marzo 2016

La Génesis de Este Post
Hace unos días, el jran Francisco Roldán, único onvre del mundo que ostenta los títulos de cantante/compositor/keyboard wizard/progger/Sevillano/buenorro/periodista y fan de este vlog, nos asombró a Vicisitud y Sordidez, a Paco Fox y a un servidor al enseñarnos el siguiente videoclip que incluye la flor y la nata de la música sórdida. El sencillo nos era totalmente desconocido a pesar de reunir al grupo más variopinto de artistas: Mike Rubberduck (Genesis), Steve Hackett (ex-Genesis), Steve Hogarth (de un grupo plagiador de Genesis), Fish (ex-de un grupo plagiador de Genesis), Paul Carrack (de un grupo spin-off de Genesis), Brian May (Queen-esis) y el cantante Galés-esis, Bonnie Tyler:



Se trata de una canción all-star benéfica en contra de la deportación forzada de inmigrantes (triste práctica de hace 25 años felizmente olvidada en la Europa contemporánea). Sigue la línea establecida por Sir Bob Geldof en el año 1984 con Band Aid para combatir la hambruna en África, cuando reunió a las más queridas estrellas del pop y rock de las Islas - más Bono:


Bob Fuckof (que suelta más tacos que Paco) pensaba que iba a recaudar unas 30.000 libras, pero consiguió 150.000.000, aunque nunca imaginó que, además, iba a inspirar 150.000.000 imitaciones de su proyecto, empezando por 'U.S.A. for Africa', donde se reunieron las más queridas estrellas del pop y rock de los Estados Unidos - más Billy Joel:



A partir de estos dos ejemplos harto conocidos, nace un nuevo género de videoclip musical con sus propias reglas sórdidas: una causa (da igual si es justa o infame), un pandilla de cantantes (da igual si cantan bien o mal) y una canción (da igual si es buena o mala). 

Os ofrecemos las 14 all-star charity singles más jrandes de la historia, y la posibilidad de participar en un bingo que se regodea en sus vicisitudes. Pincha la imagen oficial que aparece abajo y haz click cada vez que veas un elemento señalado. Si completas tu bingo con una de las canciones, grita "¡¡¡La Hostia!!!" y déjanos tu comentario.

Y nada de trampas:



http://www.bullshitbingo.net/cards/custom/?title=All-Star+Charity+Single&exclamation=%C2%A1%C2%A1La+Hostia!!&free_square=&terms=Bigot%C3%B3n%0D%0AGafas+de+Sol%0D%0ACascos%0D%0AMullet%0D%0AIn%C3%BAtil+que+canta+dos+tonos+mas+bajo%2Falto+del+resto%0D%0AMunh%C3%A9+Guapa%0D%0AOnvre+Buenorro%0D%0AJrande+del+Prog%0D%0AIcono+de+la+Gaycidad%0D%0ADos+o+m%C3%A1s+s%C3%B3rdidos+compartiendo+micr%C3%B3fono%0D%0APermanente+o+Cardado%0D%0APelo+te%C3%B1ido+de+rubio+platino%0D%0AOjos+Cerrados%0D%0AChuleta+con+la+letra+de+la+canci%C3%B3n%0D%0AFalta+de+coreograf%C3%ADa%0D%0AAmericana+remangada%0D%0AMano+que+sujeta+el+casco%0D%0AT%C3%ADo+fe%C3%BAcho+an%C3%B3nimo%0D%0A%C3%9Anica+persona+de+otra+raza%0D%0AAutoproclamado+director+de+orquesta%0D%0AAut%C3%A9ntica+leyenda+de+la+m%C3%BAsica%0D%0ACantante+sobreactuado%0D%0AFamoso+que+no+es+m%C3%BAsico%0D%0AGorra+de+b%C3%A9isbol%2Fsombero+cowboy%0D%0ASignos+de+resaca%0D%0AAbrigo+largo%0D%0AUnica+persona+de+otra+raza%0D%0AIdolo+de+este+blog


Para los más torpes, así es como funciona:


1. The Guardians of the Land.

Causa: Defensa de la caza del zorro (Foxhunting) en Inglaterra.

Sí. Has leído bien.

Unos músicos del folk se juntaron para componer, grabar y filmar esta canción en el 1998. Alcanzó el número 33 en las listas británicas.


2. The Peace Choir "Give Peace a Chance"

Causa: En contra de La Guerra del Golfo del 91

Lenny Kravitz, Yoko Ono, Peter Gabriel (plagiador de Fish), MC Hammer, et al.


3. Voices That Care

Causa: A favor de La Guerra del Golfo del 91 

Sí. SÍ. Has leído bien.

Michael Bolton, Will Smith, Celine Dion, Mike Tyson, Mark Knobfur, Cindy Crawford, et al


A diferencia de la guerra en cuestión, la batalla de las canciones acabó en empate porque nadie pudo decidir cuál de las dos videoclips daba más vergüenza.



4. The Crowd "You'll Never Walk Alone"

Causa: Recaudar fondos para las victimas de un incendio en un estadio de fútbol de 1985.

Lemmy, Phil Lynott, Rick Wakeman, John Entwhistle y muchos famosetes de Tercera División Regional B británicos acusados de intentar remontar sus carreras.




5. Mel Smith y Griff Rhys-Jones "We Are the Has Beens"

Causa: unos humoristas británicos atacaron todas las canciones como la 4 (y la 8, y la epidemia de grabaciones del mismo estilo)

Smith y Jones llamaron a un puñado de amigos cómicos suyos, más los trabajadores del estudio para hacer los coros en la primera parodia del nuevo subgénero: 



6. Northern Lights "Tears Are Not Enough"

Causa: recaudar fondos para aliviar la hambruna en África.

Respuesta canadiense a Band Aid y USA for África (pero con gente más fea)






7. Africa for Norway

Causa: Hartos de la actitud condescendiente de gentuza como Bono, unos músicos de Sudáfrica fingieron su respuesta a Band Aid, USA for Africa, et al, (pero con gente más guapa) - mandar radiadores a Noruega.




8. Who Cares "Doctor in Distress"

Causa: convencer a la BBC que "Dr Who" no debía descansar 18 meses "

Que sí. Que has leído bien.

El inútil actor gordo, Colin Baker, segundo peor Dr Who de la historia ( Sylvester McCoy siendo tercero y Matt Smith primero),  se juntó con unos "celebrities" tan abyectos que ni sus propias representantes tenían idea de quienes eran para grabar una canción Hi N.R.G. y un videoclip adornado con los legendarios efectos especiales de la serie de entonces. Y Hans Zimmer tocó todos los instrumentos antes de convertirse en compositor oficial de Christopher "Darnái" Nolan:



9. Somos el Mundo por Haití

Causa: Ayudar a las víctimas del terremoto de Haití







10. "Hands Across America"

Causa: Formar una cadena para unir las dos costas de Estados Unidos y recaudar fondos para los sin techo.

Toto, Ronald Reagan (Que sí. Que sí. QUE SÍ: has leído bien), Liza Minelli, Kenny Rogers, Yoko Ono y R2-D2 (Que sí, que sí, etc) participaron en la canción y la cadena, que seguramente fue la inspiración para los independentistas de Cataluña:



11. The Ramones "Something to Believe in"

Causa: Meterse con USA for Africa y Hands Across America.

Afrika Bambaata, Sparks, Ted Nugent, Spinal Tap, Weird Al Yankovich y Toni Basil forman el supergrupo bastante guay de "Ramones Aid".



12. Artists United Against Apartheid "Sun City"

Causa: Avergonzar a todos los músicos "políticamente neutrales" (es decir, "sinvergüenzas") que tocaron en el complejo racista, como Queen, Frank Sinatra, Elton John, Rod Stewart, Status Quo, Cher, Liza Minneli y the Beach Boys.


Little Steven, guitarista de Springsteen y el mafioso gracioso de los Soprano que imita al peor Al Pacino de "El Padrino III," juntó a muchos ídolos nuestros - Ringo Starr, Pete Townsend, Gil Scott Heron, George Clinton, Pat Benatar, Hall &a Oates  - con viejas glorias muy queridas y jóvenes prometedores muy admirables, más Bono, Lou Reed y Peter Gabriel, para hacer una canción realmente valiente: no solo renunciaron a contratos lucrativos, sino que la administración Reagan y las cadenas de tele y radio de EE.UU la boicotearon.



13. "We're Sending Our Love Down the Well"

Causa: Arropar a Timmy O'Toole, un niño de Springfield atrapado en un pozo.

Krusty el Payaso, Sting, Rainier Wolfcastle, el Alcalde Quimby, Murphy Gingvitis et al:



Lo curioso es que hay una canción all-star benéfica inglesa de 87 que parece ser la inspiración no reconocida de la parodia Simpson. "Wishing Well" recaudó fondos para un hospital infantil Londinense con un supergroup de músicos fracasados, monigotes de la tele privada y Sylvester McCoy:



(Sale un joven Vicisitud y Sordidez entre el coro - es groupie de McCoy )

14. Westbro Baptist Church "God Hates the World"

Causa: Condenar a toda la población mundial al infierno

Que sí.

Que sí.

Que hostias sí. Que has leído bien.





¡¡¡¡¡¡ A jugar!!!!

Aquí Paco Fox: Tras analizar la carrera en solitario de David Summers sun, something's begun, but, oh, oh, these summer nights, Cava Baja vuelve al blog con la secuela. Más cumbres de la lírica esppppañola para vuestro disfrute:


En plena resaca de la celebración del Día Mundial de la Poesía, no está de más que nos recreemos en una nueva poétika miérder de las que marcan una época dentro de la música de nuestra piel de toro (Si alguien encuentra algún término rancio más, introdúzcalo aquí, GRASIAS).

Una vez más, es la infancia la que hace volar nuestra imaginación hacia ese lugar cálido donde los recuerdos actúan como un bálsamo que nos libera de la rutina y la mediocridad. En el caso de hoy, podéis cambiar “bálsamo” por “tortura”, “rutina” por “sordidez extrema”, y “mediocridad”… quizá podáis dejarla donde está. Hablemos pues, hamijos de la noche, de Rebeca.

En 1996, Rebeca lanzaba su primer disco, donde alcanzó la popularidad con la que sueñan muchos y solo unos pocos sórdidos consiguen a costa de que nos sangren los oídos de regocijo a los demás. El tema que logró tan inmensa hazaña no fue otro que Duro de pelar.
Y, de escuchar un poquito...
En aquellos años 90 del tecno-pop, Rebeca representaba una música discotequeira muy bailable y apta para las niñas de once años (la edad que más o menos tenía yo por entonces). Con semejante target, el trabajo de la cantante catalana se instaló en nuestras casas bajo el eslogan: “El disco de tu mejor amiga”. En efecto, Rebeca sabía y conocía los VALORES, y nos transmitió las verdades de la amistad preadolescente en vena, como las drogas duras.

Con su sempiterno look de pantalones para sordomudos, camiseta o top de tirantes, Rebeca bailaba sobre un fondo blanco recordándonos varias cosas que toda buena amiga, jotía jotía jotía, debe hacer (o no) en su vida social en el insti. En primer lugar, Duro de pelar representa un fuerte alegato feminista, ya que la voz poética nos dice que “Siempre estuve en casa sin poder salir/ creías ser mi dueño/ Yo a ti te quería y no podía ver/ que aquello era un infierno”. Es decir, que en realidad, “duro de pelar” era una forma suave de decir “Tú siempre fuiste un maltratador cabrón con pintas que se va por ahí con los amigotes y a mí me deja sola en casa, atada y bien atada, para controlarme”.

¿Qué hacer ante esta acuciante problemática sosiá? ¿Qué nos proponía Rebeca, nuestra mejor amiga? Está claro: LIBERACIÓN.

Y suelto mi pelo, y pinto mi cara,/ me pierdo en la noche me quemo en la playa”.

¡Claro que sí! ¿Píntate como una puerta! ¡Vete de farra! ¡Fúmate un Marlboro! ¡Bebe Coca-Cola! ¡Viste Cimarrón! Y si te sale cáncer de piel, ¡que te salga! ¡Todo sea por la libertad! Para todos los que despreciáis a Rebeca, que os quede claro, ella nos enseñó el camino contra los tiparracos controladores, en un estilo moenno y technopopeiro que solo una niña de once años de los 90 podía apreciar y entender. Signifique eso lo que signifique.

Pero ahí no quedaba la cosa, la otra gran canción del disco con coreografía de clase de aerobic y gimnasia sueca a la vez fue 'Cállate ya'. Esa sí que era dura. Una amiga le reprocha a otra que esta última se ha liado con el novio de la primera, y ahí, amigos, la tenemos montada, porque “Dejarte a solas con él fue para mí un error/ y allí en tu cama lo llenaste de amor”. Claro, la muy mala pécora y furcia había esperado la ocasión propicia, y, en un giro inesperado de los acontecimientos, fue ELLA quien le llenó de amor a él, y no al revés. O sea, que es malvada hasta las trancas, porque le robó su esencia vital, como la mejor tradición de un súcubo del Medievo.

Son esas cosas que piensas: <>/ que tu amiga te pueda traicionar”. Aquí se desata el psicodrama: “Tú empezaste a tontear con mi novio/ y entre dos chicas se ha vuelto algo loco/ Te has dado cuenta que aquí has fallado/ Me llamas cada noche y yo te digo/ Calla, calla, cállate ya/ No me hables así o te la vas a ganar/ Nada va a ser igual/ Lo has querido así,/con esto no hay que jugar”.

Para empezar, ya vamos notando que el feminismo éste que nos presenta “nuestra mejor amiga de la muerte o sea de verdad” es un poco raro. Porque es cierto que la amiga se ha arrimado al novio con subterfugio al noventa por ciento (en sistema de La llamada de Chtulhu), pero, ¿y él? ¿Qué pasa, que no tiene culpa? Lo único malo es que “entre dos chicas se ha vuelto algo loco”. No, hija, no. Lo que está es planteándose con cuál de las dos se queda, porque le molan ambas y sabe que ambas están dispuestas y disponibles. O que le gusta más la amiga y la protagonista no le acaba de soltar, porque es “suyo”.

Ante esto, la amiga llama para disculparse, lo intenta, pero la situación, tan adulta en un principio, se resuelve, de nuevo, de un modo que solo comprende una niña de once años: “No me hables así o te la vas a ganar”, porque “Con esto no hay que jugar”. Entonces, ¿estaban jugando? ¿El novio y la amiga se querían?  ¿Se ha roto por completo aquella amistad que duraba desde el jardín de infancia? No lo sabemos, pero la tragedia está servida, y la amenaza de “te la vas a ganar” suena, o bien a que se van a tirar de los pelos en la plaza del pueblo,  o que la protagonista va a coger la zapatilla, y la va lanzar a traición para reventarle la cabeza a la amiga traicionera, y, para más inri, esa noche se queda sin postre. Porque: “Te digo calla./ Has sido mala”. Lo dicho, que la amiga tiene que estar temblando de puro terror ante semejantes amenazas de quitarle en bocata y sacarle la cabeza a la Barbie Superstar (con lo que cuesta colocársela otra vez).

Algo indica que este feminismo del que habla Rebeca es un poquito raro, así como sacado de un test de la Cosmopolitan o algo.
¡Rápido, preguntemos a las expertas!

No os preocupéis, que el segundo disco nos va a sacar de dudas. Rebelde se publica en 1997, y su jran y magna obra es 'Todos los chicos son igual'. De nuevo, feminismo de palo, con un vocabulario y rimas propios de niñas de instituto, pero no de las normales, de las de la Super Pop y eso.

Qué va.

¡De las de la Vale o la Loka! Si la Super Pop era como el Hola, la Vale era como el Diez Minutos. Una chavala le da consejos a su amiga, porque “Ese chico te ha salido rana”. A partir de aquí, toda la canción se basa en el topicazo de “mi amiga tiene un problema de chicos, vamos a animarla diciéndole que son todos un asco y que pase de ellos”. Para ello, no debemos dejar de lado el lirismo, la poesía, las rosas rojas y las violetas azules:

Se va el tío con sus amigos/ más de marcha que contigo. /Te lo digo/ ¡Vaya cara que tiene el amigo!

Sí, queridos, Rebeca solo se basa en los mejores: desde la temática de temazos como 'Hombres' de Eva Santamaría, pasando por rimar con las mismas palabras (que ya nos enseñó Mecano), hasta el hipérbaton al servicio de la rima sórdida, propio del más inspirado David Summers.

Como ya hemos comentado alguna vez, el efecto dos mil no jodió los servidores bancarios arrastrándonos hacia el Apocalipsis. No hizo falta. El pastor Book de Firefly decía que había un infierno especial para los pederastas y la gente que habla en el cine. Creo que se olvidó meter a los mejores artistas del panorama sórdido español, que se encargaron de anticipar lo más parecido al infierno por su cuenta y (nuestro) riesgo.
Sólo le faltan un par de lens flares para la perfección.
Rebeca se unió al cambio de siglo sacando el disco Brava. Ya hemos dicho que Rebeca solo sigue a los mejores, en este caso, ¿por qué no cambiar de look unas cuantas veces y ponernos pelucas, a lo Cher? ¡Dicho y hecho! El cambio de look ya supuso un pequeño desconcierto para el público, pero el paso del discotequeo dance al latino hizo que el disco tuviera más repercusión en América que en España.

Los sórdidos, sin embargo, no teníamos queja. ¿Rebeca se había permitido un cambio? No pasa nada, porque la esencia de su música –las rimas de BIEN- seguían intactas. ¿Cómo no valorar ese guiño a Juego de tronos de “Reza un Padrenuestro por tu salvación./ Tienes dos segundos pa’ pedirme perdón./ Siento que me sube sangre de un dragón,/ corazón”?

Dura de pelar
En efecto, Rebeca sigue reivindicando el poder de las mujeres que ya propagaban las Spice Girls en el mundo anglosajón, porque es “Brava./ Yo soy un volcán de pura lava./ Soy un ciclón./ Brava./ Yo soy esa espina que se clava/ en tu corazón”. Vale, a lo mejor es un poco repetitivo y cansino rimar siempre con lo mismo, pero no me digáis que no se os queda pegado al cerebro, como el sonido de la obra que están haciendo debajo de la ventana de vuestra casa.

Los siguientes años, Rebeca continuará en la línea dosmilera que la lleva directamente a ser la reina de las discotecas, con temas que más bien hablan de bailar y ligar en la pista, con música de organillo de gitano de La Latina de fondo. Puede que muchos piensen que este sería su momento más bajo, pero se equivocan, porque dejó de lado las disquisiciones sociales en favor de la HALSIÓN, como una Michael Bay de la vida. Los nolanistas darnais seguidores de Mecano (esto es, rimas infames aunque pretenciosas) en la intimidad, pensarán que eso es como el propio Bay: coches explotando, tías jamonas y chistes de robots meando sobre Shia LaBeouf, (esto es,  morralla insustancial que nos da HAMOR y alegría de vivir).

Y se equivocan de medio a medio, al menos en parte. Rebeca comenzó con su gran gesta, con su propia senda heroica que, de momento, no ha logrado, derrotada como ha sido por el mainstream de este país de pandereta. Pero ella se lo merece, joder. Se merece todo y más. Rebeca comenzó a escalar en su arte para IR A EUROVISIÓN.

Antes de eso, como todo héroe que se precie, Rebeca tuvo que entrenar con los mejores maestros. Había mordido el polvo, pero no estaba vencida. Se enganchó a Operación Triunfo, sacó una canción que fue tema principal de Gran Hermano. ¡Feck! Si hasta colaboró en un single con Paco Pil. Tras esto, pasó su propia travesía del desierto, y se fue a la Jungla de los Famosos de Antena3. A su vuelta, decidió renacer de sus cenizas y sacar Duro de Pelar con ritmos africanos de fondo. Estaba preparada.
Paco Pil. Adalid musical de una generación
En primer lugar, Rebeca presentó 'Lo prefiero', un tema muy de bailoteo y jolgorio:

No me llames más para contarme tus mentiras./ No me llames más que no quiero saber/ ya nada de tu vida”.

Y por supuesto, con la esquizofrenia de no saber si realmente al tío le dice que le quiere o que pasa de él. Rebeca en estado puro:

Eso no me lo digas. Basta, loco./ Por quererme ver, te olvidas llevar mi foto./ Que pese a todo si hace frío, yo te arropo./ Que soy tu mujer, y que nunca nadie, podrá con nosotros.

Sin embargo, en un momento dado su sentido arácnido (o una aparición de Paco Pil hasta el orto de pirulas) le dijo que ese no era el buen camino. Cambió de opinión, y eligió un tema menos chunda chunda, y un poco más cercano a la canción ligera, en una digievolución de la rima summersiana. No solo metió “aquí”, “ti”, “mí” y demás, sino que los repitió como churros y sin orden ni concierto. CONTEMPLAD LA MAJESTUOSIDAD:

¿Cómo decirte,
cómo excusarme,
cómo podría regresar a ti?
Que estoy muriendo
tan poco a poco.
Que esta agonía no me lleva a ti.
Puedo jurarlo
no quise estar a tu lado.
Me cuesta tanto/ olvidarte, cuesta tanto
Qué no daría yo por escucharte
y saber que el mundo no se acaba aquí.
Qué no daría por callarme
y no haberte hecho huir de aquí,
de mí”.

A pesar de haber recurrido a la inspiración de los jrandes y de haber llevado a cabo una gesta digna de los doce trabajos de Hércules, Rebeca no consiguió ir a Eurovisión. Ese honor correspondió a Las Ketchup. Y ahora todos tenemos un motivo más para entender que fue la decisión errónea.

Joder, sí que eligió mal...
Aquel primer revés eurovisivo no arredró a nuestra mejor amiga. Se alió con dos compositores sórdidos del chunda-chunda-del-bien-supremo para crear otro temazo digno de tan magna empresa. Y se cernió sobre ellos una trampa mortal digna del Fumanchú de Jess Franco: aquel año del Señor del 2007, la organización decidió que los artistas y los temas iban por separado. Conclusión: la canción fue elegida, pero Rebeca fue desplazada por la boy band que finalmente partió a Eurovisión.

Quedaron así como por la mitad, pero todos sabemos que Rebeca lo habría hecho mejor. Y punto.
Total, que con su gesta desinflándose, finalmente Rebeca volvió al chunda-chunda-del-bien-supremo, aunque cada vez habla más de ligar, rima mucho las palabras “pasión” y “corazón”, y de vez en cuando hace símiles gloriosos en el campo semántico de las corridas de toros. Por lo demás, se fue otra vez a la isla de los famosos (esta vez con Tele5), y saca discos en formatos digitales, a la vez que promociona una conocida marca de talleres de reparación de coches.
Hasta el infinito y más allá.
Este último hecho hace pensar a más de uno que puede que nos encontremos ante su final, su visión como el deseo de lo que fue, intentó volver a ser, y nunca será. Pero no os fiéis, puede que solo esté esperando, agazapada detrás de un sub woofer, para volver a deleitarnos con sus consignas de feminismo de cafetería de 'Al salir de clase' y sus tops más petados que nunca.

¿Qué? ¿No os lo creéis? Una última prueba antes de la despedida. Rebeca siempre será jrande, porque ella misma se basa en los jrandes. Ahí va este bello homenaje a Tam Tam Go! y su “te di todo mi amor/ arroba love punto com,/ y tú me has roba arroba arroba-do la razón”, llamado Conexión total. Sacadito en 2015, señores. De esta no pongo ni la letra, deleitaos vosotros y corred a descargar el single. Porque está claro que, si no te gusta Rebeca, jotía, o sea, de verdad, que es tu mejor amiga; no tienes alma de chunda chún.

… Y te la vas a ganar.

Como bien sabéis, rara vez hacemos obituarios. Ha de darse una circunstancia muy especial: ser algún genio de la sordidez del que nunca hemos escrito o ser El Fary. Y la última vez que vi una entrevista a Keith Emerson no parecía querer tocar Torito Bravo. Aunque habría sido capaz y lo habría hecho de puta madre. Y habría sido memorable al nivel de ver un diputado del PP dar un discurso sobre la validez moral de follar mucho.

Emerson se suicidó hace un par de días. Quitémonos el, como dicen los angloparlante, elefante de la habitación. Y fue por depresión. No por suicidio. El suicidio es la expresión física definitiva, pero la causa fue la depresión, una enfermedad chunga que tiene mucha gente y a la que odio más que ver a un diputado del PP… bueno: que ver a un diputado del PP.

Porque, amigos: la depresión es una enfermedad. Igual que la hepatitis, la colitis o ver películas de bárbaros de los 80. Se puede tratar y es mejor si hablas de ella con la mayor naturalidad posible y sin estigmas.

Uno de los detalles de esta puta depresión era que tenía un origen claro. Sufría de daño en sus manos y su capacidad de tocar había menguado. El problema es que se notaba en directo y la gente empezó a trolear insultándole. El pobre hombre, sensible y alegre, no pudo soportar tanto odio. Así que nosotros vamos a celebrar el HAMOR que nos producía. Unos días tarde para salvarle. Pero de todas maneras, dudamos que leyera oscuros blogs de internet en los que no se sabe si se te está alabando o insultando cuando escriben de uno.
Madre, qué temporadita llevamos para los amantes de la sordidez musical...
Aquí están los 14 momentos por los que hay que ser fan de Keith Emerson

14.- Por ser los adalides de todo lo que se odiaba del prog:

Tras hacer un grupo con cierto gusto y elegancia con el apropiado nombre de The Nice, Emerson formó el súper grupo del progresivo junto a un pobre onvre que huía de las garras de Robert Fripp y otro señor que se aburría con los coñazo Atomic Rooster. Los tres crearon la formación que definió de lo que se trataba el prog. Esto es: TODO A LO GRANDE.
Lake tardó unos años en poner de relevancia este eslógan
ELP no crearon música en la que los compositores clásicos hacían el amor con el rock. Más bien el rock pillaba a la música clásica y se daban mutuamente por culo usando el elegante escupitajo dans le ojete como único lubricante. Por eso muchos los odiaban y aun hoy en día Emerson era la diana favorita de quienes abominan del prog porque no saben apreciar que la verdadera locura y contestación no estaba en drojarse y tocar música con tres acordes, sino en pillar a Músorgski y hacerle cosas feas con el hammond.

13.- Por el Love Beach:

De los cinco o seis principales grupos de prog, ELP eran los que estaban en las antípodas del idiota petulante de Robert Fripp. Esto es: quienes se tomaban a sí mismos y al género menos en serio. Sí: sus composiciones (excepto cuando Lake pedía la vez y rogaba hacer alguna melodía memorable) eran complejas nivel que Gentle Giant dirían: “Tíos. os estáis pasando". Pero en el fondo hay una actitud alegre en todos sus discos e incluso varios temas cachondos que harían que Wakeman dijera: “Tíos: con ‘Benny The Bouncer’ os estáis pasando. ¡VENID A MIS BRAZOS!


El nivel de descojone culminó en su ‘Contractual obligated record’. En la historia de casi todos los grandes hay discos que hay que grabar porque se le debe un último LP a la compañía antes de, bien separarse, bien irse a otra discográfica, bien retirarse a Ibiza a drojarse. Por lo general, son discos de mierda hechos por joder. Ahí estuvo Mike Oldfield con su absurdo ‘Heaven’s Open’ (canciones pop mal cantadas y una suite que parecía las ideas descartadas por sórdidas para ‘Amarok’) o Neil Young haciendo ‘Landing on Water’ para quitarse de encima al egomaníaco de David Geffen, que le había demandado por no hacer discos que ‘sonaran a Neil Young’. En un apunte paralelo, a estas alturas todavía nadie sabe si ‘Metal Machine Music’ era una broma, un disco por obligación contractual o, la teoría más apoyada por críticos y estudiosos de la música rock, una invocación para tocarle los tentáculos a Cthulhu y despertar a algunos primigenios de nada.

El disco contractual obligatorio de ELP fue ‘Love Beach’. Odiado por todos los que se consideran fans RESPETABLES y SERIOS del prog por esta portada:
Alfredo Landa da su sello de calidad a esos PECHOLOBOS
Yo digo, obviamente, que es el mejor disco del grupo. Vale que Palmer y Lake querían terminarlo y largarse. Vale que la portada parece de un disco de los Bee Gees. Pero lo que no se da cuenta el talibán prog medio es que esta última frase es positiva. Además: una vez escuchado, no se trata de que el grupo intentara hacer un disco pop y parecerse a, yo qué sé, Air Supply. Porque aparte de sus usuales sordideces (a examinar en el puesto 2), Emerson se quedó sólo produciendo el disco y ofreciendo su mejor épica compuesta en solitario: ‘Memoirs of an officer and a gentleman’, el tema que se me viene a la cabeza cuando pienso en la expresión y no la pesada power ballad esa de ‘Up Where We Belong’. Que también es cojonuda. Tampoco hay que ponerse aquí elitistas.


12.- Por su versión de The Locomotion

Como ya he comentado, lo de Emerson NUNCA fue serio. Intentando ganarse la vida en los 80, se unió a Lake y, como Palmer estaba la mar de feliz ganando dinero con Asia, contrataron a Cozy Powell (huyendo de Whitesnake porque la laca no era lo suyo), posiblemente porque su apellido también empezaba por P.

El disco es la risión. Un absurdo en plenos 80, con su single más o menos contemporáneo fallido que no está tan mal, sus canciones retro prog y su versión del tema de  Gustav Holst más plagiado en la historia de las bandas sonoras (Escuchad ‘Marte’ y luego descojonáos de Hans Zimmer y su supuestamente cojonudo score para ‘Gladiator’).

Pero lo mejor vino con la edición en CD y el tema extra de turno. ¡UNA VERSIÓN HARD PROG CASIO DEL LOCOMOTION! (para quien no la conozca, una de las más famosas canciones de los 60 coescrita por la portentosa Carole King, que quizá no sepáis quién es, pero de la que os aseguro que conocéis hasta 10 temas suyos y se tata de un mujer con tal talento musical que estudios científicos han demostrado que uno de sus cuescos podría haber alcanzado el número 1 de ventas en 1968)


Mucho mejor que la versión de Kylie Minogue.

11.- Por ‘Desde La Vida’

Por varios motivos, la unión con Powell no fue a ninguna parte. Así que se fue. Con él, se largó Lake en busca de un bufé abierto a esas horas. Volvió Palmer porque Asia le aburría, así que necesitaban a un bajista-cantante. Preferentemente cuyo apellido empezara con L. Como Geddy Lee y Tony Levin no estaban disponibles o no querían hacer seppuku a sus respectivas carreras, contrataron al chaval Robert Berry. Y como su nombre empezaba por B, le pusieron al grupo ‘3’. La fantasía a la hora de nombrar sus formaciones nunca fue el fuerte de Emerson.

El disco, obviamente, fue un fracaso. Pero Vicisitud y yo lo amamos por su maravillosa “Desde la Vida”. Cualquier canción que diga “Sangre de toro / drinking the wine / Beneath la montaña / the shadows of time” es mejor que toda la discografía de Sonic Youth. Lo cual es extremadamente fácil anyway.


10.- Porque Emerson Lake and Palmer estaban buenos.

Efectivamente. ELP era el único grupo de rock de los 70 con pinta de ser capaces de ligar con otros seres humanos sin pago previo.

Vale: Lake parece que guarda dos castañas en los carrillos para comérselas luego en caso de que venga un depredador. Pero con su voz era capaz de bajar bragas y calzoncillos. Emerson daba para polvo guarro y Palmer es, ha sido y será el tío más petable del prog. Y eso que es batería.

9.- Por su videoclip de The Barbarian:

Candidato a nuestra serie de ‘Peores videoclips de jrandes del rock progresivo’ (lean 1, 23 y 4), pero que nunca atacamos por ser básicamente imágenes de un concierto con, por algún oscuro motivo (esto es, drojas), planos de pies andando de puntillas. Eso sí, el inicio es maravilloso:


8.- Por ‘The Best’

Emerson, Lake and Wanker eran un supergrupo. Uno de los primeros de la historia, de hecho. Es lógico que el formato gustara a sus tres componentes. Palmer se uniría en el futuro a Steve "Chiquito de la Calzada" Howe, John "El que tenía talento melódico del Red" Wetton y Geoff "Ladilla creativa" Downes. Lake, como hemos visto antes, a "Alvin y las Ardillas". Y nuestro ídolo Emerson a The Best. Así. Porque la humildad no va con el concepto de 'Supergrupo', tal y como nos enseñaron las constantes peleas entre Superlópez, el Capitán Hispania, Bruto, El Mago y La Chica Maravilla. A Latas nadie le hacía caso. Como a Alan White en Yes. Y con razón en ambos casos.

The Best era un supergrupo con una distinción casi ultraterrena: ser aún peores que los propios E.L.P. Fue un proyecto que no alumbró ningún disco de estudio y que se gestó en los 90 por aquello de entretenerse mientras Nirvana salía en la radio. Los miembros fueron John "depravado" Entwistle, Joe "tambien toco gaitas en los directos de the Eagles" Walsh, Simon "fui contratatado para remplazar a Carl Palmer como bateria en los E.LP. de los ochenta hasta que descubrieron que Cozy Powell estaba disponible y era mas famoso" Phillips, y el criminal de guerra Jeff "Skunk" (esto es, "mofeta") Baxter.

Y fue contratar a Baxter lo que dio la calidad a la película. Quizir, al supergrupo. "Mofeta" es este señor:
Todos juntos: BI GO TÓN
Pues esta gloria visual es conocida por dos cosas: acabar sus días como asesor de defensa de misiles de la administración Bush y, lo que es mucho, muchísimo peor, haber sido antiguo componente de Steely Dan y los Doobie Brothers.


7A.- Por la portada del Tarkus...

Ya lo dijimos en nuestra Lista de Discos Con Valores. Hacer un LP conceptual sobre tanques gigantes con forma de animales extraños y mitológicos es una de las mayores hazañas artísticas que ha hecho es ser humano, sólo comparable con 'El Jardín de las Delicias', 'La Victoria de Samotracia' y Alexandra Daddario toda enterica. BEHOLD:
Tanque Armadillo. +10 de ataque, +20 de desconcierto al enemigo.

7B.- … Y por la portada del Trilogy

Con la portada de "Trilogy", Emerson y sus compañeros fueron victimas del mismo fraude que sufrió Yes años mas tarde con "Going for the One". Esto es, encargar el diseño a los míticos Hipgnosis. Como todos sabemos, Throgerson sentía una absoluta e irracional lealtad a sus amigos de Pink Floyd, a quienes les daba sus mejores ideas. Aquello, obviamente, garantizó el resultado fuera una portada vergonzosa. Que yo, obviamente, tengo en vinilo para verla en toda su lamentable gloria de dibujo de estudiante de primero de Bellas Artes.
Todos con cadenas de oro culminadas con la cara de Camarón

6.- Por sus bandas sonoras sórdidas

Siempre me ha parecido curioso que, de todos los famosos del rock progresivo que se han dedicado a hacer bandas sonoras, el que ha tenido una carrera más estable en Hollywood haya sido precisamente Trevor "Petable" Rabin, el chaval roquero que llegó a Yes para emputecerlos de la manera adecuada y alejarlos del sinfónico.

Wakeman, como ya vimos, sólo hizo sordideces con Ken Russell o, atención, los hermanos Weinstein en sus inicios. Emerson casi gana. Él trabajó para Argento, Michele Soavi y Lucio Fulci. Sí: nuestro héroe eligió, con la excepción de cierta peli bastante olvidada pero decente de Stallone, el cine de género italiano. ¿No es para quererlo?

Como ya expliqué en mi artículo épico sobre Dario Argento, lo mejor de su trabajo para 'Inferno' fue crear una gran épica oscura, agresiva y coral para acompañar un momento en el que el prota simplemente anda por un sótano. Emerson hacía lo que le daba la gana y todos salimos ganando con ello. Sobre todo la película, que intentaba ser 'Suspiria', pero sustituyendo hábilmente el poco sentido del guión de aquella por una mucho más sórdida falta absoluta de coherencia y trama.


Tras hacer el muy lamentable giallo 'Murderock' en el que había mucho murder pero poco rock y 'La Chiesa', que gustará mucho a sórdidos que siempre quisieron ver una película de la saga 'Demons' realmente interesante a nivel visual, Emerson se retiró del cine sórdido hasta que regresó por la puerta grande. Perdón: por la puerta JRANDE. Hizo, atención, una banda sonora de 'Godzilla'. De un Godzilla japonés. Del ÚLTIMO Godzilla japonés hasta el reciente reboot.
Si en vez de la lagartija, hubieran puesto a Emerson con su pelazo, yo habría visto la peli.

5.- Por su apología de la sexualidad polimorfa

Por si no lo sabíais, 'Brain Salad Surgery" no es sólo el disco más famoso de ELP, sino una frase que quiere decir "Comer polla". Por el amor de feck, no me preguntéis qué tiene que ver 'Cirugía de ensalada de cerebro' con el sexo oral, porque yo tengo una mente muy sucia, pero hay algo en la metáfora que me elude. ¿Es 'Brain' el carajo, 'Salad' el acto de zampar' y 'Surgery' el acto de hacer algo dedicadamente'? ¿Estoy malgastando mi vida sobrepensando una expresión creada en una década de muuuuchas drojas? La respuesta está clara: Ahora tengo más ganas de follar y no ser cómo.

Lo mejor de la cosa es que Emerson lo que quería era, directamente tocar los cojones. "En los 70 había que romper los límites. Escogimos esta pintura para empujar hasta el límite el arte de las portadas de discos". A lo que se refiere es que la famosa versión original creada por H.R. Giger tenía con una bonita polla debajo de la barbilla de la guapa munhé alien. Algo que acaba de dejar con la boca abierta a absolutamente nadie que conozca al artista suizo.
"Pues os estáis rallando" - dirán algunos - "Ahí no se ve una polla ni nada.

¡ERROR!

Un boceto de Giger para la portada que he encontrado en una página italiana confirma lo que dice la wikipedia sobre el asunto fálico:
'De la prodigiosa mente del creador de 'Alien', OTRO NABO'

4.- Por la canción ‘Jeremy Bender’, una oda a los VALORES

Vamos con algunas letras. Ésta es del viejo sórdido de Lake, pero no olvidemos que el grupo era una democracia del cachondeo y que Emerson, el claro líder, aprobó esta maravilla:

Una canción cortita que tiene de todo: gaycidad, travestismo y, para darle vidilla, una poco velada referencia al fisting anal. Y por "poco velada" quiero decir que la letra dice directamente:

Talk with the sister, spoke in a whisper, threatened to fist her if she
Didn't come clean

Gays del mundo: éstos deberían haber sido los mitos eróticos de los 70.
Todo sería muy turbio en otros tipos, pero en gente tan alegre como ELP, queda bien. Esto de meter canciones chorras después de complejas obras progresivas era la señal definitiva de que tampoco se tomaban muy en serio. Y 'no tomarse en serio' no sólo es un lema de ente bloj: es la actitud vital necesaria para el avance de la sociedad hacia una utopía en la que todos follemos con alegría como Jeremy.

3.- Por "Taste of My Love"

Aquí siempre hemos sido fans de las letras sexuales en los que el doble sentido tiene la sutileza de cantar el himno de España con eructos. 'Taste of my love' continúa la obsesión con la felación de ELP (en este caso, otra vez Lake con ayuda de Pete Sinfield)  con la que posiblemente sea la letra más estúpidamente pueril de todo el prog. Es tan buena que parece la inspiración del gag de "Lick my Love Pump" de Spinal Tap:

Oh, you look so hungry, woman
How come you strayed in here
With your eyes so bright
On this long hot night

Could it be for a taste of my love

Esto es: Quieres comer polla.

Down on your knees
With your face to the wall
(...)
Help yourself to a taste of my love

Esto es: Lamer glande

Call up room service
Order peaches and cream
I like my dessert first
If you know what I mean

Sí: Quieres decir "COMER POLLA".

Yeah, taste it, taste it, taste it
Around the maze of pleasure
To the gates of pain
You're driving me insane

VALE, JODER: QUE SÍ: QUE TE LA HAN CHUPADO

La letra continúa un rato más, pero creo que el concepto ha quedado suficientemente claro. ¿Qué clase de perturbados hacen una oda tan obvia a la felación sin ser un grupo de cock rock? Yo os diré cuáles: LOS QUE ME GUSTAN.

2.- Porque el tamaño no importa: se puede y se debe hacer el sórdido con un teclado de 40 kilos

El mundo había visto a gente tocar la guitarra con los dientes. Saltar por los aires rasgando cuerdas. Incluso arrastrarse por el suelo como Marty McFly para soltar unos riffs.

Emerson no era guitarrista. Pero no iba a dejar que el hecho de que su instrumento (antes de la llegada de los BESHOS keytards) pesara un cojón y no fuera tan manejable. Si había que dar espectáculo, él iba a tratar el hammond como se merece:

Tirándolo al suelo, poniéndose debajo, cabalgándolo y clavándole cuchillos.

Porque el atronador solo que está tocando te puede dar como que igual. ¡Pero no veas la risa de ir a un concierto y presenciar cómo un perturbado hace esto con una cosa que, si se le cae a la espalda, lo deja paraolímpico!


El piano era el instrumento elegante por antonomasia hasta la llegada de Emerson. Él lo desecró y, por lo tanto, debemos estarle agradecidos por ello y cantar sus alabanzas.

1.- ¿Gravedad? A donde vamos no necesitamos… gravedad.

Emerson dijo una vez: “Las canciones pop van de repetición, riffs y simplicidad. La música progresiva coge un riff, lo pone del revés y lo toca boca abajo"

Y la natural progresión (pun intented) que emana de esta frase es, por supuesto, volar con un piano de cola y tocar boca abajo. Coherencia, arte, saber estar, sordidez y valores musicales en la imagen que define a una persona que sólo quiso dar amor al mundo y cuyo inmenso corazón no pudo resistir el no poder ofrecer más alegría a esta puta mierda de existencia.

Disfrutad de un ONVRE de verdad entregado al espectáculo. Disfrutad de Emerson VOLANDO CON UN PIANO DE COLA:


Te vamos a echar mucho de menos, pelassso.

Artículo escrito en colaboración Supergroup Fox-Marlow
Siga al autor de ESTO en Twitter:


Esto no es un blog de noticias. Pero haré una excepción porque hablamos de un proyecto en el que está involucrado todo dios del equipo fijo menos el desaparecido en combate Milgrom. Sí: incluso Marlow hace un cameo en una escena de multitud, pero nunca revelaremos su verdadero rostro. Tendréis que buscar el que tiene cara de escocés sórdido, valga la redundancia. Además, trajo Irn Bru en el peor día de rodaje para todo el equipo, lo cual hizo mucho por la calidad de la película. No sé si bueno o malo, pero mucho.

Vicisitud está a fecha de hoy a eso del 60% del montaje de la cosa. Llamarlo 'película' es muy presuntuoso por mi parte. Estamos intentando darnos prisa para darle una copia completa de trabajo al elegido para la banda sonora.

El jran sórdido CHUCK CIRINO.
Chuck Cirino, pa tu culo mi pepino
¿Chuck qué? Sencillo. El que compuso esta maravilla. Si me dicen "cine cutre ochentero", éste es el tema que primero se me viene a la cabeza:


Efectivamente: es la sintonía de Videofobia, la mejor webserie de culto de cine colonoscopia. Y con 'de culto' me refiero a que no la ve casi nadie. Pero seguiremos haciéndola porque, total, tampoco follamos y en algo hay que gastar las energías creativas. Sí: acabo de decir que follar es un acto creativo. Si no lo consideráis así, es que algo estáis haciendo mal.

¿Cómo tomamos esta decisión? Daré primero la versión chula y oficial de la nota de prensa: Todas las películas nostálgicas del ochenterismo y del cine de serie b han hecho bandas sonoras que RECUERDAN a las de la época. Pastiches realizados con gran calidad en muchos casos. Por ejemplo, los novatos franceses que hicieron la de 'Turbo Kid'. Robert Rodríguez a su bola con sus 'Machete'. Cliff Martínez cambiando su estilo para intentar que no nos durmiéramos en 'Drive'.

Sin embargo, ¿por qué ir a gente que haga homenajes cuando se puede recurrir a las personas que definieron el sonido de la producciones casposas de le época?. Nosotros hemos escogido al paradigmático. Al colaborador habitual de ese encantador señor que es Jim Wynorsky. Director salido de la factoría Corman que, además del cachondeo de 'Deathstalker 2', también dirigió putrículas como 'El Regreso de la Cosa del Pantano', 'The Lost Empire', la cuarta parte de 'Ghoulies', en la que sustituían a las marionetas por enanos y, por supuesto, el debut de Traci Lords en el cine no porno, 'Vampiro del Espacio':


Escuchad esta sordidez y decidnos ahora que no es la persona adecuada para una peli cuyo eslogan podría ser "Aquí vamos a las claras desde el título: CINE BASURA: LA PELI".

La versión más real es más o menos la misma, pero con matices. Gracias a Pedro Mérida, uno de los tres productores de la Cutre Con y organizador del festival Fimucité de música de cine en Canarias, nos pusimos en contacto con Cirino para que nos dejara que el grupo MyStereo hiciera una versión rock para la película del tema de 'Deathstalker 2'. Y, en algún momento de las negociaciones, Pedro dijo: "Joder, ¿y si le pedimos a Chuck directamente que haga toda la banda sonora?" Evidentemente, aplicando el razonamiento antes expuesto de 'Si vas a homenajear al cine basura, pilla a un compositor que lo vivió en los 80', Miguel Ángel Viruete, nuestro productor Ferrán Herranz y yo dijimos un rotundo "PUES SI CUELA..."

Y coló. Tras ver el teaser tráiler (cuyo lanzamiento público se ha retrasado mientras buscamos un artista de efectos visuales para cierto plano complejo), dijo que una locura así le hacía gracia. Y ahí lo tendremos. Poniendo música a una cosa en la que sale gente como ésta:
¡Freaks... FREAAAAKS!
Él sabrá donde se mete...

Siga al autor de ESTO en Twitter:

¿Cómo celebrar los 10 años de esta web? ¿Con una foto mía y de Vicisitud en tanga? No, que en la situación política actual cosas así se pueden considerar como actos de terrorismo y no me quiero enfrentar a jueces anclados en el franquismo.

También podríamos hacer la típica recopilación de artículos pasados. O uno de esos ‘redux’ que empecé a publicar hace un año, hasta que me di cuenta de que me divierte más escribir cosas nuevas que añadir chascarrillos a posts de 2006 o 2007. Aquella época en la cual, como sabíamos que nadie nos leía, simplemente redactábamos lo que nos daba la gana sin preocuparnos de su relevancia o que hiciera gracia. No como hoy, que tampoco lee nadie (porque todo dios está en Youtube y haciendo podcasts) y nos esforzamos demasiado en decir tonterías.

Así que he decidido volver a esa época más sencilla, simple y gilipollas en la que escribía pensando que mi público era el propio Vicisitud, La Navaja en el Ojo, el Primo Porno y Supersantiego. Quizá The Devil Rules the World, Dr Elektro o El Perejil. Y alguna búsqueda perdida de google que entraba con las keywords Implantes mamarios acróbatas’. Especialmente para ese genio. Hoy voy a hablaros de algo personal que siempre he pensado poner por escrito, pero que nunca he hecho porque no creo que a nadie le interese. Hoy toca contaros mi propia teoría a la hora de juzgar películas.

Es algo que ha ido apareciendo a lo largo de los años en ente bloj. Por ejemplo, en el mítico artículo del ‘Género va y se acaba’. Digo ‘mítico’ porque en una convención de cierta distribuidora española (comprar su edición de ‘Turbo Kid’ en BR y VHS, por feck) hicieron un vídeo de presentación de su producto y citaron una frase de ese post nada más empezar con una imagen laaaarga de una brote de hierba. Me descojoné.

Mi teoría sobre el cine es extremadamente relativista y simple. Tanto que es aplicable a otros tipos de expresiones artísticas. Incluso a la hora de elegir con qué borracha vas a intentar ligar esta noche sin éxito. Pero es que soy así con todo. Para mí, casi cualquier cosa no científica, sino ética o de gusto, cae en la categoría de ‘depende’. Y eso que no soy gallego. Aunque me gustaría. Básicamente para poder ver reemisiones de Magnum PI en el idioma de Rosalía. Y de Tojeiro. Bueno: dudo que fuera lo mismo lo que hablaban esos dos insignes norteños.

Yo la llamo ‘Teoría de los Valores’. Porque no tenemos suficientemente gastada esa palabra en el blog. No: no se trata de que una peli sea buena en cuanto tenga a un señor con bigotón o defienda que cada cual haga lo que quiera si no le hace daño a nadie (frase que debe guiar vuestra vida siempre; la segunda también). A lo que me refiero es que cada obra artística tiene una serie de valores. Éstos, de entrada, son neutros. Ni positivos ni negativos. Está en la interpretación del que la recibe el aportar los calificativos.

Como el cine es una de las expresiones artísticas más complejas, os pondré el ejemplo de la pintura.
Un cuadro puede tener varios aspectos que hagan que te guste o no. La ejecución. La combinación de colores. La fidelidad a la realidad. El uso de la luz. La temática. Que Jesucristo de joven se parezca a DiCaprio. La historia que cuenta. La composición de la imagen. El lugar en el que lo estás viendo. Y, sobre todo, si lo estás viendo con la chica que te quieres ligar.
¿Quedamos el domingo? - El domingo me suicido. - ¿Y el sábado?
Esto último puede parecer la oportunidad de meter una frase absurda, pero el cómo, dónde y con las ganas que tengas de ir al baño se disfruta de una obra es algo muy importante, porque la primera impresión es esencial. Que me lo digan a mí, que una vez quedé en Buenos Aires con una chica y, a los dos minutos de escucharme decir palabrotas y sordideces, se acordó de que había venido a la fiesta con una amiga. Que no existía. No la volví a ver en toda la noche. Una huida digna de Houdini o Rita Barberá ante una llamada de curro. Esa mujer no es un personaje del Senado: es un cameo.

En esto que nosotros vemos un cuadro en concreto. Y empezamos a asignar valores. Me gusta el uso del color porque los tonos verdes me encantan. No me gusta el tema porque va de religión. Me gusta el uso de la luz porque ha usado la técnica de pintar sobre lienzo tratado primero con blanco. Me gusta que sea medieval porque soy fan de los juegos de rol y secretamente querría haber vivido en una época en la que habría muerto de cagalera a los 12 años. Me da igual que los tonos no sean mis colores favoritos. Etc. Etc. Al final, si lo que te gusta sobrepasa lo que te da igual o lo que no te gusta, dices “tá bien”, y pasas a ir al bar del museo a que te cobren por un sandwich 15 euros, dos sacos de trigo y los derechos de explotación laboral de tu primogénito.
Mi cuadro favorito ever porque... ¡PELIRROJISMO!
Eso sería lo ideal: nivelar lo que te agrada y emitir tu juicio de gusto. Pero las cosas no son tan sencillas. Ahora, como dice cualquier director al firmar una superproducción con la Fox, vamos a meternos en terrenos cenagosos. Cenagosos y con alta probabilidad de que te hagan un tacto rectal sin tu permiso expreso.

El caso es que hay algunos valores que unos pueden ver positivos, otros los ven irrelevantes y a un tercero le parece un ‘rompedor de trato’, que se diría en inglés. Algo por lo que no pasa. Todos estos valores pueden ser relativos. Lo que a ti te parecen colores vivos a otra persona le puede resultar un empacho hortera de Thomas Kinkade. La diferencia es que para él la cosa va más allá de no gustar: es que aplica su juicio de ese aspecto o valor a toda la obra. Debido a sólo uno de los valores, todo el cuadro es terrible. Puede ser cojonudo en cuanto a ejecución. Pero si algo le enerva, lo va a aplicar al total del cuadro.

Esto es algo que, por ejemplo, en pintura, no pasa tanto. Porque esta disciplina tiene un número limitado de cosas que puedan gustar o joder al respetable. De hecho, esta teoría de mierda explica el problema del arte moderno. Al ir eliminando elementos del cuadro, la cantidad de valores que te pueden o no gustar se reduce. Por eso crean opiniones tan enfrentadas. Una obra conceptual sólo tiene como único valor el concepto en sí. Si tal enunciación (sea necesaria o no una explicación por parte del pintor) te la trae al pairo, la obra te parecerá una mierda. Si te gusta, una maravilla. El fracaso de las vanguardias no es el haber perdido el contacto con el gusto popular, como decía Félix de Azúa, sino el haber hecho un reductio ad absurdum tal que no queda casi nada que disfrutar de ellas.

Vale.

Pues ahora llevad todo esto al cine. Eso que no sólo tiene imagen. Es que tiene MUCHAS imágenes. Y no un tema, sino tema, tramas y diálogos con o sin chistes de caca. Y ritmo de montaje. E iluminación. Y música. Y, con suerte, a Charlize Theron. La cosa se complica. La probabilidad de que haya un sólo aspecto de los muchos de cada película que a alguien le parezca una maravilla y a otro una auténtica basura empieza a multiplicarse como hongos en la pisha de un asiduo al Tinder.

Y esto da vida al usuario medio de internet. Y lo que es peor: al crítico español de cine.

La crítica española, por lo general, es experta en fijarse en un aspecto que le gusta o le disgusta y multiplicar a nivel hiperespacio su importancia a la hora de juzgar la obra. Algunos, por ejemplo, sólo valoran la originalidad. Y si la peli no aporta nada nuevo, no dudarán en decir que es mala. Otros pueden enamorarse de un personaje. Otros pueden decir ‘un negro muy malo’ y cargarse su ya depauperada credibilidad.

Pero no sólo la crítica oficial. También internet. De repente, Mad Max puede ser una maravilla por su realización y su uso de efectos prácticos para unos y una basura para otros porque la trama es, vista superficialmente, simple. O porque no trata temas IMPORTANTES como ‘Spotlight’.

Para mí, obviamente es buena porque sale esto:

Efectivamente: acabo de coger un elemento y justificar con él que toda la película es maravillosa.

Pero el caso es que de muy pocas películas se puede hablar en términos absolutos de que sean buenas o malas. Como ya dije en mi post favorito de todos los que he escrito (“¿Qué es una mala película?”), siempre, siempre, siempre habrá alguien que considere una cosa que tú crees que es indefendible una obra digna. Hasta ‘Al Pereira Vs Aligator Ladies’. Ahora os digo lo contrario: Siempre habrá alguien que considere una mierda una película que tú creas que es una obra maestra. Sin salirse de Charlize o lanzallamas-guitarra, la misma ‘Mad Max: Cojones Inmensos de un Septuagenario’.

¿Entonces cómo evaluar una cinta? Yo siempre lo he dicho. El mejor experto en cine era el dependiente de Videoclub. No eran señores que hablaban en absoluto, sino como predictores de IMBD o Amazon (pero acertando más a menudo), te preguntaban más o menos cuáles eran los aspectos que más te importaban de una película (hostias, por ejemplo), cuáles te daban más igual (interpretaciones, por ejemplo) y cuáles te enervaban (ritmo lento, por ejemplo), y te recomendaban que te llevaras esa de ‘Difícil de Matar’ dado que te había encantado ‘Contacto Sangriento’.

Bien: éste es mi trabajo. Todos los días me enfrento a películas complicadas e intento imaginar si alguno de sus valores pueden suponer ‘deal breakers’ y para qué. Así decido si una cinta es más para un público más reducido o más general. Porque ‘El hijo de Saul’ puede ser intensa, con imágenes poderosas, angustiosa y con ritmo dentro de su género. Pero también puede ser un coñazo supremo tener que ver siempre la nuca de un tío o puede parecer tonta la motivación del prota en su afán por enterrar a su hijo. O, peor todavía: puede ser insoportable exactamente por angustiosa o por su intensidad.

Efectivamente: lo que para unos es bueno, para otros puede ser motivo de salir corriendo. Como yo en pelotas con unos Calvin Klein. Lo que para cierto hombre le hizo plantearse acabar como Ray Milland al final de ‘El hombre con rayos X en los ojos’, para cierta mujer fue digno de un polvo. Es obvio que el primero tenía razón. Pero no me voy a quejar, que los freaks no solemos conseguir muchos aplausos cuando estamos sin ropa. O con ella. O sólo chateando. Lo de por qué, cuándo y en qué circunstancias me vio en calzones un tío y expresó su disgusto es un tema que dejaré para otro artículo. Para el 20 aniversario, concretamente.

Y ahora viene lo peor: la cosa a la hora de juzgar películas se ha complicado recientemente con la introducción, ya conocida en literatura o televisión, de las sagas. Os voy a poner un ejemplo: ‘Los juegos del jambre en los que todos están gordos’ me pareció una película floja. En parte por su longitud, en parte por evitar la sangre por temas del PG13, en parte por la cámara de espasmos en las escenas de acción. Pero yo pillé un aspecto y lo magnifiqué. Le decía a todo el mundo que la peli era un mojón porque la protagonista no tenía que tomar ninguna decisión ética a la hora de matar. Siempre se cargaba a gente en defensa de la vida propia o de sus protegidos.
Las niñas repollo / crecen el el huertoooo
Lo curioso es que perseveré, porque años de leer la Dragonlance o Las Crónicas de Thomas Covenant me han enseñado que las sagas son como tocarte el glande en la ducha: cuando empiezas, ya puestos acabas. Y por fin vi la última parte. Para mi sorpresa, lo más importante de la película es que la protagonista Cara de Repollo Evergloomy decide al final matar a un personaje a sangre fría por motivos éticos. Justo el aspecto que exacerbé a la hora de juzgar negativamente la primera parte.

Por eso no se deben evaluar demasiado duramente películas que están pensadas para formar parte de una saga. Nunca sabréis si ‘La Brújula Dorada’ era tan mala como decían, porque no solo cortaron el final de la primera novela, sino que, sobre todo, no podremos evaluar si los cambios realizados iban encaminados a mejorar ciertos problemas del segundo y tercer libro. Que pueden ser problemas para mí o, sobre todo para Marlow. Otros los considerarán obras maestras literarias.

Y no me voy a meter a hablar de los personajes de 'El Despertar de la Fuerza', porque casi me han pegado varios amigos virtualmente en internet. Y en vivo cuando quedemos a tomarnos un café. Que soy bajito y muy fostiable.

Efectivamente: todo es relativo. Desde el juicio de gusto de cada película hasta tu juicio de gusto a la hora de tirarte a ese o esa que has conocido por facebook. Excepto si eres un bloguero que pasa sus fines de semana escribiendo tonterías sobre crítica de cine en un blog. Entonces follas a la primera oportunidad que se presenta. O sea: NUNCA.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget