy Terror es mala como un dolor, y las dos son de Miller, pero en la segunda se le ha ido ya la flapa y sólo quiere sermonearnos, parece que le da igual hacerlo bien o no, con lo que ha sido ese hombre. Quo vadis? es una novela entretenida si te la tomas con humor, y Sartre tiene obras que se siguen pudiendo leer, por no hablar de las proclamas cristianas de las leyendas artúricas, aunque se les escapen por medio paganismos varios, y que algunas obras de Shakespeare sean literalmente propaganda de un sistema político y una casa real, algo más que sabido y que a estas alturas nos importa un pito porque si sus obras han sobrevivido es porque tenían valores estéticos.

Y os guste o no, os joda o no, y por mucho que mucho mamón crea que El señor de los anillos puede substituir a una influencia de dos mil años, el señor Tolkien era un capillitas de mucho cuidado y toda su obra está plagada de referencias cristianas mezclada con la mitología que se va creando tomando como base la mitología germánica. Otra cosa es que se sepan percibir o no, pero ahí están. De C S Lewis mejor ni hablar, que creo que incluso el premio que lleva su nombre es para la obra que mejor sepa reflejar y defender los valores del cristianismo.

A J. M. Jones le recomendaría que se leyese a Stirner, pero como se ha autodiagnosticado síndrome de déficit de atención internetero no creo que llegue a leer esto.

Condesadedia dijo... 13 febrero, 2012 10:07

Desde mi humilde ignorancia en temas filosóficos (todo lo que sé de eso es lo que estudié en COU para olvidarlo al día siguiente del examen, y no llegamos a ver ni a Kant), se me ocurre una pregunta: ¿es posible que todos esos libros de autoayuda que predican el "ser asertivo" como camino a la felicidad estén inspirados en las ideas de esta señora? Porque el único que he conseguido leer no me pareció más que un montón de excusas para ser un cabrón egoísta.

Por cierto, me parece que ya lo comenté en la entrada sobre "El manantial", pero mi madre era superfan de "Los que vivimos". A mí me pareció una copia de bajo presupuesto de "Lo que el viento se llevó", con el agravente de que Kira no es ni la mitad de "molona" que Scarlett.

Risingson Carlos dijo... 13 febrero, 2012 13:30

Supersantiego, sigo flipando con tu valoración de Cory Doctorow. Según eso, 1984 es también perniciosa en su evangelización. Y Mercaderes del espacio. Bueno, todo héroe campbelliano es puro Rand por ser individualista ¿no?. Veo una simplificación bestial de las tesis de cualquier novela distópica, como si negaras cualquier virtud del género.

aldeayeah dijo... 13 febrero, 2012 14:01

Dos cosas:

- Por la escasa exposición que he tenido a ellos, los libros de autoayuda suelen ser de una sordidez extrema.

Por ejemplo, la forma en la que Louise L. Hay asocia el origen de enfermedades (me refiero cosas en plan cáncer o leucemia) a desórdenes específicos de la personalidad es alucinante.

- Por otra parte, tienes que tener en cuenta que suelen estar dirigidos a gente con la autoestima por los suelos y que se dejan mangonear de muy mala manera.

Ser "asertivo" es un palabro mal traducido que (dependiendo del autor) suele significar algo parecido a "Si quieres algo, dilo abiertamente a no ser que haya algún motivo racional para no hacerlo. No te lo tragues y tampoco te dediques a manipular a otros para conseguirlo."

O sea, algo de sentido común. Otra cosa es que hay que equilibrarlo con otros conceptos como "saber vivir en democracia" xD

SuperSantiEgo dijo... 13 febrero, 2012 15:26

Y yo alucino con tu interpretación de lo que digo, que es delirante. Las "deducciones" a las que llegas no están en el texto, sino que te las sacas de la mismísima manga.

Obviamente hay muchas clases de individualismo, y los ha habido antes y después de Rand, y habrá muchos otros. Que todos se llamen individualismos, o tengan puntos en común porque parten de una misma tradición, no implica influencias. He dejado bien clarito que una cosa es que haya escritores didácticos y otra el valor artístico de lo que hacen.

Sobre la simplificación, no hay aquí ninguna menos la que tú haces de cosas que no he dicho y que es imposible deducir de lo que he escrito, cuando he ido con mucho cuidado precisamente de moverme en un plano de tonos de gris.

Hay escritores obsesionados con contarnos su visión del mundo, y otros que no. Si además son malos, como Rand, lo que podría ser excusable en la obra, participando de esos valores o no, es intolerable. Si hubiese escrito un tochaco de 1200 páginas defendiendo sus puntos de vista en una buena prosa y con una trama interesante sin personajes de cartón piedra que van soltando parlamentos ridículos contra enemigos más ridículos e inverosímiles todavía, no estaríamos hablando de ella en estos términos. Tolstoy y Dostoyevsky anda que no metían sus obsesiones sobre el pecado y la redención, pero les salían novelas tremendas. La condición humana, de Malraux, es la polla, pero eso es ideología por todas partes y sin cortar.

Pero incluso en esos casos donde hay una defensa de unos ideales o ideología a veces se trata de una exposición, más que una serie de falacias argumentales y de malos trucos literarios para mostrar una realidad sin ningún claroscuro donde al final los buenos ganan. Tolstoy no pretende que tengas sus sentimientos religiosos, ni Tolkien, sino que introducen sus inquietudes en una buena narración.

Sartre y Rand ponen todos sus recursos al servicio de una idea clara, y los supeditan a ella, con mayor o menor fortuna. Eso tampoco está mal siempre que lo admitan y sepas lo que te tragas. En el caso de Doctorow y sus defensores, y me parece esto algo escandaloso, no reconocer y dejar bien explícito que lo que se busca es evangelizar a su público objetivo, el adolescente, es realmente insultante, empezando también por envolverlo todo en una retórica del "te regalo mi obra". Las concesiones al "folklore geek" también son de traca, como cuando uno de los personajes se declara "Asperger". Relatos para que se les haga el culito gaseosa a los lectores que tienen Wired por la Biblia y se creen el centro del universo por saber programar, por ser chachis 2.0 frente a un mundo de dinosaurios analógicos que no buscan como ellos la salvación y regeneración del mundo, por saber que "todo va a cambiar", por la soteriología tecnológica y porque entienden las referencias tecnológicas metidas a calzador que va soltando su ídolo, igual que la Rand escribe, efectivamente, para todos los energúmenos que saben que son especiales y que no hay nada malo en ser un perfecto capullo. A cagar a la vía, hombre. No había sentido tanta vergüenza ajena ni cuando se me ocurrió acercarme a algunas de las narraciones distópicas de algunos ancap, tea partiers o incluso algunas antineoliberal. No hay nada malo en proponer distopías, o utopías, siempre y cuando éstas sean inteligentes y aporten algo más que un escenario ridículo y maniqueo en el que se desarrolle una historia sin pies ni cabeza que sólo apunta a darnos la razón sobre una idea preconcebida, no a tratar algún tema en profundidad o a proponer preguntas, más que a dar soluciones e impartir doctrina. Si uno quiere medirse con 1984 o Un mundo feliz, escritas por dos profundos pensadores que no proponen precisamente un sistema maniqueo ni dan solución alguna a los mundos que vislumbran, mejor que se sepa lo que se hace.

SuperSantiEgo dijo... 13 febrero, 2012 15:26

También todo depende, desde luego, de cuál eas la materia prima. Sartre, un pedazo stalinista, era un filósofo de formación con un notable talento literario y una vasta cultura, y por eso sabe lo que mete y cómo lo mete, mientras que Ayn Rand asistió a algunos cursos y luego se formó como autodidacta, y no daba para mucho más que para una filosofía simplista y mal copiada. Sus ensayos sí que son malos de pan pedir. Sartre también copió a saco, pero siempre lo reconoció y ninguno de sus seguidores negó esas influencias.

A ver si así lo entiendes: Doctorow juega en la misma liga en tanto que simplificación y argumentos pueriles, con personajes caricaturescos que buscan un público muy concreto. En eso es en lo que se acerca a Ayn Rand, aunque sus propuestas ideológicas no tengan nada que ver o sean incompatibles. De hecho por eso escribe novelitas juveniles, porque no le da para más y sobre todo porque es incapaz de desarrollar un ideología adolescente más allá de las bobaliconerías heroicas del héroe ciberpunk que lucha contra hombres y corporaciones de paja, pero muy por debajo de las realizaciones que ha dado ese subgénero, en algunos aspectos tampoco muy dado a la sutileza. Es una lucha entre buenos y malos más simple todavía que los primeros tebeos de la Marvel, pero sin el encanto naif de esa época y, sobre todo, su falta de pretensiones al querer dar un puro producto de entretenimiento, y eso que a veces colaban cosas como que los 4F se arriesgaron a lanar el cohete antes de tiempo ante la intolerable idea de que llegasen antes los rusos.

Vamos, que comparar a Doctorow y su ridículo Hermano menor con 1984 es como comparar a Paulo Coelho con San Juan de la Cruz.

Antonio Jarreta dijo... 13 febrero, 2012 17:36

Condesadedia, no solo es posible sino que además es un hecho. Uno de los principales responsables de la obsesión actual con la autoestima e impulsor de los libros de autoayuda fue (y es) Nathaniel Branden. Relean, relean el enlace a Action Philosophers que el sr. Vicisitud ha puesto en el jlorioso artículo y contemplen a qué oscuros caminos llevan la sordidez.

Cooper dijo... 14 febrero, 2012 06:51

Joer, me palpita el frenillo después de haber leído la entrada y casi todos los comentarios (con tanta información recién digerida mi cerebro se satura fácilmente en ausencia de párrafos)...

Tenía ganas de leerme "Atlas Shrugged" sólo para ver cómo la buena mujer era capaz de cuadrar su macedonia ideológica (me enteré de su existencia, tanto de ella como del libro, a raíz de la encuesta de la que hablas), pero creo que mil páginas sin un mínimo de calidad literaria no justificaría el tiempo invertido en su lectura ni las neuronas quemadas por el camino. Probaré con algo menos largo, aunque le supere en sordidez.

Lo del tipo del PayPal parece más bien una especie de castillo de Barbazul, da repelús...

grasas dijo... 14 febrero, 2012 12:34
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
grasas dijo... 14 febrero, 2012 12:40

Para conocer de qué iba todo el runrrun tuve a bien comprarme “La virtud del egoísmo”. Que es una puta mierda porque es ¡un ensayo! Ni siquiera novela “didáctica”. Ensayo ensayots. Tras pelearme un rato con el libro, mi ex-señora, que es más lista que yo, leyó en diagonal dos o tres páginas y dijo “Esto ya lo decía Nietzsche, pero de manera más complicada”. Hete ahí el triunfo de Rand: dice lo ya dicho con lenguaje para il popolo.

Rand no va a triunfar nunca en ‘Spaña, como no triunfará el Libertarianismo. Tenemos demasiada herencia y el colectivismo o la colectividad es un concepto amigable y no extraño para el ‘spañol (dad gracias a nuestros mitos, a la iglesia, a los sindicatos etc). Como lo es imponer en las normas nuestros credos religiosos. Para bien o para mal.

Por eso el triunfo en el mundo Anglo me deja un poco ojiplático. En la esquina de Frank Fascismo Miller tenemos a Rand y su individualismo. En la esquina de los Star Socialismo Trek tenemos a Stuart Mill y el utilitiarianismo inglés. Sacándome una teoría del escrotamen, creo que la coexistencia de estas dos visiones en una misma sociedad tiene que ver con algo que defienda alguna secta protestante mayoritaria. O más de una. Los mormones son trekkies, como los menonitas, cuáqueros y amish y el resto… realmente ni guarra. Es una teoría que me acabo de inventar, y además un rollo. Es más divertido analizar los mitos (en forma de obra de ficción) que los postulados religiosos. Puaj.

Pero claro, quién se va a leer obras de ficción cuáqueras, calvinistas o metodistas. Como mucho un Atalaya y esos Testigos son, te lo digo, unos chupasangres antiranditas.

Áuryn dijo... 14 febrero, 2012 14:08

Por no entrar directamente haciendo offtopic, diré primero que el post me ha encantado. Nada podrá superar a los de la arquitectura satánica, que ya son sublimes. Pero éste se ha puesto en segundo puesto en mi ranking particular. Y me va a obligar a leerme a Ayn Rand, maldición.

Pero lo que yo quería comentar era... SuperSantiEgo, ¿aceptas propuestas de matrimonio? ¿o una cerveza, un café... algo?

Morgan dijo... 14 febrero, 2012 15:37

Miedo me da hacer un comentario. Viendo el nivel que lucen aquí los compañeros no puedo más que decir, tímidamente, que el post, a mi, me ha gustado. Desde luego me falta criterio y formación para valorar si lo que se presenta es correcto o incorrecto. La LOGSE también me hizo mucho daño a mi.
Y es que en una lista de comentarios donde aparecen palabros como "proselitismo", "solipsismo", "meritocrática", una se siente temerosa a la hora de opinar; no vaya a ser como en el patio del colegio (pero al revés), que por decir "incorrecto" en vez de "mal" te pegaban por empollona, pedante y listilla.
Y ahora humildemente le diré que cuando me leo un cómic... me leo un cómic. Vamos, que a mi lo que me interesa en ver a tíos y tías en mallas repartiendo leña, al Dr. Muerte siendo malvado entre Buahahas, etc. Que si estoy leyendo Civil War me doy cuenta de que como que me quieren contar algo más, o convencerme... pero es que no me interesa. Me interesa ver cómo el Cap. America y Iron Man de dan hasta en el cielo de la boca (léase lo mismo para las pelis o novelas de fantasia), no cuál de los dos es un fascista y cual un rojo (cosa que cambia casi tan rápido cómo las promesas electorales del PP).
Dicho esto, creo que queda claro que no soy de las que se come la cabeza ni lo analiza todo hasta la médula, ni soy estudiosa de la filosofía ni de la econimía, ni veo conspiraciones ni grupos de control allá donde miro.
Pero, querido Vicisitud (y siempre desde la admiración que te tengo, que hay que tenertela porque hay que ver lo bien que hablas y lo que nos reímos gracias a ti): ¿No adoleces tu también, aunque sólo sea un poquito, de esa máxima randiana del SOY LA HOSTIA? Hay que hacerlo para escribir un blog, creo yo.
No tengas miedo de reconocerlo; los que ponemos comentarios de más de dos líneas también adolecemos de eso. Porque si no, ¿Cómo se explica que estemos tan convencidos de que nuestras brillantes opiniones le importan a alguien?
Pues eso; que, como con el alcoholismo, reconocerlo es el primer paso para curarse.

Langas dijo... 14 febrero, 2012 20:55

¡Terminé! Arf, arf.

Qué gran excusa para rescatar algunos de los mejores temas de Rush. Algoo bueno nos dio esta señora.

Discrepo en una cosilla: Mad Men es la hostia, y Casciari escribe como Diox.

varo dijo... 15 febrero, 2012 09:38

A mí lo que me da repelús también, y en otro orden de cosas, es el criptofascismo opuesto del rollo V de Vendetta. Todos con la careta. De hecho, me da bastante vergüenza toparme en una manifestación con la gente disfrazada. Pero hay que reconocer que Ayn Rand es lo peor. Y el artículo, estupendo.

varo dijo... 15 febrero, 2012 10:15

Y supongo que, si hablamos de utopías y absolutos; si el corolario último del racionalismo alemán se apoya en Hegel y Nietzche para llegar a Auswitz, y si la tumba del racionalismo francés está en el Gulag, nos toparemos con el absoluto liberal pivotando en Rand más pronto que tarde en este siglo.

Creo que lo de arriba no tiene pinta de ser cierto, pero me suena guay. Y eso es lo importante

Kike dijo... 15 febrero, 2012 14:40

Pues ya lo he leido. Un alimento completo y sabroso, sin duda. No sé que más se puede decir, la verdad. Sobre todo, después de tropocientos comentarios...

Bueno, sí, quiero decir una cosa. Dark Knight, como peli, me parece cojonuda, más allá de filosofías. Y Iron man es bastante divertida. La saga "Watchmen" de Alan Moore, por su parte, siempre me ha resultado un truño de proporciones bíblicas. Y V de vendetta una gilipollez escrita por un señor que no tiene ni puñetera idea de lo que significa el "anarquismo". He dicho.

varo dijo... 15 febrero, 2012 15:12

Donde digo "racionalismo alemán" quería decir, evidentemente, "romanticismo alemán" cosas de escribir en el metro. Y ya les dejo en paz.

Jaime dijo... 15 febrero, 2012 15:44

BRAVO! Este post no merece menos que una cerrada ovación :-D

El caso es que me lleva un tiempo interesando la sórdida de esta señora, posiblemente porque es alguien muy muy influyente en el pensamiento del siglo XX (especialmente los gringos) y, sin embargo, casi completamente desconocida en España. He llegado a verme el panfle... este, la película vol 1 de "Atlas Shrugged"

Me resulta muy atrayente, además el hecho de que haya tantas opiniones encontradas, por razones muy diferentes. Que sea tan defendida por los conservadores americanos cuando era radicalmente atea (y defendía que "objetivamente" Dios no existe). Tampoco sé que piensan los gringos de su defensa del sexo, en cualquier forma. Diciendo incluso eso de que el sexo homosexual es una cochinada y no le mola nada, pero que si alguien quiere, ella no es nadie para negárselo. Poco menos de lo mismo para el pon'no. Que ensalce el egoismo de manera tan clara e inequívoca, sin ningún tipo de complejo.
Sinceramente, me resulta fascinante. Creo que es recomendable conocerla para, al menos, dedicar un poco a pensar en el asunto, por ser tan anticorriente. Y si hay que hacerle una pedorreta y decir que está loca, se dice :-D pero reconozco que a mí me ha hecho pensar (que no es poco)
No he llegado al nivel de leerme los libros, porque parece ser que son panfleto peñazo... Igual un día me lo planteo, pero da pereza.

Hay comentarios también impagables, lo que denota:
A) El inten'né está lleno de sórdidos hablando de sordideces
B) Hay nivenlón entre la concurrencia...

Y por cerrar y no ser muy largo, sólo decir dos cosas más:
- El tema individualismo / colectivismo es un tema ampliamente tratado por el arte, no necesariamente tiene que ser directamente Ayn Rand. En Lost está presente como tantas y tantas otras cosas (es una serie con muchos temas filosóficos). Baste decir "vivir juntos o morir separados"
- A mí me gustó "Los Increibles". Y bastante. Hala, ya lo he dicho...


De nuevo, enhorabuena por el post EPICO!!!! (notesé las cuatro exclamaciones, reservadas para lo más jrande) ;-)

Vicisitud y Sordidez dijo... 15 febrero, 2012 16:15

Lo primero de todo decir que, de un tiempo a esta parte, Paco y yo andábamos algo frustrados con lablogosfera. ¿Ya no se lee? ¿Ya no se facen comentarios?

Y, de pronto, el post con más comentarios en MUCHO tiempo es este disparatado tochaco (como más de uno ha notado, en efecto hace falta un cierto grado de fascinación hacia Rand para calzarse este ladrillazo satánico). Y, además, como manda la tradición, comentarios de jran nivel que complementan o enmiendan con criterio el post, y que es necesario leer (¡Hasta con propuestas de matrimonio!)

Sobre el pecar de "ser la hostia", no se puede negar que el mero hecho de tener un blog es puro exhibicionismo, que toda persona con cierto impulso artít-tico tiene que tener cierto porcentaje de Howard Roark... Pero sólo cierto porcentaje. En este post se da una cosa que Paco y yo reivindicamos: cuando pones a parir algo que conoces sobradamente, te tiene que caer, por fuerza, algo de mierda a ti. Y, como lector de Miller y talibán de Rush, ese es el caso. De ahí el huir del blanco/negro y del "ser la hostia".

Por supuesto, ni el individualismo es un invento de Rand ni el "ser la hostia" es algo exclusivo del liberalismo. Aspectos tenebrosos del socialismo de la web 2.0 - con el repelente Anonymous a la cabeza - no dejan de consistir en anularse uno mismo a mayor gloria de la creación de una nueva entidad con voluntad propia que es... Ya lo sabéis: LA HOSTIA.

PD: Impresionante el debate de ese peacho de foro de burbuja inmobiliaria: http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/284189-ayn-rand-convertir-a-freaks-cuadrilla-de-gilipollas-11.html )

I am really 'appy.

de ventre dijo... 15 febrero, 2012 16:45

un amigo chino fue a la fnac el otro día y pidió que le vendieran alguna peli con trasfondo randista...

el hombre ya se ha tragado "cateto a babor", "atraco a las 3" y "las autonosuyas", pero sigue sin entender nada de nada.

cuñaaaaaaaaaao!

j

Eye dijo... 15 febrero, 2012 23:05

No conocía el blog, pero este artículo es cojonudo. Sólo ha faltado, antes de detallar la influencia de Ayn Rand sobre la cultura friki, una pequeña explicación sobre el delirante culto que esta mujer construyó a su alrededor. Sucede que en este caso la palabra "secta" no es una exageración, sino una descripción bastante objetiva de cómo funcionaba el grupo. Eran un divertido reflejo de todos aquellos partidillos marxistas-leninistas-maoístas-grouchistas que aparecieron como setas en la década de los setenta:

The Sociology of the Ayn Rand Cult:

"Another method was to keep the members, as far as possible, in a state of fevered emotion through continual re-readings of Atlas. Shortly after Atlas was published, one high-ranking cult leader chided me for only having read Atlas once. "It’s about time for you to start reading it again," he admonished. "I have already read Atlas thirty-five times."

Así que la próxima vez que alguien venga con el cuento del sagrado valor del individualismo, y cómo la filosofía de Rand te convierte en mejor persona y bla, bla, bla..., que se baje del caballo. Los seres humanos somos monos, no gatos. Que los seguidores de Rand se crean otra cosa no significa que en efecto lo sean, y la divertida historia de la secta es la prueba.

Cincinato dijo... 16 febrero, 2012 19:43

SuperSantiEgo, tiene razón cuando menciona lo descontextualizada que está la "mano invisible" de Adam Smith, todo su pensamiento lo está porque nadie lo lee y nadie tiene interés en revindicarlo seriamente. Desde luego esta "señorita" y el resto de purria anarcocapitalista (ancaps) no tiene nada que ver con Adam Smith y el liberalismo clásico.
Sin embargo dice muy a la ligera y sin demasiada idea:

"Es tan conmovedor como ver a los del Tea Party defender el fanatismo religioso mentando a los Padres Fundadores, que eran una panda de deístas o agnósticos ilustrados que veían toda religión institucional y su intromisión en la vida pública como uno de los peores enemigos de la democracia y la república. "
Los ancapistas, randianos, y "libeggales modernos" SÍ tienen como patronos a gente como Jefferson o Thomas Paine pero además de ellos hay otros Padres Fundadores que era mucho menos heterodoxos en lo religioso y que desde luego estaban lejos de ser ateos; Adams, Hamilton, el propio Washington..., otro tema diferente es la separación Iglesia-Estado.

Anónimo dijo... 17 febrero, 2012 07:26

Muy buen análisis; me recordaste a cómo Stephen King describía a los "Morks" (gentuza con poderes mentales que eran contratados por los malos para destruir el mundo) decía que eran todos sociópatas, unos frustrados que se sentían "como Carrie en el baile de graduación", trabajaban para los malos porque les hacían sentir únicos, especiales (eso y la comida y alojamiento gratis compensaban con creses el hecho de que no les pagaban) y NUNCA SE CANSABAN DE VER "STAR WARS"... Aunque el frikismo más exacerbado no está en los Sheldon Coppers que se creen un ser superior apesar de que en 7 temporadas no mencionara haber publicado un mísero artículo en una revista especializada; no, el "UberFreak" le hace culto a la mediocridad, al cine-colonoscopía, a los libros sórdidos; Glee (a pesar de que es una mierda) lo deja claro cuando habla de "EL show del Horror de Rocky", los verdaderos frikis no son gafapastas vanguardista o artistas intelectualoides marginados por ser superiores; sino fenómenos que se automarginan por no encontrar lugar en el mundo, por no entenderse ellos mismos. No somos Atlas o Apolo, son Efesto, un dios feo y tullido que vive bajo tierra en un taller rodeado de muñecas vivientes de oro y que si se casó con un pivón fue porque es hijo de alguien importante (y además su esposa es una Puta con mayúscula, que lo engaña con todo hijo de vecino).
Perdón si deliré demasiado, es que son casi las cuatro AM aquí

Witchhuntter dijo... 17 febrero, 2012 19:04

En muchas cosas estoy de acuerdo con casi todos los comentarios. Pero si hay una especial, que aunque ya la han comentado no me aguanto las ganas de acotar. Claro que para ser friki debemos tener a nuestro propio Narciso. De hecho una amiga, que estudiaba sicología, me decía que si algo me veia era mi enorme ego, pero que es algo normal entre artistas, profesionales, arquitectos (Satán!!!!), intelectuales y como no, frikis irredentos. Pero que además, una cosa es un rasgo narcisista, otra hacer elogio de ello y además convertirlo en religión talibán, como la sórdida de Rand y otros sórdidos de pro, que hacen que me haga pipi del sustito de pensar en que son ellos precisamente los que controlan el mundo y no Pinky y Cerebro.

Mención aparte lo de Rush, banda que me gusta bastante, y de la cual no habría imaginado sus gustos randistas, y con lo bien que me cae el Neil Pearlt, peaso de baterista.

Vicisitud y Sordidez dijo... 17 febrero, 2012 19:37

Neil es un gigante, por dentera que den ciertas letras (Curiosamente, para mí, la peor no es ninguna de las Randianas, sino ese momento "Net boy/Net girl"). Confieso que, cuando gocé de su concierto en Londres, me alegré de que no tocasen "The Trees" y optasen por cerrar el concierto con "Working Man". Y, lo confieso, ya no puedo cantar el "You can choose from phantom fear/ And kindness that can kill" es esa oda al libre albedrío marca "Si te va mal es porque quieres y ser altruísta es una gilipollez". ¡Y qué versión, sin embargo, tan ACOJONANTE de 'Freewill' tocaron!

plazamoyua dijo... 18 febrero, 2012 00:11

Caramba, interesante, gracias. Nunca había pensado leer nada de Rand. Ni siquiera tenía curiosidad. Pero tras tragarme como el 5 o el 10% de tu mongolada, y ver todo lo que quedaba por debajo, me he convencido de que algo tiene que tener para despertar tales pasiones. Y, una vez vistas tus fobias, creo que le voy a dar una oportunidad. Si piensa lo contrario de lo que piensas tú, y te induce tal vomitona, tiene toda la pinta de merecer la pena.

Lo dicho; gracias.

Anónimo dijo... 18 febrero, 2012 10:33

Tú y Ayn Rand deberian de arder en el infierno por escribir pendejadas y gastar el tiempo de la gente. pudrete

Luis E. Froiz dijo... 18 febrero, 2012 18:21

Magno post, aunque solo sea por su tamaño y la cantidad de referencias que plantea.
La verdad es que no he leído a Rand, y estoy en una posición entre la curiosidad y la pereza porque la cantidad de análisis de su obra que pululan hoy en día (tanto de una postura como de la otra) me han estropeado las propias conclusiones que podría sacar de ella, haciéndome tener prejuicios grandes. Y no obstante, quiero saber qué opino yo.
Al tema: me gustaría decir algo nuevo, pero creo que, con lo que he tardado en comentar, solo me queda sumarme a aquellos que votan por el punto medio, reconociendo las partes en que Rand parece tener razón (y que casualmente son las que beben de otros como Nietzsche, como bien se ha señalado, aunque malinterpretando o reconfigurando a su bola dentro de un contexto que se vuelve peligroso, por el egoísmo que tanto desprestigia su pensamiento). De todos modos, decir algo que alguien me hizo ver para despreciar total y definitivamente las posturas del neoliberalismo, y es que un ser humano individual siempre se verá beneficiado por una sociedad que pretenda el bien común. Y el luchar por la superación individual, no necesita joder al vecino, más bien todo lo contrario.
Por otro lado, ese cierto egoísmo es algo innato al ser humano -y al ser vivo si me apuran-, y por eso esos héroes citados molan lo que molan. Pero molan sobre todo en ficción, y precisamente ese freak medio que adora la ficción de Miller, lo hace catárticamente, pero sin llevar esos postulados a la realidad, donde sí comprendemos la necesidad del compartir y apoyarnos mutuamente. Comentarios como el de Morgan, así lo demuestran. Y lo digo porque no es un colectivo que vea especialmente pasado de rosca en el egoísmo randiano sino todo lo contrario. De hecho, la mayoría de los lectores habituales de ente vlog, probablemente catalogables de freaks, parecemos estar de acuerdo con ese corolario final del post.
Por cierto, decir que los comentarios y su alto nivel, demuestran que esto no es solo divertido cuando se habla de caca y fórmula 1, y que la figura de SuperSantiEgo (de cuyo blog creo que me voy a hacer fan) se ha visto muy justamente reivindicada.
Y una última cosa que sí quiero criticar negativamente del post: Monkey Island es muchísimo mejor que Piratas del Caribe, aunque solo sea por los duelos de espada de la primera entrega.

Dr. Maligno dijo... 22 febrero, 2012 10:39

A mí lo que más me hace gracia es proclamar la razón como guía de esta gente, y resulta que se olvidan de... la ciencia. Este tío... tía no tenía ni idea de como funciona la ciencia moderna, as in desde Galileo.
Imagina que haces un descubrimiento científico, tú sólo con tus recursos, dinero, etc. Si no lo publicas, es decir, das libremente ese nuevo conocimiento al resto de la sociedad, no sirve de nada, porque a todos los efectos no existirá, empezando porque nadie podrá comprobar si es real, si hay errores de método... Es decir, la ciencia individualista NO EXISTE.
Hace poco un matemático ruso probó un importante teorema matemático, y cuando recibió un premio por ello rechazó el dinero. La prensa lo flipaba: cómo se atreve a rechazar el único premio que ellos conciben al esfuerzo, es decir, money. No concebían que el reconocimiento público, y el eterno crédito que el matemático obtiene por haber sido él el que probara el teorema, podía ser suficiente o incluso mejor que cualquier ganancia material, y por tanto temporal.

Dr. Maligno dijo... 22 febrero, 2012 10:49

Y otra cosa. Hace poco me regalaron dos libros: 'Atlas shrugged' y 'La doctrina del shock', de Naomi Klein. La idea era leer ambos libros y confrontar las distintas posiciones que plantean. Empecé a leer 'Atlas', pero no pude ni llegar a la mitad: era demasiado hilarante ver cómo lo que iba leyendo chocaba frontalmente con lo que llevamos viviendo desde 2008. Esta buena mujer se inventa un mundo colectivizado a lo bestia, todos puteados y tal... y mientras el New Deal y la socialdemocracia escandinava rebatían en el mundo real al objetivismo punto por punto.
Después de leer 'La doctrina del shock', que me pareció imprescindible para entender lo que se nos ha venido encima con esta crisis, me quedo de todos modos con que la mejor manera de rebatir a esta panda de garrulos ultraliberales es dándoles a leer otro libro: 'Las uvas de la ira', de Steinbeck. Ahí te cuentan lo que pasa cuando llevas a la práctica los principios del capitalismo laisez-faire. Y basado en historias reales, no como las fumadas de la Ayn Rand.

Anónimo dijo... 22 febrero, 2012 20:26

La persona que ha escrito esto es: o un completo ignorante de Ayn Rand y su filosofia (no hay mas que ver los continuos cliches de su filosofia aqui utilizados) o un resentido profundo de la vida. (ademas de demostrar su poco estilo a la hora de escribir, y su falta de intelecto para profundizar en ciertos temas)

Vicisitud y Sordidez dijo... 22 febrero, 2012 20:50

¡Joer, qué réplica Randiana más cutre! Esperaba que, por lo menos, me obligase a leer ochenta veces sus ensayos hasta que los entendiese. En fin...

Nirkhuz dijo... 23 febrero, 2012 12:15

Me acabo de leer todo el post (y estando en clase ^^'') y solo digo que me ha parecido genial. Felicidades.

Anónimo dijo... 23 febrero, 2012 13:36

Ayn Rand es judía. Lo que convierte automáticamente a todos los que la critican en antisemitas.

Elperejil dijo... 24 febrero, 2012 07:04

Por fin he leído este grandioso post... y lo que me he reído (y aprendido)... enhorabuena. Genial la cita de Paul Krugman...

Mi primer contacto con la señora Rand y sus ideas fue a través de la parodia que hace de ella Thomas Pynchon en "V". Y luego, cuando ya había mucho más sobre la señora y sus peligrosas ideas que, en este país, donde más han calado es a la hora de tomar una rotonda (y se pueden resumir en "tonto el último"), donde tuve una pequeña epifanía fue al ver, muchísmos después de lo aconsejable, "Dirty Dancing". Esta película se redime por tres cosas: su música, su impacto social (todo lo que anime a los jóvenes a ligotear es bueno) y porque el malo (bueno, en estas pelis no hay malo, más bien hay gilipollas...) de la peli lee a Ayn Rand... y ese es el rasgo que el autor usa para retratarlo. Cuando lo vi en esa peli me partí de risa...

Posteriormente, en el Ikea, al ir a pagar en la cafetería, a la chica de delante se le cayó un libro al suelo. Me agaché a recogerlo y, cuando vi que era "La Rebelión se Atlas" lo solté como si quemase, diciendo un sonoro "Hostias". ¿Cómo cojones alguien que toma un plato de albóndigas que vale un euro puede creerse todas la patraña de Rand? En fin... que gran post.

Elperejil dijo... 24 febrero, 2012 07:05

Ot-tia, que me he echo el comentario 100... qué chulo...

Liberal dijo... 24 febrero, 2012 11:10

Los liberales no estamos en contra del Estado. Solamente decimos que el Estado debe estar al servicio de las clases privilegiadas.

Anónimo dijo... 24 febrero, 2012 18:46

Enhorabuena al comentario anterior nunca ántes estuvo el mundo tan cerca de lo que quieres, y qué bien estamos hoy.
Tu artículo me parece divertido y sobre todo muy necesario. Estudié filosofía en Compostela y estaba la cosa bastante en boga por allí entre cierto sector del alumnado, todavía recuerdo una anécdota entre clases en la que un objetivista tras enunciar "si yo soy superior a otra persona tengo derecho a obligarle que acate mi autoridad" sufrió una llave de jiu-jitsu en el cuello de otro alumno mientras le decía- ¿Pero a no es a? a la vez que se estaba poniendo colorado. Es sorprendente la cantidad de unidades de carbono que siguen esa tendencia que nunca han trabajado en su vida y que viven de papá y mamá. Que trabajen coñe..., si pueden porque la habilidad de mandar al garete el negocio familiar que he visto en algunos es realmente sorprendente. "Filosofía" de pocholos e hijos de, que lo tienen todo hecho y no saben lo que es levantarse todos los días a las 5 (de la mañana).

Doctor Zayus dijo... 25 febrero, 2012 19:18

Me quito el sombrero por el artículo, y eso que voy por la mitad.
Como dice "Illuminatus" en un comentario, en "Illuminatus! Trilogy" se hace una parodia de "La rebelión de Atlas" titulada "Telémaco estornudó".

Hay una traducción argentina en internet de la trilogía Illuminatus, y el capítulo con la parodia está aquí:

http://illuminatusenespaolparte2.blogspot.com/p/07-illuminatus-parte-ii-la-manzana_27.html

Por ejemplo:

"Cóctel Molotov, el detective privado, comenzó a buscar al Gran Violador Americano con una sola pista: un plano arquitectónico que se le había caído del bolsillo mientras violaba a Taffy. El método investigativo de Cóctel es clásicamente simple: golpea a todos aquellos que se le cruzan hasta que confiesen o revelen algo que le diera una pista. En el camino se encuentra con un sujeto, del tipo esnob afectado, que desarrolla un parlamento al estilo de William O. Douglas sofocando toda esa brutalidad. Molotov explica, a lo largo de diecisiete páginas, uno de los monólogos más largos que he leído en una novela, que la vida es una batalla entre el Bien y el Mal, y que el mundo moderno está corrompido porque la gente ve las cosas en un espectro rojo-naranja-amarillo-verde-azul-índigo-violeta en vez del definido blanco y negro."

Morti dijo... 26 febrero, 2012 22:18

¡Bravo, bravo, bravo! Hay 108 comentarios que obviamente no me podía parar a leer después de esta épica entrada, por lo que asumo que ya se han dicho todas las cosas que yo podría haber dicho en este momento. Nota "entrañable": cuando vas a ver The Social Network al cine en compañía de estadounidenses es imposible que no se te abran las carnes observando la penetración randianal (pun intended) en esta sociedad. Ay, las cosas que tengo que tragar en este país.

Bizarro con Interrupciones dijo... 28 febrero, 2012 20:44

Tan sólo quería manifestar la inmensa felicidad que me produce la existencia de este blog, y especialmente la de este post, al que vuelvo cada cierto tiempo.

A la altura del de Battiato, pero aún más allá.

Que Viva Tú.

padawan dijo... 12 marzo, 2012 16:27

Llego tardísimo al post (demasiado épico para leerlo en el curro) y a los comentarios.

En "Alcantarillado, luz y electricidad" también hay bastante randismo y filosofía de merendero. La novela es bastante chusca, víctima del molonismo noventero: todos los personajes tienen que ser increíblemente molones y el autor se empeña en convertirlos a todos en Poochies, hasta que aparece ¡¡¡una Ayn Rand robot!!!

Por otro lado, " Bueno, todo héroe campbelliano es puro Rand por ser individualista ¿no?"

Queda muy bien poner "campbelliano", pero es que el héroe tradicional no tiene por que ser individualista, sólo individuo, al fin y al cabo, es un héroe que se sacrifica para restituir un status quo social que se ha desequilibrado, se sacrifica por la sociedad... ¿¿¿¿cómo va a ser eso randiano????

Anónimo dijo... 19 marzo, 2012 20:28

No creo que nadie se haya leido este tostón insufrible. Yo menos.
Lo interesante de Ayn Rand es que les dice a los mejjores que no tienen que ser lameculos de los que les piden apuntes y luego los insultan, los que les piden ayuda y luego los avasallan, los que les piden impuestos y luego mandan a sus hijos a una guerra para que el amigo del político con una industria armamentística en decadencia gane más pasta, etc... esto es lo que Ayn Rand decía y lo que, por más que busco no pareces haber entendido.

Por cierto parece que tienes mucho tiempo libre, y poca calidad literaria, intenta entrenarte o cambiar de oficio.

Vicisitud y Sordidez dijo... 19 marzo, 2012 22:40

Tiene cojones que un fan de Ayn Rand se queje de algo por extenso, insufrible y... ¡Por falta de calidad literaria! Tiene usted mi aplauso, de verdad. Sólo que Gallardón le supera A usted en argumentos de derribo.

Flipao dijo... 24 marzo, 2012 04:06

Hola,

Soy un admirador de Ayn Rand y tras quitarme restos de fetos ensangretados que no son YO y que coartan mi libertad con el palillo de los dientes, me gustaría hacer unas aclaraciones. ¿Pero qué mierda es esta?

Muchas de las cosas que dices o son falsas o están municiosamente tergiversadas lo que me lleva a plantear esta cuestión: ¿para qué matarse a escibir un tochazo señor padre si la mayoría es mentira? ¿Tanto odio tienes a esta mujer? ¿Es necesario repetir incansablemente lo "mediocre" que es tantas veces?

Es que macho, así a vuelapluma... Rand aborrecía a Nietzsche y no tiene nada que ver con él. El altruismo no tiene nada que ver con la solidaridad (¿Por qué es moral servir la felicidad ajena, pero no la tuya propia?) Tampoco va muy bien eso de que le pilló manía al Comunismo porque le quitaron el negocio a su padre, así en plan "mi tesssoro ellos nos lo robaronnnn, malditossshhh". ¿ Si fuera víctima de otra dictadura como lo fué la Nazi dirías lo mismo? ¿La acusarías de resentida, de odiar y huir de una ideología por la que probablemente acabaría en un campo de concentración con un tiro en la nuca por traidora?

Cuando se abandona el respeto por el individuo como te empeñas en que sea así, no tardan en venir otras ideologías que insisten que otras personas saben lo que nos conviene mejor que nosotros mismos. Es un pensamiento que enmascara un odio al que destaca, al que es bueno en algo. Y me temo que no hay medias tintas o es "Yo soy la hostia" o "el lider es la hostia".

La frase de Spock que citas revela ese desprecio al individuo de manera flagrante y cómica. Un asesinato de una persona estaría bien siempre y cuando que se amparase bajo el "bien de la mayoría". Una expropiación de un hogar sería correcto si estuviera promovida por el "bien de la mayoria" (una carretera por ejemplo). La intromisión a la intimidad en el control del aeropuerto es buena, porque oye, es por la seguridad de todos.

Lo de A=A pues casi no merece consideración porque la ley de identidad, la ley de no contradicción, o tercero excluido suponen uno de los mayores hitos del pensamiento humano y que proviene de Aristóteles; y, claro, como después se negó constantemente gracias a Hegel y sus comidas de tarro sobretodo, a quien comprenda Objetivismo sabe que A=A que le gustaba decir a Rand significa "Volvamos a Aristóteles, volvamos a la noción que sólo existe una realidad y que la consciencia importa".

Estos Keynesianos, que no aprenden.

Anónimo dijo... 07 abril, 2012 16:48

Que te hizo la pobre rusa para merecer tanto odio? Esta claro que no tienen por que gustarte, cada uno es libre de tener sus gustos y toda esa mierda, pero este articulo es producto de un egocentrismo absoluto, y de una mente cerrada de la hostia. Esta claro que el libro de Rand tiene muchas cosas cuestionables, como el trato que tiene Hank Rearde con su familia que es bastante nefasto y en algunas ocasiones la diferencia entre los diferentes personajes es demasiado acentuada, como la tremenda estupidez de los llamados saqueadores y los buenos que resultan los no saqueadores que presentan un síndrome de tsundere bastante grande con eso de no dejar de repetir; Lo único que quiero es ganar dinero, los demás no me importan una mierda, y como no esa obsesión de Rand por el sexo te lleva a pensar que nunca obtuvo lo que de verdad deseaba. pero a parte de todas esas cuestiones, tu artículo no es más que un intento de rebajar el mensaje de Rand mediante un humor que es como una patada en las pelotas, queriendo parecer inteligente (Ojo, que puede que lo seas pero que voy a saber yo) y gracioso y recurriendo al insulto más vil. Pero bueno, es culpa mia por comenzar a leer una entrada titulada de esa manera ya que lo único que busca es trollear a los que gustan de Rand y que tus amiguitos de aplaudan y saquen de sus cabezas sombreros imaginarios... Pensandolo bien creo que tienes razón. Me gustó La Rebelión de Atlas entonces no que queda otra que ser un gilipollas integral que no folla y que se cree por encima de todos los demás, un freak de manual que se masturba leyendo a Rand y pensando: DIos! Está tía pone en escrito lo que llevo pensando toda mi vida! No tengo solución! Mejor me voy a leer está página para que me digas lo que tengo que pensar por Rand es una mala escritora, leyendote a ti he comprendido lo que es de verdad escribir bien, me has abierto los ojos, a partir de ahora pensare todo lo que tu quieres que piense y no me atrevere a formarme un pensamiento propio.

Héctor dijo... 08 abril, 2012 04:05

No he leído el resto de comentarios, pero a mi sí que me parece que el videojuego Bioshock le da una hostia en la cara al objetivismo. es decir...fue por el objetivismo que la ciudad de Rapture se fue a tomar por culo. la gente se tomó en serio lo de "YO SOY LA HOSTIA!" y la ciudad, bueno...se inundó por falta de mantenimiento. y después la lucha por los plásmidos, que no solo llevan a Andrew Ryan a la locura, sino que lo llevan a rechazar el propio objetivismo "¿QUE ME VAUIS A QUITAR MI CIUDAD? los cojones. ahora me pongo a prohibir el libre comercio de plásmidos, y aquí el único que los tiene soy yo. que sus jodan". y el final Autentico del juego (y es que el final malo no tiene puto sentido) es que el protagonismo lucha contra el individualismo de, primero Ryan y después de Fonteine y defiende el bien común: decide salvar a las little sisters a costa de no conseguir tanto poder. de hecho, luego ellas le recompensan con regalos por su bondad. de hecho, en esta obra, Atlas no es el individualista oprimido, sino que es el socialista salvador: recoje a los indigentes y les da comida, a las niñas huerfanas y les da un hogar. y la gente le adora por eso.

o sea que...me da igual lo que el programador jefe diga...a mi sí me parece una buena hostia en la cara.

Antonio Jarreta dijo... 10 abril, 2012 01:10

¡Ole, ole! ¡Ya han llegado los randroides extendiendo la Única y Verdadera Palabra con sus espantapájaros y sus ad hominem bajo el brazo! ¡Por fin es Navidad en el Corte Inglés! :D

Anónimo dijo... 10 abril, 2012 15:04

Hace falta ser paleto, y resentido para escribir (y alagar) semejangte articulo.

A todos los que critican estos libros, les recomiendo que los lean y que judgen por si mismos, y que no dejen sus huecas cabezas ser rellenadas por picadillo de otra persona que se corre mentalmente diciendo sandeces de cosas que ni entiende ni entendera.

Es increible. Lo que mas me gusta es lo de "patada en la boca a objetivismo.." lo unico que he leido son los llantos de un niño pataleando en la alfombra quejandose de lo mala malisima que es Ayn R. y lo malo que es el individualismo, sin ningun argumento logico.

en fin, mas de lo mismo.

Por cierto, la frase "A=A" no es de Ayn Rand, es de Aristoteles, palurdo.

Anónimo dijo... 11 abril, 2012 17:29

El autor es evidente que no entiende a Rand (o no quiere entenderlo porque del odio que tiene encima contra esa mujer bien lo corrobora); si lo hiciera por ejemplo, se daría cuenta que cuando ella dice "La existencia existe" o "A=A" por el mero hecho de decir eso está refutando a muchos filósofos contemporáneos más "cool". Jamás lo habría dicho si los filosofos actuales no hacen más que repetir que A no es igual que a, y denota el desastre intelecutal en el que andamos sumidos. Por ejemplo, Sartre negaba la existencia, en una concatenación de contradicciones y tonterías que contrastan con la sencillez intelectual (y por eso causa simpatías) que Rand proponía en su filosófia.

Una buena crítica a estas pajas mentales está en el libro "¿Está usted de broma, sr Feynman?". El famoso científico se chotea de lo lindo (y con indignación) de los filósofos actuales y como pretendían distorsionar al personal con tremendos absurdos conceptuales. Los deja en el lugar que se merecen por alejarse de la realidad y tener una opinión demasiado alta de si mismos y de su pensar.

Y os equivocáis en Bioshock; Levine siempre ha dicho que admiraba mucho a Rand (de hecho en el próximo Bioshock dijo: "Siempre tuve a Ayn Rand en mi oreja mientras escribía, y sus puntos de vista son muy sólidos. De modo que para mí fue un personaje fácil de escribir". En el primer juegop creo recordar que todo se iba al garete por la entrada de místicos y saqueadores a la ciudad.

Elric dijo... 12 abril, 2012 10:07

Sólo felicitarte por este magnífico blog, compañero y por esta maravillosa entrada.

Javi dijo... 14 abril, 2012 14:48

Jajaja!! Ya llegaron los aynrandianos al debate. Al menos son coherentes en su egolatría, lo que les hace graciosísimos. Citan (más o menos) a Aristóteles (decidme, ¿en cuál de sus libros está la susodicha frase?), se creen cultos... y escriben con decenas de faltas de ortografía. Realmente, su pseudo-filosofía infantil, basada en el "soy la hostia, papá y mamá ya me lo dijeron, son los demás niños de la clase los que no saben valorar mi genio", les hace muy fácil objeto de hilaridad.

El post sigue pareciéndome un análisis cultural de primer orden. Muchas gracias al autor, me has dado una herramienta fácil de usar cada vez que doy con uno de estos energúmenos ideológicos.

Flipao dijo... 17 abril, 2012 12:24

Amigo Javi, toda la obra de Aristóteles está basada en el principio de identidad (si no fuera así jamás apoyaría el principio de no contradicción o el principio de tercero excluído).

Y no, la visión del egoísmo que se da en este artículo no tiene nada que ver con lo que Rand dijo. Este artículo es un ejemplo de falacia de hombre de paja. Sería más gracioso que criticase, por ejemplo, como Objetivismo al final de la vida de Rand se cerró en torno al culto a su persona y la falta de crítica. No obstante, eso no significa que las aportaciones suyas sean muy importantes. No conozco un solo psicólogo que opine que tener una autoestima alta no es importante en la vida. Que ningún acto de maldad o sadismo no esté basado en falta de amor propio.

Paco Fox dijo... 17 abril, 2012 12:39

Pero es que una cosa es la autoestima y otra el egoísmo.

Flipao dijo... 17 abril, 2012 13:07

Eso es lo que intenta confundir el artículo. De hecho el psicólogo Nathaniel Branden que fué su principal escudero en Objetivismo, ha trabajado principalmente toda su vida en el campo de la autoestima.

Flipao dijo... 19 abril, 2012 13:55

Pongo un ejemplo con una frase acerca de la película de la Red Social que aparece en el artículo:
“Yo, en realidad soy un marginado por ser superior. Los mediocres a mi alrededor me hunden porque no pueden superar mi brillantez”

En realidad, este sería el testimonio de una persona que se odia a sí misma no es un ejercicio de un gran amor propio. La poca autoestima no sólo se manifiesta inventando una inferioridad, sino que también fabrica una ilusoria superioridad ante los demás para intentar aliviar ese sufrimiento de ser marginado. Decir que Rand apoyaba esto es, sencillamente, falaz. El amor propio que defendía esta filósofa es el mismo que esta frase de Branden "El estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con los demás es una de las características más significativas de una autoestima sana". Pero claro, si lo dice el artículo Rand no sonaría tan malvada y la gente le podría interesar, no vaya a ser. Parece mentira que si Objetivismo "es tan simple" le cueste tanto al autor entenderlo.

No asustan las opiniones sobre Ayn Rand. Asusta la ignorancia en que estas opiniones están fundamentadas.

Anónimo dijo... 07 mayo, 2012 23:19

En efecto, yo personalmente tambien he sido objetivista gran parte de mi vida (56 años)

Basicamente me cambio la vida cuando lo descubri. entendi de una forma racional que es el amor, lo que me llevo a, racionalmente, analizar todos lso problemas derivados de este. Igual con la amistad, trabajo, etc. y a abordarlos de tal forma.
Objetivismo es una filosofia que requiere grandisima atencion, y por supuesto, una detenida lectura de todos los libros de ayn rand (que seguramente, el crador de este articulo de dudosa calidad jamas leera) y un estudio aplicado.
Muchos se quedan por la mitad, y la grandisima mayoria se asusta simplemente al leer cosas como "la virtud del egoismo" para luego vomitar articulos como este.

despues de leer este toston interminable digno de un infante que se queja cuando no entiende el tema de geometria, llego a la misma conclusion de siempre: nunca, en mi vida, he logrado una respuesta que realmente no fuese ad hominem. Les pido demostraciones logicas-morales, epistemologicas, y siempre me salen con las mismas :-(

saludos

Anónimo dijo... 07 mayo, 2012 23:25

se me olvido añadir que, por supuesto, los comentarios son mas de lo mismo:

argumentos ad -hominem.

critican los "randianos" (palabra muy equivocada) por que cometen faltas de ortografia al teclear por ordenador. Por que son egoistas. Por que no aceptan esta clase de criticas. etc. Pero, realmente son estos argumentos validos a la hora de criticar un sistema ?

Vamos a ver, algien de aqui ha leido al menos una vez algun libro de ayn rand de forma detenida y estudiada ? O a Aristoteles ?
Me da a mi que no.
Supongo que la clase de personas que se jactan de este tipo de articulo son la clase de personas cuyo nivel intelectual no puede superar "harry potter" o libros similares

Vicisitud y Sordidez dijo... 08 mayo, 2012 00:11

La respuesta que le doy, in a nutshell, sería comparable a las que di en el post de 'Satán es mi señor':

Este es un blog de HUMOR (lo que no deja de ser una cosa muy seria). Ello implica un tono muy determinado. Un eterno debate en términos filosóficos sobre el objetivismo (movimiento que, por otra parte, no goza del más mínimo prestigio intelectual ni es tenido en cuenta en ninguna facultad de filosofía)llevaría miles de estériles hilos de foros (se lo crea o no, este post ha supuesto muchas visitas a sitios de ese tipo, incluyendo objetivismo.org)

Más aún: he dado links de sitios para quien quiera profundizar en las críticas hacia Rand en esos términos (incluyendo un libertario - ideología absolutamente repulsiva - como David Brin, que critica a Rand desde su campo y con mucha sagacidad).

El artículo, si se molesta en leer el título es sobre "cómo convertir a los freaks en gilipollas" y su idea central es muy sencilla: el Randianismo es, como los cristianos que tiran de filósofos y teólogos, un ropaje intelectual para reacciones MUY viscerales. Ni más ni menos.

Usted mismo se delata cuando critica el ad hominem después de decirme que mi nivel mental no da para Harry Potter: es lo que tienen las sectas. Son violentas e irracionales.

Lo mismo que un arquitectito al que le critiquen a Le Corbusier. ¡Están tocándole al señor que le dice que es la hostia!

In a nutshell: una escritora patética (Penguin se negó a editarla por no cumplir mínimos literarios, y no dude que YO, en mis peores horas ante el teclado, barro del mapa a ese señor...a) y una filósofa de cortaypega sólo reverenciada por aquellos a los que les satisface una pulsión más primaria de lo que les gustaría admitir.

Milgrom dijo... 08 mayo, 2012 11:21

Supongo que los fans ya lo sabréis pero el nuevo single y el vídeo de Rush es de lo más randiano que han hecho en tiempo, tanto en la estética como en la cantidad de veces que Geddy repite I.

http://www.youtube.com/watch?v=ZcFGrWjOX0E

Dr. Garcipovich dijo... 08 mayo, 2012 16:55

Estos randianos y randianas son peores que la inquisición che... y yo que pensaba que la mitomanía colectiva era imposible...

 
Subir