junio 2014

'Videofobia' tiene dos orígenes. El primero ya lo explicamos en el audio comentario del episodio piloto que podéis ver si tenéis mucho tiempo libre aquí. El segundo surgió de la escritura de un artículo para este blog. En 2009 decidí hablar de 'Rayos X' una de las poquísimas películas de miedo de la Cannon. Por aquella época estaba preparando un libro del tema que nunca me animé a escribir... precisamente para dedicarme a Videofobia y Cine Basura. Y me tragué toda la filmografía de la compañía. Pero cuando llegué a esta película me quedé tan impresionado como cuando recientemente le eché un vistazo a The Visitor. Así que tenía que compartirla con el mundo. Pero la escritura de la reseña se me hizo muy cuesta arriba. No podía expresar con palabras la locura de ciertas escenas. Tenía que acompañarla con clips. Entonces me di cuenta de que, para eso, lo mejor era directamente hacer video reseñas. Y así nació Videofobia.

Los Videofobia Z que publicamos entre capítulos largos los elegimos en una tarde sin ningún tipo de planificación y según lo que se nos viene a la cabeza. Entonces, recordé esta maravillosa escena de la putrícula en cuestión. Viru la conocía y en una toma improvisamos el comentario. Aquí lo tenéis:

¡¡¡¡Andeváaaaaaaaaaaaas!!!


Era muy difícil superar un sábado caracterizado por un inverosímil momento de “Felipe, nobody is faster than you” en esa primera fila copada por los Williams. Eso, por no dejar de aplaudir la ¡doble! cagada del Mierda en la Q3, saliéndose de pista en su primer intento (1x2) y logrando un psicodramático trompo al segundo (3x2) para terminar saliendo noveno. Es lo que tiene el NO hacer bien ninguna vuelta para que tu compañero no pueda copiarte la telemetría: al final, tú tampoco aprendes a tomar las curvas. Y al jefe de Mercedes se le van hinchando sutilmente. Eso sí, igual en un par de carreras sus testículos ya serían objeto de estudio por parte de Neil DeGrasse Tyson.

Al final, la aburrida carrera no cumplió ninguna de sus promesas: el Mierda se colocó cuarto con comodidad en la primera vuelta, sin endiñarse con nadie, mientras los Williams demostraron ser un equipo mentalmente acabado que se preocupaba, más que nada de que el botijo rojo de Alonso no les adelantase. Un estratega con tres neuronas hubiese adelantado las paradas y logrado un doblete, pero tantos años luchando por entrar en los puntos le han cambiado la mentalidad al equipo. O lo que es lo mismo tantos años tocándose los cojones, les ha terminado por cambiar su ADN, aunque creo que Neil me dijo que las mutaciones en los espermatozoides no funcionaban así. Eso sí, 10 puntos por estrategia de mierda, lo mismo que Red Bull por todos sus cristos con Vettel y su "botón de aceleración gallego: ahora funciono, ahora no... ¿funcionaré de nuevo? depende....". Den por incluido, por cierto, en los 10 puntos de Williams toda la conspiranoia del "Mercedes te ha sacado del arroyo y aún no has pagado todas las facturas de los motores, así que más os vale demostrarnos que sois a las flechas plateadas lo que Toro Rosso a Red Bull".

Pero nadie puede quitarle la JLORIA VENDITA a Sauber en esta carrera: lo del pit de Gutiérrez fue un regalo para la vista que vale 10 puntos más 1 por el DT y otros 2 por la sanción para Silverstone, pero... ¿Tiene precio que le digan por radio a Sutil "¡Para el coche, que tienes un problema con el neumátics!" para que Tootsie lo pare y, poco después, oiga "Ay, no, puedes volver a pista. El mensaje era para Esteban. Perdón". Todavía siguen flagelándose por ello. Pero nosotros le regalamos 15 puntazos por el despropósito y 10 del team of the race.

Respecto a los pilotos, nadie superó la épica del Mierda el sábado: ni Vettel con su pérdida de alerón delantero, ni Kvyat con su destrozo de suspensión, ni Alonso mordiéndose la lengua para no decir barbaridades en horario infantil, ni Raicoñen insultando a su ingeniero por radio llegan al nivel del pit del ridículo del Mierda en la Q3.

Como siempre, aquí tienen un análisis en mayor profundidad - entendiendo "profundidad" como "pozo de inmundicia" - en ‘El yate de Flavio’:



Para entender la puntuación de cada carrera la liga, no dejen de seguir en directo, durante las carreras - y, si son unos insensatos, el resto de los días - el perfil de Twitter de esta su liga sórdida (a la izquierda de la página lo tienen):




Con en el TL - y con el hashtag - #LSF1xx (siendo xx la carrera que toque) verán las puntuaciones.

Puntos para los pilotos en el GP de Austria aquí.

Puntos para las escuderías en el GP de Austria aquí.

Clasificación general de la Liga Sórdida aquí.

Por favor, no duden en exigir puntos corruptamente en los comentarios de este post. Puede que, sobre Barcénico mediante, les hagamos hasta caso.

“Terminar” es un concepto muy importante en la vida de todo freak, porque muchos tenemos rasgos obsesivo-compulsivos. ¿Cómo se explica si no que una persona se embarque en coleccionar e incluso (¡TREMENDO!) leer los tebeos de La Patrulla X y todos (pero todos) sus spin offs? No digo que el fandom en general sea tipo Sheldon Cooper y tenga que dar siempre tres golpes al llamar a una puerta.

Por supuesto que no. Pero que nadie me niegue el derecho de comprobar dos veces si llevo la cremallera abierta todas las mañanas.

Porque, como ya dije la primera vez que hablé de ‘Las Crónicas de Thomas Covenant el Incrédulo Hijoputa Quejica Pesao’, las películas, sagas literarias o colección de pelotillas de ombligo son como las pajas: cuando haces pop, ya no hay stop.

Como este blog es viejo, en la anterior ocasión dejé el tema de esta bazofia justo cuando había empezado con el primer libro de las que serían ‘Las Por Fin Joder Ya Últimas Crónicas de Thomas Covenant El Anormal’. Han pasado unos años y ya se ha acabado la tetralogía.

Sí: cuatro libritos en siete años. A ver si aprende el obeso terminal de Martin y hace los deberes de una vez. Porque Steven R. Donaldson (¿qué cojones le pasa a los autores de fantasía con la puta ‘R’ en medio?) ha demostrado que se pude hacer. Se puede hacer mal, eso sí. Pero también son un desastre ‘Festín de Cuervos’ y ‘Danza de Dragones’. Las sagas de fantasía ya son como echar un polvo con la jefa para medrar en la empresa: Lo único que importa una vez empiezas es acabar como sea y punto.

¿Qué ha pasado en estos tres libros tras el pasado post? ¿A alguien le interesa? Aunque a nadie le importe, yo no puedo dejar un viejo post inconcluso. Porque ya he dejado claro que soy compulsivo. Así que os lo resumo: mucho sufrimiento. Con deciros que dejé el tercero a la mitad para leer ‘Danza de Dragones’ antes de retomarlo al cabo de unos meses ya os lo estoy contando todo. Es como dejar de rasparte la retina para tomarte unas vacaciones sacándote los pelos del escroto con pinzas.
Las pajas no te dejan ciego: Stephen R. Donaldson SÍ.
La clave de ‘Las Últimas Crónicas de Mierda de Thomas Coventant en las que Thomas Covenant Sólo Sale en los Dos Últimos Libros’ es que por cada acción siempre hay cincuenta páginas de remordimientos. Es como literatura bulímica: a cada paso que se da, luego hay que explicar de las miles de maneras en las que se sienten mal los personajes. El concepto de ‘culpa’ es el tema principal unido al de ‘honor’. Pero ya he explicado en el blog lo idiota de esa palabra, así que no hace falta extenderse tanto como el propio Donaldson, que tampoco llega a ninguna conclusión.

Por otra parte, me siento como el usual veterano de guerra en las pelis malas de Viet Nam cuando escucho a los amigos hablar del final de la cuarta temporada de Juego de Tronos. “¿Deus Ex Machina? ¡Vosotros no sabéis lo que es un Deus Ex Machina!”. Me veo como Nick Nolte en ‘Tropic Thunder’: he estado en una guerra falsa y he vivido para contarlo. Todo el último libro de la decalogía es como el catálogo de Ikea sección ‘Eventos que te sacas del culo, a pesar de haber tenido tres libros para establecerlos’.

¿Pero de qué va este maravilloso conglomerado de 4000 páginas? Ahí vamos: Linden, la protagonista de la anterior saga y ex de Coventant, no por divorcio, sino porque su novio se convirtió en un dios, cuida en nuestro mundo de la (a su vez) ex mujer del Coventant porque… supongo que es una santa hembra. Además, tiene un hijo autista adoptado. Sólo le falta dirigir un santuario de gatitos cojos para ser elevada a los altares. Un mal día, por obra de Sauron… quizir… El Amo Execrable (sutileza), que ha raptado a su hijo, vuelve a The Land y se pasa un buen puñado de semanas sin cambiarse la ropa. El importante tema de la olor no se trata en ningún momento, a pesar de que la palabra ‘unclean’ en un sentido metafórico se usa aproximadamente mil quinientas setenta y nueve veces en los libros.

The Land está asolada por portales que te hacen viajar en el tiempo. Esto, que como todos sabemos mejora cualquier ficción y posiblemente haría lo mismo con mi vida sexual, hizo que el primer libro me engañara pensando que la cosa iba a ir bien. Pero no. Para el segundo, aparece Thomas Coventant que resulta al final ser su hijo disfrazado. Por supuesto, del chaval no sabemos casi nada a pesar de tener otras dos trilogías a las espaldas. Y tampoco pasa mucho más, excepto que la protagonista, como suele ser ya habitual en ella, toma con el objetivo de salvar a su hijo raptado una decisión similar a Del Bosque manteniendo a Casillas: resucitar a Thomas Covenant y, con ello, y porque a Donaldson le sale del orto, despertar a un gusano gigante (en serio) que devorará el mundo. O sea: que para rescatar a un niño autista adoptado se dedica a poner en peligro toda la creación. ¡Señoras y señores: nuestra heroína!

Del tercer libro no recuerdo nada. Pero nada de nada. Es todo una nebulosa de docenas de personajes, entre los cuales hay una tribu básicamente de indios que se llaman Los Ramen y que, por consiguiente, me daban hambre cada vez que hablaban de ellos. Por lo que pone la wikipedia, se enfrentaban contra un bicho gigantesco hecho de dolor y culpa (todo muy católico) que, por algún motivo, nadie había nombrado en las otras trilogías. Al final, Covenant, que convenientemente no se acuerda de nada a pesar de haber sido un dios durante unos milenios (porque el tiempo pasa más lento en The Land que en nuestro mundo, con la posible excepción de Soria), elimina a su ex, que es la que causa los portales para viajar temporalmente, matando toda posibilidad de que el último libro me entretuviera.

Dicho último volumen ya es la traca. Se desarrolla todo durante la noche porque el gusano de Dune se come las estrellas que en realidad son las almas de los elfos de estas novelas y esta frase no está influida por el uso de peyote. El niño autista supera su enfermedad porque, no sé, sus cojones, y se dedica, I shit you not, a crear con piedras puertas interdimensionales porque era muy bueno con los legos en nuestro mundo.  Se supone que el gusano es imparable. Se supone que el Amo Execrable es imparable. Se supone que cierto elfo malvado que controla al bicho de dolor y culpa es imparable. Se supone que que me estaba leyendo un libro. Yo qué sé. Sólo sé que grabé esto para compartir con el mundo mi reacción al leer la última página:

Al final, os juro que no comprendí cómo acababan con todas las amenazas. Se lo ventilan en apenas un capítulos un poco porque sí. Los butreques en la trama son tan grandes que ni con el tapón de alberca de la isla de ‘Perdidos’ multiplicado por diez podrían cubrirse todos.

‘Las Gracias a Dios Últimas Crónicas de Thomas Covenant el Ex Dios Olvidadizo’ es lo que la alta crítica describe como ‘una experiencia cercana a una lavativa… una lavativa de cinco horas’. ¿Por qué, entonces, he seguido leyéndolas? ¿Qué me ha impulsado a perder decenas de horas de mi vida en ello y hacer este extraño post? Pues el hecho de que, en realidad, no he perdido el tiempo. Esta experiencia me ha hecho más duro. Chavales: en una era en la que los fanboys le dan la espalda a una saga en cuanto mete la pata en la tercera película… en un tiempo en que a la cuarta temporada todo ha ‘saltado el tiburón’ o es ‘worst episode ever’... en este tiempo oscuro, guerreros imbéciles como yo quedamos pocos. ¿Queréis saber lo que es dedicación a una narración estúpida, ciega, gilipollas y de derechas? ¡Yo os demostraré lo que es dedicación a una narración estúpida, ciega, gilipollas y de derechas! Oh, wait… ya lo he hecho.

Aquí Paco Fox: Lo bueno de tener un colaborador de otro país es que nos puede descubrir delicias que desconocemos en Esppppaña, pero que son leyendas sórdidas allende los mares. Hoy, Marlow nos habla de un actor del que pocos conocerán su extrema sordidez. Pero extrema. 

Oh, sí:

Begbie contra Shakespeare

Un sueño para algunos ninguno... ¡UNA PESADILLA PARA OTROS TODOS!

Nicol Williamson (Nick para sus amigos victimas que en algún momento han sido capaces de hablar con él y sobrevivir a la experiencia) es muy querido entre los frikis de todo el mundo por haber encarnado Merlín – el mago más entretenidamente demente de la historia del cine, (ni nuestro paisano escocés perturbado Sylvester McCoy es capaz de hacerle sombra con su alucinogénico Radagast)  - en la inmensa peli “Sexcalibur” del muy, pero muy, pero muy sórdido ídolo de ente vlog, John (Excali)Boorman.

Boorman le fichó porque había sido amante de Helen Mirren cinco años antes. (Espera: ¿un escocés demente y feo se folló a la joven Helen Mirren? ¡Hay esperanza para un servidor!) Pero, desde entonces, se rumoreaba que no se soportaban, y el director de “Zardoz” quería que saltarían chispas en las escenas entre los dos en sus enfrentamientos en la pantalla.
Nicol con su ex amante Helen Mirren (lucky bastard) "Mi picha es mas larga que la vara de Gandalf."
Lo que pocos españoles saben es que Nicol Williamson era también, sin duda alguna, el actor más temido de la historia del mundo. ¿Por qué? Porque era un psicópata ultra-violento, alcohólico y misógino de la clase obrera de Glasgow que medía 190 centímetros y que se dedicó a trabajar en el teatro Londinense y de Broadway precisamente para “aterrorizar a las mariquitas que poblaron sus escenarios…y follar a las zorras guapas, frígidas y frustradas” que eran sus compañeras de profesión, en palabras del propio y encantador Sr Williamson.

Su reinado de terror empezó mal, sin embargo, como adolescente de reparto fijo del teatro de la horrendamente fea ciudad escocesa de Dundee (dicho teatro también dio al mundo Iain Glen, el que hace de Ser Jorah Mormont - consejero, guardaespaldas y pagafantas de la Khaleesi en “Juego de Tronos” - y Brian Cox, que no solo tiene apellido que significa “pollas,” pero que sale en todas las pelis rodadas en los últimos 20 años). El problema de Dundee desde el punto de visto de Nicol es que sus actrices eran tan horrendamente feas como sus obras maestras arquitectónicas satánicas que siguen provocando sueños húmedos en nuestro ilustre fundador, Ser  Vicisitud y Sordidez, cada vez que va de vacaciones a Escocia.
Joven Nicol con las mozas mas hermosas de Dundee: "Tengo que irme a Inglaterra"
No tuvo más remedio que ir al West End de Londres, donde la mera mención de su nombre sigue provocando sueños húmedos pesadillas meacamas y pudrecolchones entre los actores, directores y críticos años después de su muerte.

Había actores a los que les gustaba beber mucho alcohol, como Richard Burton; había actores a los que les gustaba luchar - pero siempre con espadas y únicamente de forma bien coreografiada sobre el escenario - como Christopher Plummer; y había un montón de actores a los que les gustaba hacer el amor - casi siempre con otros actores varones – desde fuera del armario, como el adorable y excéntrico Sir John Gielgud, o desde dentro, como el detestable Sir Laurence Olivier.

El joven, pero, aun así, feo (cara de hacha y pelo que parece rizos púbicos pelirrojos largos) Williamson fue un fenómeno nuevo: según una joven y atractiva actriz que trabajó con el:
Nicol con 22 años, de verdad
" Nick no tiene más aficiones que - en esta orden-  beber MUCHO, pelearse con TODO hombre vivo, y follar a TODAS las mujeres que puede. Dios mío ¡es fabuloso!
¡Pubes!Por los pelos.
En contraste con los clásicos aristocráticos (y amanerados) actores de la vieja guardia, Williamson presumía que su Hamlet, “es tan masculino que mis bolas de acero escocés chocan como el trueno sobre las tablas."

Cuando un viejo amigo de Glasgow le dijo que las calzas Shakesperianas eran unas prendas “muy de maricones”, Nicol anunció con orgullo que dejarían ver a todas sus compañeras y a las munheres del público que “mi picha es tan enorme que tengo que atarla a mi pierna con una correa.”
Nicol como Hamlet con su ex amante Marianne Faithfull: "Mi chocolatina Mars Bar es mucha más larga que la de Mick Jagger."
Preguntado por un periodista por qué sus compañeros varones le tenían tanto miedo, Nick dijo:

Me temen porque soy tan macho. Sé que soy muy masculino, demasiado masculino para ellos.

Lo que no contó era toda la verdad: que solía dar puñetazos brutales a cualquier actor que no le gustaba, que eran casi todos los cómicos de entonces.

Sir Laurence Olivier dijo en privado que Williamson era el hombre más terrorífico del universo cuando le preguntaron por qué no hacia ningún intento de recuperar su joven mujer barba, la MUY, MUY, MUY, MUY, sórdida Sarah Miles cuando se hizo amante de Nicol.
"Cup of pee, love?" Nicol descubre que Sarah Miles bebe su propia orina para mantenerse joven (sic) y guapa (sic)
Lo más raro es que Williamson también ganó una reputación como actor magnifico: según el premio Nobel de la Literatura, Samuel Beckett, Nicol era sencillamente un “genio”.

Para el dramaturgo (sobrevalorado) inglés John Osborne, era “el mejor actor del mundo desde Marlon Brando”.

El hecho que Osborne era otro psicópata sádico, homofóbico y misógino será pura casualidad. ¿Cómo de sádico y misógino? Cuando su quinta esposa, la actriz Jill Bennett, se suicidó a causa de su crueldad, dijo sobre su funeral:

Era la mujer más maligna que he conocido.  Su voz era como un cachorro con la boca llena de papel higiénico. “Adolf” [su apodo para ella] nunca compró una pastilla de jabón en todo el tiempo que vivió conmigo. Su frigidez era casi total. Ella estaba a gusto sólo en compañía de maricones, a quienes ella también despreciaba, pero cuyo narcisismo rivalizaba con el suyo. Mi único remordimiento es que decidí no escupir en su ataúd abierto.
Voy a ayudar a mi amigo John con la eulogia.
Solo es cuestión de tiempo un concept álbum de Roger Waters en homenaje a Osborne.
Material fecal + la peluca de pelos púbicos de Nicol - su talento  = John Osborne
Sin embrago, otros expertos juzgaron a Williamson mas severamente. El escritor y director escocés John McGrath dijo: “Lo que pasa con Nick es que realmente le gusta la selva porque ahí es donde él vive.”

El humorista Jonathan Miller una vez opinó, tras una cena desastrosa con Williamson que : ''Disfruto mucho estando cerca de monstruos sagrados, pero preferiblemente cuando estén encerrados dentro de sus jaulas en los parques zoológicos.''
Nick con 31 años. Al menos no era mas feo con el paso de los años.
Quizás la crítica más común de Williamson era que, aunque muy carismático sobre el escenario, no era buen actor. Y, parece mentira, pero él estaba de acuerdo: "No puedo actuar, porque soy JODIDAMENTE REAL.''

El antes mencionado Gielgud, famoso por su honestidad y picardía, dijo una vez a John Osborne: “No aguanto a Williamson. Es el actor menos atractivo que he visto en muy vida y no tiene nada de talento. Es especialmente malo en su nuevo papel escrito a su medida por su insoportable amigo – aquel dramaturgo inútil que solo escribe bodrios aburridos.” Por entonces, Williamson era el protagonista de la nueva obra de Osborne.

Lo penoso es que Williamson, cuando quería, podía ser muy bueno, véase su papel de Little John en la joya de Richard Lester, “Robin y Marian” o su brillante grabación en audio de “The Hobbit”:

Pero el teatro en directo fue su elemento natural – solo allí podía “interactuar” (es decir, atacar) a sus compañeros siete noches a la semana. Y, después de haber torturado los ingleses, decidió que era hora de conquistar a los Estados Unidos.

Su debut en territorio yanqui no pudo haber salido mejor desde la perspectiva de Nicol. En la fiesta tras el estreno de su obra en Filadelfia, le dio un puñetazo en la cara al hombre más poderoso del teatro estadounidense, el productor de Broadway David Merrick. La leche fue tal que dejó a Merrick inconsciente y desangrándose entre unos cubos de basura.
El encanto de Nicol impresiona a los actores, críticos y productores.
En muchas ocasiones en Broadway golpeó a otros actores en frente del público al bajar el telón por “comportarse como nenazas durante mis aplausos.” También le rompió la nariz a un compañero con un cabezazo por oír mal la frase teatral “It’s a wrap” (el show ha terminado) y creer que había dicho “It’s crap” (es una mierda).
¿Quien se atreve a comportarse como un maricón?
Solía gritar direcciones a los demás miembros del reparto DURANTE las actuaciones. Al descubrir que muchos actores norteamericanos eran algo más combativos que los sensibles ingleses, nuestro Nicol empezó a practicar halterofilia para garantizar que, “sería tres veces más fuerte que cualquier otro actor en una pelea.

El clímax de su carrera sobre las tablas fue la obra “I Hate Hamlet” en 1991. El joven creador, Paul Ruddick, se reunió en un restaurante de Nueva York con Nicol antes de empezar los ensayos para averiguar si estaba en condiciones, a sus 52 años, de afrontar una larga gira por todos los EE.UU. En particular, le preocupaba su reputación como alcohólico sexista y violento.

Williamson le contestó:

"Querido amigo , sé que has oído chismes , pero no debes cree ni una sola palabra. Estoy en la mejor forma de mi vida. Llevo meses sin pegar a nadie. Y yo no he bebido nada de alcohol desde hace más de un año."

Según Ruddick, “Decidí creerlo, a pesar de una rápida mirada hacia n la mesa, donde vi una copa de coñac, una botella de vino y una jarra (de dos litros) de cerveza, todo lo cual había sido vaciada recientemente por Nicol.

Al salir del restaurante Nicol le invitó a su apartamento, donde insistió en auto-acompañarse sobre un órgano Hohner y cantar todo un Song Cycle que había compuesto, basado en su divorcio. Cada canción consistía en gritar insultos obscenos sobre su ex esposa y todas las demás mujeres de su familia.

Solo es cuestión de tiempo un concept álbum de Roger Waters que recupera estas (des)composiciones de Williamson.
Estreno mundial del "Song Cycle" de Nicol en una actuación exclusiva para su esposa.
Después de la primera semana de actuaciones, que casi llevó a Ruddick, el resto del reparto (jóvenes promesas como Evan Handler – ahora conocido como el bajito calvo sadomasoquista en “Californicacion” - todos traumatizados por las amenazas constantes de Williamson) y la directora del teatro (víctima de su campaña de acoso sexual) al manicomio, el dramaturgo no pudo más con su locura, y decidió faltar una noche de su propia obra para cenar con unos colegas.

La cena iba muy bien, y Ruddick casi pensaba que podría volver el día siguiente con las pilas recargadas, hasta que un amigo llegó corriendo a su mesa, exclamando: "¡Oh, Dios mío! ¿Sabes algo de su estado? ¿Está seriamente herido?  ¿Está bien? "

"¿Quién? ¿De qué estás hablando?" preguntó Ruddick.

"¡Esta noche en tu obra de teatro! ¡Nicol Williamson ha apuñalado a Evan Handler!"

Durante una escena de esgrima, Nicol realmente había atacado con su espada a su co-estrella. El pequeñito y pacifico  Handler, muy sabiamente, había abandonado el escenario, la actuación, y la obra. (El milagro es que no abandonara la profesión.) Su suplente había terminado – temblando - el show de aquella noche.
Escocia no juega partidos amistosos. No sabes con quien te has metido, Evan.
En absoluto arrepentido, Nicol se defendió en una conversación con Ruddick: “Toda la culpa es tuya. Sabias ls que iba a pasar cuando me contrataste.”

Ruddick tuvo una idea: vio que en una pequeña mesa fuera del camerino de Nicol había una botella que contenía su medicación de la presión arterial. Planificó la sustitución de sus pastillas por el arsénico o veneno para ratas. Pero al último momento, abandonó su plan de asesinato por tener que quizás “nada podría matar aquel viejo lunático escoces y su venganza seria satánicamente cruel.”

Curiosamente, la frase equivalente del “Viejo Nick” en el dialecto escocés es un apodo para el mismísimo Diablo.

Hacia el final de su vida, accedió a una entrevista para un periódico escoces, su primera en casi 40 años desde que salió del país. Acudió a la cita (en Londres) acompañado por su hijo, su guardaespaldas, su joven novia rubia, y su represéntate. Según el periodista, todos ellos miraban Williamson MUY nerviosamente “como un nido de conejos hipnotizados por una serpiente. Nunca he visto a cuatro personas con lenguaje corporal colectiva TAN nervioso.”
Hasta mi bigotón es mas dura que la polla de David Bowie.
Pero Nick tuvo su lado bueno, también. Preguntado si no le apetecería volver a su país natal una sola vez antes de morir, el jran Nicol contestó de forma serena: “Por supuesto que no. Odio a Escocia – la gente bebe demasiado y es muy agresiva.”

¿Cinismo, delirio o madurez? La respuesta está clara: ONVRÍA.

Que un bodorrio triunfe no tiene ningún mérito: es el espectáculo drag queen definitivo en el que tanto gayers como heteros pueden sacar lo más demencial de ellos mismos a la luz pública (un concierto de Raphael estaría en segundo lugar, eso sí). Sin embargo, una coronación… eso ya requiere ser un país mentalmente tocado - como, por ejemplo, Inglaterra - para lograr un éxito crossover independientemente de la opción sexual de cada uno. Porque, aunque parezca mentira, existen personas a las que no les hace ilusión que unos cuantos señores vestidos de cuero y con bigotón le alcen en brazos proclamándole la reina de las fiestas.



EsP-P-Paña es uno de esos sitios en los que las ceremonias del “yo molo más que tú, lacayo” no terminan de triunfar/funcionar. Por ejemplo, absolver a un corrupto nos llena de felicidad, porque tal acto te promete un futuro en el que tú también podrás mangar saliéndote con la tuya. Sin embargo, una coronación en la que no puedes cortarle la corbata al príncipe o coger un micrófono, to tajao, para marcarte tu momento Hugh Grant en el que decir que todos os pinchabais a la Letizia pues… como que no interesa mucho más que echarte la siesta viendo imágenes de rinocerontes copulando.

Por ese motivo sentimos que es nuestra RESPONSABILIDAD como buenos esP-P-Pañoles republicanos pero que tienen un compromiso con la monarquía (Gracias Patxi López, ya has logrado que se diseñe una falacia lógica con tu nombre) el hacer de esta coronación la fiesta multitudinaria que toda EsP-P-Paña merece. Humildemente, vamos a proponer una selección musical que amenice el evento y - lo más importante - que una las mil y una sensibilidades de este sórdido país. Olvídense de chorradas gayer para boda tipo ‘Dancing Queen’. Hoy, vamos a favorecer la acción. Tú lo sabías, yo lo sabía, Paul McCartney lo sabía que estas canciones tendrán un lugar del 14 al 1. Con todos ustedes, los catorce temas musicales para la coronación del Principote:


14. Rush - Bastille Day




Antes de que las enseñanzas de Ayn Rand hiciesen que este nuestro grupo derechista favorito criticase a la chusma revolucionaria en un maravilloso temazo repugnante como ‘The Trees’, Rush tuvieron tiempo de grabar esta enérgica crónica de los guillotinamientos franceses. Y sigue ciclándonos hoy igual que ayer. Una coronación que no se haga a la sombra de la guillotina ni es coronación ni es .

13. Punkarrada esP-P-Pañola diversa:


Los muertos de Cristo - Dios Salve al Rey




El punk, si se hace así, sí. Basta de mullets sin erotismo y peinados a lo Otegui sin cardar (gentuza como Muguruza and friends, os estamos mirando): la cura contra lo peor del rock radikal vasco pasaba por… sí, ser de Utrera y vestirse de novia en directo para acercar el mensaje al público. Porque TODO tiene que ser reconvertido a bodorrio para vencer y convencer.

La Polla Records - Envidia Cochina



Dos señoras de Leganés comentaban, después de que el alcalde socialista - de los que confunden el progresismo con la chabacanería y la desvergüenza - hubiese inaugurado la mítica ‘Calle de AC/DC’, “¿Qué será lo próximo? ¿Decirle a tu vecina que vives en la calle la Polla Records?". Sólo por eso la mítica banda punk merece su lugar en esta lista. Por eso y por dejar claro una cosa a ciertas hordas antimonárquicas: en este país nadie se caga en la monarquía o en los corruptos por una cuestión de equidad social, sino por pura envidia. Y es que un mamoneo en una diputación provincial está mucho más al alcance de la mano que un braguetazo con Leonor.

Mamá Ladilla - Sucedió en Beckelar




Como le gusta definirse a esta banda “somos punk progresivo, por mucho que te duela ver las dos palabras juntas en la misma frase”. Así se gana nuestro aplauso, pero tampoco es de desdeñar el recuperar una tradición tan centenaria como la del romance de ciego. Sólo por ello, el propio príncipe debería aplaudir esta épica de ser sodomizado por un perroflauta.

12. Albert Pla - Carta al rey Melchor




Vaya por delante que, musicalmente, nos agrada más bien poco este señor. Y tiene una tendencia importante a decir soplapolleces del quince el 95% de las veces que abre la boca. Pero credit where is due: este tema es ideal para prometer lo que a todos los horteras del mundo realmente les gusta: una boda futura. Y lo que es más, plantearle a Felipito cómo lidiar con los futuros arribistas que tendrá Leonor, bien próxima ya a su primera menstruación. El tema de Pla, con su “Yo por amor soy capaz de mandar a la mierda mis firmes principios de republicano/ cambio de camisa y rindo pleitesía a la monarquía / que viva el amor que me convirtió en su esbirro majestad / sólo pensar que quisierais ser mi suegro majestad / yo ya le adoro yo le adulo y hasta le beso el culo“ nos da la esperanza de que Felipito apueste antes por el arribismo filofarlopero de Marichalar antes que por la corrupción sin gracia de Urdangarín.

Es el deseo, creo, de todos los EsP-P-Pañoles.

Majestad.

11. The Stone Roses - Elizabeth My Dear




“Tear me apart and boil my bones/ I’ll not rest till She's lost Her throne / My aim is true / My message is clear / It's curtains for you / Elizabeth my dear”. La sublime melodía folk de ’Scarborough Fair’ deja un mensaje clarinete en menos de un minuto, que no es otro que es necesario que te odie lo más cool de tu país para poder fardar de haber modernizado la sociedad. Porque punkarras como Ska-P y su ‘Simpático holgazán’ o la trillada - aunque justa y necesaria - reivindicación de ‘La república’ de Reincidentes  siempre harán que se diga “estos desharrapados malolientes otra vez en contra de la gente de bien” tanto desde el ABC como desde el Rock DeLux.

Sin embargo, cuando lo más cool del sonido Madchester se te pone a parir ¡entonces es que el país demostrará haber entendido la democracia! (es lo que tiene siglos de parlamentarismo en Inglaterra frente a la joven democracia española, cuyo único referente son los partidos de fútbol y el defender a tu equipo pase lo que pase, linchando al árbitro en el proceso). Es necesario que la gente moderna (y guapa en cualquier caso menos en el de los Stone Roses) se cague en la monarquía para que hasta Arturo Fernández se apunte a sus conciertos.

10. Pink Floyd - Sheep




En ente vlog no somos fans, somos TALIBANES del señor Rogelio Inodoros. Pink Floyd sólo era un grupo rollete a la espera de que Rogelio lo emponzoñase con todo su detritus mental. Y eso ocurrió al 100% en el disco ‘Animals’. Sabemos que sería más apropiado el utilizar cualquier tema de su celebración jovial y festiva del terror en la Revolución Francesa - su ópera ‘Ça ira!’ - pero esta forma de insultar a toda la humanidad como las putas ovejas que son, siguiendo al monarca/político/presentador de Luar de turno destila una bilis tan maravillosa que no podemos resistirnos. Porque hay que empujar a la intelectualidad hacia la sordidez homicida. Basta de drogas recreativas, ahora toca pasarlo mal, y ningún gurú mejor en este viaje que Rogelio.

9. Bow Wow Wow - Louis Quatorze




Este grupo, famoso por su ‘I Want Candy’ tenía temas mucho mejores como el que nos ocupa. En este caso, la canción es una forma maravillosa de esgrimir la “razón de estado” (lo que viene haciendo ese periódico ultraderechista llamado ‘El País’ dando tribuna al primer retrasado que redacte panfletos monárquicos: poneos a la cola con vuestro texto, seguro que conseguiréis que os paguen algo, los requisitos de redacción no son muy estrictos). Y esta razón de estado no es otra que el violar a una María Antonieta de catorce años. “Oh I love it when he says so seriously / With his gun in my back, "Honey, close your eyes and think of England”. Es una buena forma de ir educando a su progenie de gran utilidad para Felipe, y que, sin duda, merece su lugar en esta lista.

8. Manic Street Preachers- Repeat / Her Majesty’s Prisoners




Es lo que tiene: después de pasarme casi dos meses en la ciudad de Cardiff usando la expresión ‘shithole’ unas ochenta veces por día, al final le coge uno cariño al sitio. Es por ello por lo que el grupo galés más famoso de todos - he dicho “grupo”: la cadera de Tom Jones es imbatible - le dio al ‘Fuck Queen and Country’ una memorabilidad pop que le hizo merecedores de la invitación de Fidel Castro a dar un concierto en la Habana. Seguro que Felipe no quiere ser menos y no dudamos que, entre enfervorizados aplausos pedirá un ‘Her Majeesty’s Prisoners’ como bis antes de enchironarlos merecidamente. Porque, con ese título, van provocando.

7. Kunt and the Gang - Fucksticks




Esta jovial pachanga con organillo de cabra y elegantes ñordos por doquier debería ponerse en loop durante la espera de la coronación. Más que nada para matar de vergüenza a todo el internez esP-P-Pañol, incapaz de hacer una pollez así. ¿De verdad que no damos para más que esta cutrez del DJ residente de Pablo Iglesias? Así, no.

6. Celtic Frost - Dethroned Emperor




Nunca hay que olvidar que un rey que llega implica que otro, de una forma u otra, se va a tomar mucho por lo que es concretamente el orto. Para acompañarle en ese desfile, nada mejor que un poco de death-doom-progresivo que se recree en la pura decadencia física y moral. ¿Para qué salir por la puerta grande cuando puedes hacerlo por las puertas del infierno siendo corrido a boinazos?

5. S.O.D. - Premenstrual Princess Blues




¡Y un poco de zafiedad, porque el ser humano no puede vivir más de diez segundos en un estado de excelencia intelectual sin terminar alienándose! Nuestro grupo de thrash cervecero favorito nos narra los sufrimientos de Felipe teniendo que aguantar a Letizia en esos días del mes. Machismo de la peor especie que logra una solidaridad entre la gentuza y una solidaridad culpable en otros colectivos. Arranca fuerte con su “¡Ayúdame a encontrar mis maxi-compresas antes de que pinte toda la casa de rojo!” pero seguro que es su invitación final “¿Te apetece un bloody Mary?” la que logrará una sonrisa cómplice entre los recién coronados Felipe y Letizia.

4. Manowar - Blood of the Kings




Si a muchos les desagrada el fascismo de la banda anterior por ser excesivamente irónico - estamos hablando de un grupo de judíos con el señor Rosenfeld al frente - nada mejor que pasar a la seriedad de Manowar y su celebración de la “Gloria de Alemania”. Y es que una actitud a rescatar hacia la monarquía, en esta apología de la diversidad que estamos haciendo hoy, es la de “¡Soy yo el que merece ser rey, y no tú!”. Y, ya puesto, nada mejor que ciclarse y no parar hasta que “la sangre que haya en tu espada sea la sangre de un rey”. ¡¡¡ACCIÓN!!! (Y onvres de cuero untados en aceite, no lo olvidemos jamás).

3. The Smiths - The Queen is Dead




¿Creíais que jamás veríais en día en el que se diese un lugar en el podium a los Smiths en Vicisitud y Sordidez? Pues, en este mundo en el que los periodistas más de izquierdas son, de repente, Ansón y Pedro Jota, todo es ya posible. La realidad es que me he marcado este ladrillazo de post sólo por poner la siguiente foto de Paco:

'Everyday is like Sunday' le recuerda a Paco Fox a su infancia en Algeciras: esperando a que un holocausto nuclear la destruyera.
Podría poner a parir a Morrissey hasta ponerme afónico por treinta mil lícitos motivos. Pero cuando, en el tema ‘The Queen is Dead’ se marca un momento como el de colarse en Buckingham, que la reina se encuentre con él y le diga “No cantas una mierda” (con razón) para que la respuesta de Morrissey sea “Eso no es nada: deberías verme tocar el piano”, entonces uno tiene que admitir su derrota y aplaudir.

Letizia, sé que quieres ser hipster a golpe de ‘Diamond Flash’ y Los planetas, pero… ¿Para qué perder el tiempo con sucedáneos cuando puedes ir a por los padres del invento? Cuando llegues a los discos de Morrissey en solitario con coplillas como ‘Margaret on the Guillotine’  tu drama interno habrá llegado a un refinamiento sublime. Y todo habría empezado con la selección musical de tu coronación.


2. Sex Pistols - God Save the Queen




No jugamos a la sorpresa, y tampoco evitamos el masoquismo. Esta temazo fue número uno - aunque debidamente borrado de las listas de éxitos, que sólo mostraban canciones a partir del número 2 - ¡durante el jubileo de la reina Isabel! ¿Se imaginan algún grupo esP-P-Pañol, o lista de éxitos musical esP-P-Pañola, con la capacidad de componer/aceptar eso y petarla el día de la coronación de Felipe? Lo de siempre: siglos de parlamento contra una democracia en estado futbolístico. A falta de producto nacional, importemos un tema inmortal.

1. Rainbow - Kill the King




Dejémonos de hostias y de tolerancia. Ya hemos puesto música que no es nuestra taza de te. Ahora toca darle la medalla de oro al MÁIS JRANDE. El rendir pleitesía a Ronnie James Dio siempre secuestra cualquier celebración, y una chorrada como coronar tampoco iba a dejar de rendirse a este genio. Es difícil crear nueva iconografía que compita con siglos de historia y tradición, así que nada mejor que pillar el clásico monárquico ‘A rey muerto, rey puesto’ y darle una pequeña vueltecilla.

Felipe, extiende los cuernos, menea la melena (bueno, las onditas) y grita con todos los hermanos del metal:

Kill the king!!!
Tear him down!!!
Kill the king, yeah!!!
Got to take his crown!!!

Kill the king!!!
He'll rule no more!!!
Strike him dead!!!
The people roar!!!

Kill the king, yeah!!!
Take his head!!!
Down, down, down, down!!!
Oh, kill!!!
Oh, kill!!!
Oh, oh!!!!


Muchas son las cosas que deberían poseer la etiqueta del “¿Por qué a nadie se le había ocurrido antes?”: como las compresas que camuflan el olor de tus cuescos o esa ocurrencia que tuvo el monje Alcuino de York de poner un espacio entre las palabras. Sóloparaevitarcosascomoesto.

Pues hoy, dentro del mundo del JRAN ARTE, hay que añadir a la lista algo tan evidente como una obra de teatro sobre el último gran tesoro nacional de nuestro país: Luis Bárcenas. (Sí, sé que hay muchos más tesoros pero hoy, por simplificar  -porque siempre es importante simplificar - me refiero a tesoros que no sean, por ejemplo, pelirrojas).

Nunca hemos ocultado en ente vlog nuestra devoción total y absoluta por el genio creativo del ex-tesorero del PP. Feck, incluso le dimos el premio de onvre del año 2013 desobedeciendo vuestras votaciones ¡Porque sentíamos que era nuestro deber antidemocrático dárselo! ¡Porque Bárcenas tiene razón y nosotros no! ¡Su rollo es el rock!

En el panorama artístico actual, con tanto hipster intentando que Madriz sea Nueva York, con tanto lobotomizado prefiriendo los Lannister a los Borbones (aquí ya hemos demostrado quién gana el duelo) y con tanto soplagaitas, en definitiva, queriendo sentirse dandy rechazando irracionalmente lo propio, es de agradecer el empeño de Alberto San Juan en la dirección y Jordi Casanovas en el guión para traernos la epopeya del mayor héroe que haya conocido el teatro mundial (y uno de los mayores que haya conocido el teatro portugués).

Porque sí. Porque Bárcenas es más que Hamlet, más que Macbeth, más que Julio César y más que Julio Iglesias.

La obra en cuestión es poner en escena las transcripciones del interrogatorio del juez Ruz a Luis Bárcenas. Sin tocar una sola coma. Lo que parece un “onvre, como instalación está bien, pero ningún jurado condenaría a todos los que te han mandado al carallo cuando les has propuesto ver ESO” se termina convirtiendo en un hallazgo ÉPICO, porque… ¿Cómo va ningún artit-ta - y Shakespeare menos - a comprender, imaginarse, aventurarse por los vericuetos de la mente de un creador de formas corruptas como Luis Bárcenas?

La fórmula del ‘teatro verbatim’  en plan documento social ya existía en la Inglaterra de Thatcher pero, claro, no tenían la genialidad de los sobres. Es lo que pasa cuando quieres hacer la corrupción en plan ‘gentleman’: el daño es el mismo pero la sosería y el putamierdismo son de un nivel superior incluso al de Urdangarín. Y por eso, en ente vlog, sí que no pasamos.

Pedro Casablanc después de quitarse la gomina y la corbata

La apuesta parte, entonces, con el partido ganado. La cuestión es:ya que estamos ¿Nos animamos a ganarlo como el España-Malta? La respuesta es que SÍ. Porque las actuaciones de Pedro Casablanc - sublime en su dominio de los tiempos, tono, aplomo, chulería y corrupción en general de Bárcenas - y Manolo Soto - brillante como Ruz, administrando con sutileza los tiempos de la comedia, en los que consigue caras de atchonburike cósmico con un microgesto que dura milésimas de segundo - podría decirse que son de otro planeta. Lamentablemente - o afortunadamente para los amantes de la corrupción creativa - lo que retratan sí que es de este planeta. And how!

Manolo Soto: no infravaloren el aprenderse de memoria un informe judicial.

No tuve la suerte de ver la obra en una sesión en la que estuvieron despelotándose de risa - y aplaudiendo a rabiar - las secretarias del juez Ruz y el propio Pedro Jota  pero ustedes deberían ir para ver si, un día, tienen la suerte/instalación de que el propio juez Ruz se persone a verla (joer, todos somos humanos con nuestro ego y el momento en que Soto/Ruz increpa a la cámara cuando Bárcenas se pone a hablar de las dotes de ventrílocuo de José Luis Moreno generando el despolle en el patio de butacas - it actually happened en el juicio - vale su peso en oro). Pero no cuenten con ello: Ruz tiene que andar con pies de plomo y sin cometer un error para que no le hagan como a Garzón. Y plantarse en una sala tan rojeras como el teatro del barrio (antigua sala Triángulo) con banderas republicanas y tó… Pues como que tampoco hay que ponérselo tan fácil a la cuadrilla de Marhuenda.

Así que, por favor, no dejen de ver esta oVra. No me vale que aplaudan ‘Frost/Nixon’ - la mejor peli de Ron Howard hasta que hizo ‘Rush’ - y luego, como esnobs cutrongos que se creen salvadores de la patria porque se descargan series de cable de piratebay, pasen de ver este tesoro nacional. ¡No pierdan la oportunidad! (Y, por supuesto, hagan como yo: lleven la entrada en un sobre, que el taquillero se lo agradecerá).



Sugerencia para futuros artistas: ¿Alguien se anima con Ruz-Bárcenas: el videojuego para aifon? ¿Y para cuando una peli producida corruptamente por Menahem Golan y dirigida por Albert Pyun? ¡La Jrandeza espera! ¡Y los millones en sobres!

Seamos coherentes: no es compatible el estar reivindicando la república mientras, a la vez, nos dedicamos a ocupar la mitad del día haciendo spoilers de ‘Juego de tronos’ a todos los amigos en Facebook. No tiene sentido hablar de lo caduca y anti democrática que es la sucesión hereditaria mientras debatimos si Stannis merece o no el trono.


No se puede, en definitiva, llenarse uno la boca pidiendo un referéndum sobre Felipe VI cuando lo que en realidad se desea hacer es contratar a unos sicarios que, bien le metan prisa a George R.R. Martin para que acabe su puta canción de hielo y fuego antes de morir por un exceso de colesterol, bien le pongan a dieta de verduritas hervidas para que pueda estirar sus intrigas palaciegas con acrobacias sexuales ad infinitum.

Pero una cosa es cierta: SÍ que podríamos entrar en un furor anti monárquico bajo una condición: que los Borbones, pese a tener todos los atributos de la realeza, no sean capaces de darnos el espectáculo de la casa que realmente mola en este culebrón disfrazado de serie de HBO, pero culebronazo de toda la vida al fin y al cabo.

Es por ello por lo que, ante la cuestión más candente que afronta EsP-P-Paña que, en ente su vlog, hemos decidido plantear el gran duelo que disipe la cuestión monarquía vs. república de una vez por todas. (Y, no, no nos vengan ahora que si no hemos hecho bien las líneas sucesorias, o que si este es no es de la familia... ¡Tecnicismos a nosotros que, en nuestra bendita ignorancia, hemos llegado a llamar "logotipo" al blasón!)

Lacayos y lacayos, con todos ustedes… ¡El Mortal Kombat del año entre la casa Borbón y la casa Lannister! ¡Si parpadean lograrán que no les entre la sangre, los lefazos y las lonchas en los ojos. Porque esto es la monarquía en estado puro.

Round 1: Sansa vs Cristina



En apariencia no hay color. Por un lado, una anormal medio tonta con serios problemas familiares. Por el otro, una Stark de Invernalia. Pero algo las une: ninguna tiene ni idea de lo que pasa a su alrededor. O al menos eso dice la Infanta Cristina, que parece que no sabe ni lo que apunta en la lista de la compra. Sansa, al menos, se conoce la letra de todas las canciones de gesta de Poniente (sí: hay más que Las Lluvias de Castemere y El Oso y la Doncella, sólo que Sansa está demasiado ocupada siendo sosa como para recitárnoslas).

Además, mientras que nos estamos dando cuenta en los libros de que Sansa poco a poco está despertando de su apollardamiento, tenemos bien claro que lo de Cris-cris-cristina es mierdismo de la peor clase. Ella es de las que tira el pedrusco de dos toneladas rebozado en excremento de caca y esconde la excavadora industrial. Nadie se cree su constantes y hamiltonianas caras de no saber nada y que todo es culpa de su marido. Así que…





Round 2: Cersei vs Sofia



Estamos seguros que la gente esperaba que emparejáramos a Cersei con la Leti. No porque ambas puedan parecer delgadas jóvenes manipuladoras (lo cual no es cierto en ninguno de los dos casos: son esqueléticas medianaedad mandonas, que no es lo mismo), sino porque, admitámoslo: te follabas a las dos.

Sí. Sí sí sí sí. No lo niegues.

Que sí.

Pero Cersei es la que lleva más tiempo en el trono, como Sofía. Además, ambas tienen relación con  los Baratheon: Cersei estuvo casada con uno y Sofía lleva más o menos los mismos cuernos que el ciervo del escudo de la casa en cuestión.

Todos sabemos que el papel de reina consorte podría interpretarlo hasta un ficus con falda. Lo único que nos ha dado Sofía es alguien que habla divertido y la posibilidad de decir en Eurovisión ‘Grecia nos dará votos por la reina’ y estar equivocados el 100% de las veces. Cersei, por su parte, es de esas personas que se creen muy inteligentes pero en realidad no dan el nivel. O sea: es como un jefe intermedio.
Un teñido de rubio y la versión Conchita Wurst de Cersei
Así que en este caso, siempre mejor un ficus que siempre sonríe que una jefecilla mediocre. Por lo tanto...





Round 3: Margaery vs Leticia

Muchos hemos usado, en momentos de calentura a lo Sammy Hagar y su “My balls are blue!”, la poética expresión “me sale el semen por las orejas”. Bien, pues el personaje de Margaery - famosa por personificar como nadie la filosofía del “cerdismo ilustrado” en la serie ‘Los Tudor’ - es el que lograría absorberte hasta el semen que tienes en las orejas y en otras partes de cuerpo cuyo nombre no conocías. Esto, en teoría, debería darle una cómoda victoria sobre Letizia, PERO…



¿Qué gracia tiene el cerdismo ilustrado sin drama ni conflicto? Si estás dispuesta a tirarte hasta a un tierno infante por medrar en la casa Lannister… ¿dónde está la gracia en ello? Lo lamentamos, pero Margaery es un personaje plano que carece de los dilemas morales de la GIGANTESCA Letizia Ortiz.

Porque, vamos a ver… ¿Quién puede ser monárquica y republicana a la vez sin ser ni siquiera gallega? ¿Quién puede vivir en la más absoluta ranciez y, a la vez, ser esforzadamente hipster forzándose a ver engendros como ‘Diamond Flash’? (Sí, esa putrícula por sí solo justifica la aniquilación de todo el cine low cost del que todos hemos formado y formaremos -si todo anda bien- parte). La pobre Letizia intenta cabalgar dos caballos con el mismo culo y, en su empeño imposible, deviene una heroína acercándose a su destino trágico. La bulimia es lo menos que le puede ocurrir entre tanto malabarismo. Y es que no es fácil protagonizar la portada del Hola y la del Mongolia a la vez e intentar triunfar en ambas. Es por ello por lo que no tenemos más remedio que otorgar la victoria a la pobre plebeya que posa en los actos oficiales y se caga en su familia por Twitter. Porque el D-R-A-M-A es así.



Round 4: Joffrey vs Froilán

La cultura popular dice que de follar entre hermanos nunca sale nada bueno. Las sutilezas de este tema son algo que dejaremos para una posible cuarta parte de ‘Más hechos conocidos por todos que en realidad son mentira’. Por ahora digamos que ciertos emperadores romanos nos enseñaron que demasiado fornicios entre parientes dan caballos como senadores y, lo que es peor, películas semi pornis con Peter O’Toole borracho y Malcom MacDowell drogado. Y de tanta tontería, tenemos dos candidatos opuestos.



Por un lado, el Lannister con cara de psicópata caliguliense que, de hecho, es un psicópata caliguliense. Por el otro, la viva imagen de un GRANDE de España (ojo, que el título es real):
Follar entre parientes hacen que salgan psicópatas y Forrest Gumps. Elija la opción.
No hay duda de que Joffrey es uno de los personajes más odiosos de la historia de la televisión, pero al menos sabe disparar su ballesta y no se vuela el pié con una escopeta como Felipe (que lo de usar Froilán es cosa del cachondeo de periodistas malintencionados).

Pero no: el cariz inmensamente fostiable del Lannister hace que prefiramos antes a un pánfilo con cara de hacer un dúo de DJs junto a Paquirrín. De hecho, lo que realmente queremos es a Paquirrín como cuarto en la línea de sucesión al trono, pero ya que no podemos….




Round 5: Tommen vs Leonor

¿Quién cojones es Tommen? ¿Quién cojones es Leonor? ¿A quién le importa? Pues sí que hay que tenerlos en cuenta, porque ambos son el repuesto principal en caso de fallecimiento. El primero ya ascendió al trono en la serie y la gente lo toma menos en serio que la carrera musical de Shaquille O’Neal. La segunda puede caernos encima en cualquier momento, porque con la afición de los Borbones a irse de Safari nunca se sabe… ¿y si Froilán le pega a Felipe un tiro por torpeza? Entonces tendríamos a la niña de reinecita y, lo que es mejor, Leti de regenta.



¿Y con quién de los dos nos quedamos? No tenemos datos suficientes para emitir un juicio, así que haremos como los reyes: absolutamente nada y que tomen la decisión otros. En este caso, mis cojones. Si el izquierdo está más bajo, Tommen. Y si es el derecho, Leonor.

Y gana Tommen.

Y sí: me he levantado y me he tocado el escroto. Ahí os dejo con esa aterradora imagen mental.




Round 6: Myrcella vs Elena

A la gente que ve la serie pero no ha leído los libros: existe alguien llamado Myrcella. Y es el otro retoño que le queda a Cersei. Anda por Dorne, esto es, por Andalucía, por lo que estará viviendo de puta madre y en el paro. El caso es que es ahora la segunda candidata al trono, como siempre ha sido Elena. Todo español, incluso los republicanos convencidos, ha sentido un horror de los que requieren tirada de cordura ante la posibilidad de que a Felipe le pasara algo de joven, cambiaran la constitución y Elena María Isabel Dominica de Silos (‘La Tonta’ para los amigos y humoristas sin corazón) fuera la reina. Luego llegaron las hijas de Felipe y todos respiramos tranquilos, concentrándonos en ver a la que, sí, es la verdadera Forrest Gump de la familia real: en el fondo, tiene cara de buena gente y sabe lo que es el amor y ser puteada.



Así que, por el furor de compasión por el débil que nos hace amar la saga Rocky, no podemos sino pasar de alguien tan mediocre como Myrcella y quedarnos con nuestra Elena, que no provocará guerras por su belleza, pero que perfectamente podría fundar una próspera compañía de gambas.




Round 7: Bastardo en Desembarco de Rey vs bastardo en la Zarzuela

Como cualquier persona de bien, hasta yo, que me he leído los cinco libros, no me acuerdo de todos los nombres de los personajes, porque tengo la mente más ocupada en tareas más nobles como memorizar los de las actrices guarrillas que más me gustan de X-Videos para luego buscarlas otra vez en caso de necesidad.

Y por necesidad quiero decir paja. Que hay que explicároslo todo.

Vale. Pues todo el cacao de ‘Canción de Hielo y Fuego’ lo empieza el pringado de Ned Stark por su obsesión con algo tan normal como que los reyes tengan sus bastardos por ahí mientras su mujer le pone los cuernos con su propio hermano. Teniendo en cuenta las historias de las monarquías a lo largo de los siglos no tengo ni idea de a qué venía tanto problema.



Mientras que el bastardo del Rey Robert es un capullín que sale corriendo, se mete a currar en una posada y encima se hace religioso, el bastardo de Juancar es un jeta como dios manda. Esperó a que el Rey tuviera su peor momento de popularidad para presentar la demanda de paternidad. Y luego se ha metido en política. Y, por supuesto, reclama ahora el trono. Un genio que nos lleva a concluir que…




Round 8: Bronn vs Urdangarin

Tenemos los dos outsiders atléticos. Bronn se pegó a Tyrion a ver qué sacaba de la relación. Undargarín se pegó a Cristina y, además, se la tuvo que follar. Suponemos. Sin embargo, en ente bloj no podemos aplaudir a los corruptos. Bronn fue siempre con la verdad por delante y, cuando le llegó la oportunidad, mandó al carallo a Tyrion, pero de buen rollo. De hecho, Bronn sería el mejor rey para Poniente y, si me apuras, para Triana Independiente.



Sin embargo, Urdangarín (“¿Qué hay en ese maletín?/ Déjale algo a la casa real”, que cantan Un Pingüino en mi Ascensor) entró por la puerta de atrás y se la metió doblada a todo un país. Mal. Esos no son los valores que defendemos aquí. Así que…






Round 9: Tyrion vs Marichalar

No nos andaremos con rodeos: si bien ambos son claros desastres de la genética, lo que realmente une a estos dos personajes es su puterío. Marichalar gana un punto por haber sacrificado todo por la patria y haberse casado con Elena como buen arribista de los de toda la vida, mientras que Tyrion prefirió ser un mandado cagón y obedecer a su padre casándose con lo que en términos científicos se conoce como un ‘Monumento Pelirrojo de Dos Metros’. Que ni siquiera tocó. Mientras tanto, Marichalar se sacrificó en el lecho (gracias al dopping, todo sea dicho) sin dejar su vida fiesteira. El resultado: un bonito infarto cerebral por ser un desvergonzado en lugar de la cicatriz y media nariz de menos (al menos en los libros) de Tyrion por hacer lo correcto y salvarle el culo a su mierda de familia.



Por lo tanto, la cosa parece decantarse por el ex-duque de Lugo. Sin embargo, Tyrion abandonó la casa real con dos cojones que no revelaremos por aquello de que no sé cuándo se publicará este post y aquí somos más de no follar que de hacer spoilers. Marichalar, por su parte, recibió una patada en el culo por parte de su mujer, con lo que consiguió lo impensable: que un Borbón hiciera algo. Así que…




Round 10: Jaime vs Felipe

Felipe es un soso. Ya está dicho. No da el espectáculo de su padre y, por lo tanto, no nos parece digno sucesor. Jaime, por el contrario, si bien también fue siempre el niño bonito (alto, rubio, guapo, de derechas), tiene una historia mucho más interesante. Ojalá Felipe hubiera matado de joven a, digamos, Aznar, para evitarnos que un loco peligroso gobernara el país. Ojalá hubiera perdido la mano de las pajas mientras era prisionero de un grupo terrorista. Y, por supuesto, ya nos gustaría que se hubiera tirado a su her…



Bueno, eso no. No lleguemos tan lejos. No porque no habría dado diversión y variedad a la historia borbónica, válgame peich, sino porque El Jueves nos ha enseñado que los jueces están muy calentitos cuando se habla de la actividad sexual del Principote hasta en broma y descerebradamente.

Así que no tenemos otra opción que darle nuestro voto a Jaime. Sería un rey que daría más vidilla social a este país y, además, por ser de la Guardia Real, no tendría descendencia, por lo que todo acabaría con él y por fin podríamos ser una república con Chiquito de la Calzada como presidente de honor, que es lo que todo internet está deseando.




Round 11: Tywin vs Juancar

Ésta es muy dura. Aquí somos juancarlistas, pero no por los mismos motivos que Peñafiel o mi madre. Nos gusta el Ggggey porque favorece la acción. No vamos a enumerar todas sus conquistas sórdidas porque, de hecho, se merecería su propio post épico.



Tywin, por otra parte, salió en ‘El Último Gran Héroe’, lo cual le da puntos, pero también en el debut como director de Gerardo Herrero, lo cual le quita más de los que gana. Pero no se puede negar que es el tipo más listo de todo Poniente, superando a su hijo enano por no tener la debilidad de pensar con la polla.

Twinings (porque hasta que llegó la serie y lo escuché pronunciado, para mí siempre tuvo nombre de marca de té) si quiere censurarte, pues manda que te maten. Sería un rey Cucal de Cruz Verde: De Eficacia Probada. Pero Juancar te manda a callar y, no sólo lo consigue, sino que da origen a camisetas, pegatinas y risa. Y aquí siempre estaremos a favor del cachondeo. Así que, aunque Twyin nos llevaría a un glorioso futuro como nación, Juancar es todo un ONVRE:



Así que la cosa queda así:

LANNISTERS: 5
BOURBONS: 6

Por un solo voto, tenemos claro en ente bloj que disfrutamos de una mejor casa real en Esppppaña que en Poniente. Así que no es necesario leerse los libros del Gordo Cabrón. ¡Con vivir en este país de mierda nos vale! Los Borbones han ganado. Aunque nos joda.

Bonus tracks:

Meñique vs Paco Fox
Poseedores ambos de un pelazo majestuoso y estatura de héroe del no follarás en la vida, así como de gusto por el pelirrojismo militante, algo diferencia a estos titanes del estilismo: Fox no lleva perilla porque le sale canosa justo por los lados y negra en el centro, dando la impresión de que se ha comido toda la vileza fálica y le está chorreando por la comisura de los labios. Sólo por eso y a pesar de lo bien que saben lidiar ambos con todo tipo de perturbados en sus respectivos trabajos cayendo siempre de pie, Meñique gana sin problemas.

Stannis vs Vicisitud
Ambos de recio porte, alta figura y rostro alargado, Stannis es, al contrario que Vicisitud, un agujero negro que absorbe todo el carisma de su alrededor y lo convierte en antimateria. Pero es que esa es su gracia. Ser el tipo más anodino de la historia. Además, al contrario que Vicisitud, Stannis sí se ha follado a una munhé que ha protagonizado una peli de Verhoeven, hecho que debería ser el objetivo vital de toda persona de bien. Por lo tanto, a pesar de que el fundador del blog tenga mucha más gracia, siempre ha de ganar Stalin. Quizir, Stannis.

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget