febrero 2017

El fundador de la BBC fue John Reith, un Escocés calvinista, violento, misógino, tacaño, filonazi y, además, con una dieta muy rara: solo comía galletas, mermelada y plátanos. Digo que rara porque ¿que demonios pinta la fruta en la sana dieta Escocesa?

Al menos era un guaperas descomunal por ser un paisano mío.

Nightmare Fool

Este lunático estableció tres principios públicos admirables para la Corporación: informar, educar y entretener. Fundamentales, también, hoy en día para los medios españoles:


Reith, que era de un pueblo con nombre tan Wickermanesco como “Stonehaven” y cuyos restos están enterrados en las ruinas de una iglesia abandonada hace siglos en las remotas montañas de Escocia, muy probablemente en la tumba al lado de la de la madre real de Damien de “La Profecía", añadió otro principio adicional secreto aún más elogiable para la televisión infantil británica de los años 70-80: traumatizar.

Los programas para niños lo consiguieron con permutaciones de:

BAF              Buenos Actores Feos,
MAJ              Malos Actores Jóvenes,
EA                 Elementos Artúricos,
CM                Cuevas Misteriosas,
MRYUYU    Monumentos Reales que dan Yuyu,
CPTV            Cutres Platós de Televisión fingiendo ser monumentos reales que dan yuyu,
AP                 Argumentos Perturbados (ciencia-ficción demente + fantaterror folk-horror)
NK                Guionistas plagiadores del genio Nigel Kneale,
LSD              Guionistas aficionados a las drogas alucinógenas,
IGLS             Indigentes Galeses Locos pero Sabios,
OBLS            Ojos que Brillan con Luz Sobrenatural,
SH                 Sacrificio Humano
ETDIOS        Dioses Espaciales
LOVE            Monstruos Lovecraftianos
666                Satanismo
VT                 Viaje Temporal
PROG            Rock Progresivo.

“Doctor Who” es la serie más famosa y longeva del movimiento, pero en este post vamos a tratar a otros programas británicos infantiles/juveniles iguales de interesantes e inquietantes.


Ace of Wands 1970-1972

BAF,  CPTV,  AP,  LSD, 666, LOVE, VT, PROG

Joven y buenorro mago usa sus poderes Tarot para combatir a seres demoníacos con la ayuda de la guapa madre de Kate Beckinsale. Sus viajes en el tiempo necesitan muchas visitas a cutres platós fingiendo ser pirámides, templos y demás cosas que a veces se ven en el Canal Historia sólo si hay extraterrestres involucrados.

Con una canción totalmente prog cortesía de Andy Bown de Status Quo y de the Surrogate Band de Pink Floyd en los directos de “The Wall:”


Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Mr Stabs, interpretado por el gran actor Escocés Russell Hunter, avatar, en forma de humano pálido, de un monstruo Lovecraftiano que posee un solo guante blanco que le confiere poderes malignos.

Role model de Michael Jackson amenaza a Judy Loe: “Tu hija saldrá en “Pearl Harbor”

Escape into Night 1972


MAJ,  MRYUYU,  AP,  LSD, LOVE  

Niña pija repelente dibuja una casa tétrica que se convierte en su realidad y monstruos Lovercraftianos que cobran vida. La buena película del 88 "Paper House" se basa en la misma novela, pero la serie de la BBC es aún más inquietante.

Serie recordada por muchos británicos de cierta edad (© Paco Fox) como la cosa más terrorífica de sus infancias, en parte por la voz tarareando durante los créditos finales:


Villanos feos más recordados que daban pesadillas:

Los menhires andantes con un solo ojo

De izquierda a derecha: Charlie, Bill, Mick, Keith, Ron


The Tomorrow People 1973-1979



BAF, MAJ, CPTV, AP, LSD, OBLS, ETDIOS, LOVE, VT, 666, OBLS, PROG

Adolescentes desarrollan poderes psíquicos en la pubertad y ayudan a unos dioses espaciales a luchar contra el mal viajando por el tiempo.

La serie más prog de la lista: toma su título de una canción de McDonald y Giles, dúo formado por dos fundadores de King Crimson, y cuyo guión piloto inspiró a un joven y desconocido David Bowie a componer “Oh You Pretty Things,” es quizás, a la vez, la serie menos traumatizadora del post por tratar temas más infantiles que las demás. Cosas edificantes como la prostitución en el futuro o el Cuarto Reich.

Su secuencia de créditos es totalmente prog, también:


Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Jedikiah, alienígena maligno capaz de asumir cualquiera forma, pero quien prefiere, inexplicablemente, usar la forma del viejo actor feucho Francis De Wolffe:

Lo siento, chicas, estoy casado 


The Changes 1975


BAF, MAJ, EA, CM, MRYUYU, AP, NK, LSD, SH, 

Gracias a una emisión maligna de la televisión y la radio, todos los británicos adultos se vuelven tontos e intolerantes y destruyen en un solo día todo el progreso de los últimos 500 años. Solo los jóvenes y los inmigrantes son inmunes a la locura.


Parece un documental sobre el Brexit, pero es una serie post-apocalíptica hecha con bastantes medios y cuya desenlace ocurre en una cueva misteriosa donde ha vuelto a la vida Merlín, pero ahora es adicto de las drogas lisérgicas.

Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Jack ¡WATSON! como el granjero que intenta quemar a la niña prota por bruja.

Gary Piquer va a hacer su papel el el remake

Sky 1975


BAF, MAJ, EA, CM, AP, ETDIOS, LSD, OBLS, SH, VT, CPTV, MRYUYU, NK, IGLS, PROG

Un muy desagradable joven dios espacial acaba atrapado en nuestro tiempo en vez del futuro post-apocalíptico que debe salvar,  y explota con sus poderes mágicos transmitidos por ojos que brillan con luz sobrenatural a tres niños y un loco, aunque sabio, indigente Galés para llevarle por cuevas misteriosas y monumentos reales que dan yuyu para lanzarle a su destino verdadero.

Posiblemente la serie más ambiciosa (por no decir pretenciosa) de la lista, es toda una delicia. El antipático y facha prota es una mezcla del David Bowie de Ziggy Stardust y su persona de mediados de los 70 totalmente fría y paranoica, y la serie es una clara precursora de “The Man Who Fell to Earth” y, a la vez, trata temas como el medio-ambiente, las religiones New Age, la lucha de clases en el reino unido, el alcoholismo, los cultos cargos, etc.


Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Ambrose Goodchild: el sádico ser creado por la Tierra para torturar hasta la muerte nuestro joven prota porque Gaia detesta todo lo celestial.

Goodchild y su compinche enano (miento - son Vicisitud y Paco)

Bueno feo más recordado que daba pesadillas:

Jack ¡WATSON! otra vez como el militar escocés padre de uno de los chavales.

Pelirrojo + bigotón = mito erótico de Paco y Vicisitud

The Feathered Serpent 1976-1978


BAF, CM, AP, ETDIOS, LSD, SH, 

Demencia total: unos pálidos actores britanicos manchados de betún interpretan, de forma nada convincente, a unos dioses Aztecas en guerra perpetua en sus templos celestiales y junglas tropicales, interpretadas, de forma nada convincente, por unos cutres platós de televisión.

Escena prometedora, hasta que te das cuenta que están VISTIENDO a la guapa Diana Keen

Menos mal que hay muchas escenas bastantes gore de sacrificios humanos y tortura ritual.


Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Patrick Troughton, el segundo Doctor Who, como el sumo sacerdote que grita todos sus diálogos con perfecto acento de...inglés pijo que sobreactúa y grita todos sus diálogos:

¡By the power of Numbskull!

Children of the Stones 1977


BAF, NK, CM, SH, LSD, VT, NK, AP, MRYUYU, IGLS, PROG

Soberbia mezcla de “Quatermass,” “El Hombre de Mimbre” y “El Prisionero,” es probablemente la mejor serie de esta lista, y la que ha envejecido mejor, con un guión inteligente, magnífico uso del pueblo real de Avebury - construido enteramente en el centro de un gran Crómlech (“¡Jesús!”), un monumento real que da yuyu -  un villano excelente interpretado por el jran actor escocés Iain Cuthbertson, unos actores jóvenes que no son inútiles, y la aparición de Gareth Thomas (estrella del inefable space opera, “Los 7 de Blake”) como el padre, y la música más perturbadora jamás compuesta para una serie infantil:


Bueno feo más recordado que daba pesadillas: el inmenso actorazo alto Freddie Jones (padre el inmenso actorazo enano Toby Jones) como el indigente Galés loco aunque sabio:

Freddie y Toby ¡Buenorros! (Miento: Somos Paco y yo - onvre de cierta edad)

King of the Castle 1977


BAF, MAJ, AP, LSD, 666, IGLS, PROG, 

De los creadores de “Sky” viene esta serie aún más ambiciosa, confusa y pretenciosa que mezcla Kafka, dimensiones paralelas y Satán es mi Señor: un niño cae por el hueco del ascensor de su bloque de pisos deprimente y despierta en un mundo paranoico donde todos sus familiares, vecinos, profesores, etc, son alter egos malignos y feos.

Dado que sus familiares, vecinos, profesores, etc, tenían todos aspectos bastante terroríficos en sus versiones normales y buenas (como el jran actor feucho escocés Fulton Mackay) antes de cruzar al otro mundo, el espectador no sabe qué pensar.


Traumatizó tanto a los peques, que las autoridades cambiaron su hora de emisión.

Villano/bueno feo más recordado que daba pesadillas:

Talfryn Thomas como el indigente Galés loco aunque sabio y el mago perverso:

Malo
¿Bueno?

Sapphire and Steel 1979

BAF, AP, ETDIOS,  CPTV, VT, SH, 666, LOVE, OBLS, LSD, 

La demencia total, y más allá.

La bella Joanna Lumley y el viejo conocido de mi padre, David McCallum, son dos “elementos (sic) manifestados” que luchan contra el Tiempo, aquí representado como un monstruo Lovecraftiano.

Sus episodios son todos muy tétricos y nada apropiados para los chiquitines, con argumentos como cuando Steel sacrifica el alma de una mujer inocente a unos demonios para salir de una apuro, o el ser capaz de matar el alma de cualquier humano mientras viaja por el cosmos a través de todas las fotografías de la historia.

Traumatizó tanto a los peques, que las autoridades cambiaron su hora de emisión.

Villano feo más recordado que daba pesadillas:

Christopher Fairbank:

Siempre da la impresión que sufre alguna plaga bíblica que ya ni existe.


Into the Labyrinth 1981

BAF, AP, LSD, 666, CM, EA, CPTV, VT, OBLS, pero ni rastro de telemuñecos, David Bowie o Jennifer Connelly

El actor nominado a un Oscar, Ron Moody, es Rothgo, un mago atrapado en una cueva misteriosa por una bruja que quiere conquistar el universo y necesita la ayuda de tres niños que viajan por el tiempo para salvar al cosmos.

La realidad fue más bien que el actor nominado a un Oscar, Ron Moody, es una estrella atrapada en una serie mala de muy bajo presupuesto como castigo de su representante por haber rechazado varias veces el papel principal de “Doctor Who”. Los viajes en el tiempo siempre lleva a sus ayudantes a la misma cueva misteriosa siempre interpretada, de forma nada convincente, por un cutre plató de televisión.

Sus batallas cósmicas con su enemiga, la actriz con best witch name ever, Pamela Salem, incluyen muchos planos de ojos que brillan con luz sobrenatural:


Bueno feo más recordado que daba pesadillas:

El mismo Rothgo, cuyo look de cura del Opus no apto para comuniones realmente asusta:

Rothgo salpica a sus jóvenes ayudantes con su chorro blanco mágico

Me sorprende mucho que bastante gente pida por twitter que participe en más podcasts. Es cierto que así no hay que ver mi faz de hobbit con ojeras, lo cual es una ventaja, pero hay que reconocer que tampoco es que tenga una voz muy radiofónica. De joffffen podía modularla para imitar a profesores del colegio. Sobre todo a mi madre.

Es que siempre he sido muy femenino.

Pero cuando los testículos hicieron PLOF, aquello se convirtió en un desastre sónico que culminó en el día en el que salí con un montón de exhibidores de cine a un karaoke y, a los cuatro minutos de 'I Would Do Anything For Love' de Meat Loaf, todos gritaron a coro un amable "¡QUE SE CALLE EL DEL PLUS!". Otra cosa no, pero criterio tenían.

Pero, mirad por donde que mi amigo Ángel Codón sigue llamándome a su 'Tiempo de Culto'. Tanto que ya estamos planificando multitud de programas más. También tengo en mente aliarme con Miguel Ángel Aijón para hacer lo que sea. En las ondas, digo. Ya sé que en la peli tenemos química, pero no hasta el punto de placer carnal.

Tras unas semanas retirado del podcasteo, Ángel me invitó a unirme a Carlos Palencia y Jimina Sabadú a su programa sobre 'Bola de Dragón'. Al principio no iba a ir. Prefería pasarme por el cine a ver 'Batman: La Lego Película', un flin que es bueno únicamente porque tiene un cameo de Richard Cheese. Pero, tras una cena con mi compañero de Videofobia comprobé que había tema: él iba a convertir el programa en una oda freak a esa tomadura de pelo que es 'Dragon Ball Zeto'. Yo tenía que estar allí para trolear y defender que NADA puede superar la jrandeza de la serie original con chistes de tetas, momentos incómodos (Goku tocándole la entrepierna a Chi-Chi niña es un momento que sin duda sería objeto de censura en Salamanca) y chascarrillos de culos y humor de olor y flemas. Nunca entendí cómo la gente prefería tres semanas de señores metiéndose hostias como en 'Matrix Revoltijos' (cuyo clímax clarísimamente copiaba 'Bola de Dragón Z', lo cual ya nos da una idea de la desvergüenza de la serie) a Oolong transformándose en Bulma para enseñarle las tetas al Maestro Mariano Peña.

Así que aquí os dejo a Carlos apasionado y erudito, Jimina revelando su oscuro pasado y yo diciendo tonterías random mientras que Ángel intenta mantener el orden:


Y, como bonus track, el Videofobia Z sobre la adaptación coreana de Bola de Dragón del que hablamos en el episodio:

Siga al autor de ESTO en Twitter:

Normalmente no hablo mucho de trabajo en ente bloj. Por supuesto, hay excepciones, como cuando escribí de cierto absurdo viaje a Argentina o de las mentiras del audiovisual. No es una regla que me haya impuesto. De hecho, imponerse reglas tampoco es muy divertido. Excepto las que te ayudan a no incumplir leyes. Y la de no eructar Tubular Bells en una reunión con tu jefe. Esa es importante por algún motivo que, obviamente, NO comparto.

Pero a lo que iba: este fin de semana estuve en Berlín para el EFM, que viene a ser un mercado de cine muy grande en el que, en lugar de pepinos y calabacines para ir a ver ‘50 Sombras Más Oscuras’, lo que se venden son contratos para distribuir películas en España y arruinarte en el proceso. Así de mal está la cosa.

¡Qué bien!- dirá la gente. ¡A hablar de cine durante cuatro días y a ver películas! - dirá más gente que nunca ha estado a menos ocho grados con ropa térmica tras levantarse a las siete para tener una reunión en un sitio ruidoso con calefacción cercana a un geyser del Parque de Yellowstone. En uno de estos encuentros pensé que el ruido que salía de mis bajos era un pollito que por fin se habían incubado en mis huevos. Pero no: era un pedo. La dieta de salchichas y jarras de cerveza de medio litro es lo que tiene.

¿Por qué no te quitas entonces las calzas térmicas? - preguntarán los más inteligentes.

Porque no da tiempo. Vas corriendo de reunión a reunión y de película a película sin respiro. Es esto de ver cine lo más divertido, sobre todo porque a la primera peli cultureta rumana que pillas te puedes echar un buen sueño, que media hora arriba o abajo del metraje no suele significar una pérdida dramática en el avance de la ¿trama?

Y es que en estos mercados se proyectan muchas películas. La inmensa mayoría nunca llegan a verse en España. Pensad en el heroico trabajo de los distribuidores la próxima vez que paguéis por una peli que sólo os parezca normalucha. Imaginad la mierda que ha tenido que tragarse antes. Por ejemplo, yo mismo elegí inmolarme con esto:
Como decía un amigo en Feckbook, con Antchonio Banderas haciendo de Pauly Shore.
Del director de 'Con Air', con una de las personas más deseables del mundo y Olga Kurylenko. Que Antchonio es mucho Antchonio aunque esté mayor y, de todas maneras, la ucraniana nunca te va a dirigir la palabra si eres un señor (me comentan mis espías que tiene androfóbia debido a lo mal que lo han tratado los hombres desde que era pequeña).

La peli es de las de salirse a la mitad por miedo a que tus neuronas se declaren en huelga y pierdas así el control de tus esfínteres. Es tan terrible que cierto distribuidor español al que conozco, el cual la había precomprado antes del rodaje, se plantó delante del vendedor y le metió el contrato por la uretra. Esto último es una versión fantasiosa de lo ocurrido en realidad, pero que seguro que estaba en la mente de mi amigo.

Naturalmente, para desintoxicarme, me metí luego a ver una peli que apuntaba maneras (por si os interesa, la última de Cédric Klapisch que vuelve a estar la mar de apañada y que se estrenará aquí) Pero al día siguiente, porque no tengo perdón de dios, ni vergüenza ni cariño por mi masa encefálica, me fui a ver lo que me pedía el cuerpo:

Una peli rusa de superhéroes.

Concretamente, mi plan del día era ver dos de esas, pero se quedó en una por la profunda impresión que me causó. La suerte es que empecé con la famosa. La que se ha colado por bastantes webs de noticias americanas. La respuesta de Putin a Marvel. La prueba de que los directores de blockbusters rusos desayunan vodka con polonio. GUARDIANS.
Segundo artículo consecutivo con la misma foto. Lo merece.
Primero, una introducción a las superproducciones de otros países que, bien no son Estados Unidos, bien no tienen a José Coronado en el reparto. Francia es la más fiable en estos temas, sobre todo porque tienen apoyo estatal, saber hacer y Luc Besson. Italia directamente no hace. Los japoneses ponen a chavales todos iguales a dar brincos en trajes de cuero (porque... ¡fetishismo!) y, a menudo en dos partes que sólo ven los más acérrimos niponófilos. Y ya está. No hay más superproducciones de gran circulación internacional por países no angloparlantes (éstos, como Nueva Zelanda o Australia, suelen asociarse con Hollywood)

Luego están las tres potencias taradas: China, India y Rusia.

Los Chinos ponen a gente con trajes con mangas que hacen casi imposible limpiarse el culo volando por bosques de bambú y, últimamente, algún actor americano muy muy muy perdido o, en el caso de Nicolas Cage, pensando que todavía está en otro de los platós de las cerca de cientro treinta películas que hace al año para pagar sus problemas con el fisco.

Los indios son los mejores. Todas sus superproducciones parecen rodadas y escritas por un niño de 11 años con déficit de atención cuyo único objetivo artístico es MOLAR. El modelo narrativo de allí es que, si el héroe tiene que deshacerse de una prueba en un contenedor de basura, saldrá descamisado (y con enorme bigotón) de su coche, a cámara lenta, con coros que quedarían exagerados en un disco de  Rhapsody of Fire y en aproximadamente 20 planos lanzaría la prueba sin mirar atrás (porque los tíos guays no sólo no miran a las explosiones: tampoco miran atrás aunque tengan a Cristina Pedroche recitando a Quevedo mientras juega al Superdiscochino). Por eso este año la CutreCon triunfó con ‘Action Jackson’, una película que probablemente deba proyectarse todos los años en este certamen, en institutos, residencias de ancianos, bodas, bautizos, comuniones y saunas gays.
En la imagen: molar sin importar cosas tontas como la realidad.
Los rusos se diferencian de los indios en un aspecto crucial. Aunque no siempre, muchas de sus pelis de alto presupuesto siguen pareciendo estar escritas por niños de 11 años con una dieta estricta de chupachups con sabor a vodka y sudor de Putin. Ellos quieren también MOLAR. Pero quieren hacerlo de manera convencional. Los indios parecen que tienen las conexiones neuronales organizadas de una manera diferente al resto de la humanidad. Los rusos, por su parte, se toman las cosas las cosas demasiado en serio y quieren ser clones de combate legítimos. Y ya sabéis que ‘tomarse en serio’, ‘menos presupuesto’ y ‘drojas ilegales rusas’ unidos al intento de competir con los americanos en el género de moda sólo puede arrojar los resultados que tanto gustan por aquí: vicisitud extrema.

Cuando se empezaron a ver trailers de ‘Guardians’, la respuesta rusa a Marvel, internet los abrazó con alegría. Al fin y al cabo tenían a un hombre-oso disparando una ametralladora modelo Fallout a un masilla al que acaba de tirar al aire. Eso, que quede claro, es eminentemente bueno.
via GIPHY
Y ya.

Pero vamos al principio. Porque yo imaginaba caspa cuando entré en el cine (Imax, para más epicidad), pero no tanto facepalming. Nueve de la mañana y, tras un par de trailers no muy estimulantes (a propósito: algo poco habitual en estos mercados y hasta de mal gusto), empieza la película. Todo parece cualquier inicio normal de Marvel, pero sin gente con cara grimosa rejuvenecida por ordenador. De repente, un señor con traje de espaldas habla.

En inglés.

Con esa voz de doblaje de películas italianas del espacio o de bárbaros que hemos escuchado a menudo y en las que todo el mundo escupe sus diálogos como si estuvieran a punto de entrar en un rodeo. Para follarse al toro. Vamos, ese rollo Deliverance.

Yo pensé que, al tratarse de una especie de prueba militar diseñada para presentar al malo, se trataba de que habían cogido al peor actor americano que encontraron en una mazmorra del Kremlin y, encima, lo habían doblado al mejor estilo de los europuddings de los 80. Pero no. Nos pusieron toda la película doblada al inglés.

Lo cual fue una idea maravillosa.

Porque el principal motivo por el que ‘Guardians’ es cine-colonoscopia es que todo está compuesto por tópicos muy mal pensados. Muy manidos. No es tanto que copien tramas y personajes de otras películas, sino que presentan escenas, diálogos y conceptos que ya están pasados en la era de la Fase 3, como si fuera algo fresco. Por eso agradecí el extra de hilaridad que producía el que no hubiera casi ni un diálogo en boca. Especialmente en el caso de la Brigitte Nielsen marca Hacendado (dejo un momento para que la inmensidad de tal afirmación se aposente en vuestros estómagos), una dominatrix cuya mayor capacidad expresiva está en el colágeno interno de sus labios, que hace de Nick Furia.

Porque esto viene a ser sobre un equipo de superhéroes más o menos inspirados en los X-Men. Son cuatro: uno por cada nacionalidad de la gran URSS (porque con 20 milloncejos de presupuesto, más vale plegarse a la visión expansiva putinesca de Rusia).

Primero, el barbudo armeno que maneja telequinéticamente piedras y que, como tiene un poder digno de los 'Mystery Men', al final le dan un látigo eléctrico para que no le dejen como a Fátima Báñez en una reunión sindical de estibadores y pueda hacer algo en el clímax o, lo que es más importante, en el trailer. A continuación está el kazajo con pinta chinorri que se mueve rápido y tiene dos cimitarras a lo R.A. Salvatore que siempre (siempre) (SIEMPRE) saca a cámara lenta, ya tenga que eliminar a un ejército de coches que se le acercan a toda velocidad o prisa por terminar para ir a echar un pis.

Luego está Sue Storm… quizir, la guapilla ucraniana cuyo poder es volverse invisible cuando llueve. Lo cual sirve exactamente para lo que pensáis: para que vean su silueta en la lluvia y la capturen a los dos minutos de andar al lado de cualquier masilla. Esa es otra a la que le cambian el poder a eso de la mitad del metraje para no dar vergüenza. Finalmente, el líder que es, obviamente, el ruso. Un guapete cachas (que además es el que está de largo mejor doblado) que se transforma en oso (¡SIMBOLISMO!) y ya. Así que, efectivamente, para que no le den para el pelo al final, le ponen una ametralladora porque si funcionaba con un mapache, ¡imaginad con el animal macho nacional! ¿Verdad? ¿Verdad? La vida del guionista ruso es dura…

Todos son producto de los experimentos genéticos de un malo. Él mismo se convirtió por accidente en señor con dos súperpoderes (porque para eso era el creador): controlar los aparatos eléctricos - creo que en ruso le llaman Doctor Controlremotoman - y ser muy feo, pero muy fuerte. En serio: sé que ya lo dijeron en Deadpool, pero parece un escroto al que le han inyectado clembuterol.
Así se quedó Popeye tras meterse espinacas adulteradas con antiparasitarios
La trama (SPOILERS y tal) es más tonta que llevar preservativo a una reunión del Opus: el malo ataca, pillan al equipo, les dan una paliza como a Mazinger Z en todos sus primeros combates, el que los ha traicionado muere a manos del malo como pago por sus servicios y sin siquiera una frase ingeniosa. Hacen un upgrade (otra vez como Mazinger), van a atacar al malo y... tienen que salir corriendo.

No, en serio: salen volando y caen al río. Como no quedaba presupuesto para alargar la cosa más allá del minuto 90, acaban con todo de manera remota: salen del agua, Brigitte Furia les dice que el poder del trabajo en equipo a tal, se abrazan mucho y como que se tiran un pedo sideral que destruye la torre del malo y claramente no lo matan para la secuela. Repito: la resolución son cuatro personas mojadas en cuclillas poniendo cara de intensidad a en las escaleras al lado del paseo del Moscova.

Claro que eso no es lo más lamentable de la película. Como ya he comentado, el horror son los intentos de molar. Mientras los indios ponen a un señor con bigotón pasando a cámara lenta (claro) por debajo de unos tíos que dan volteretas tras ser impactados por su katana y la suspensión de las leyes de la física, los rusos básicamente copian cosas que ya eran viejas en los 2000. Como ejemplo, el momento FOTO DE GRUPO PARA EL TRAILER:
via GIPHY
Un plano que no estaría tan mal si no fuera porque viene detrás de una típica secuencia de montaje en la que todos aprenden a controlar sus nuevos poderes y ni siquiera lleva música de Survivor. ¿Para quién se están colocando? ¿Es para las fotos promocionales que le mandarán al Doctor Controlremotoman? ¿Es para su perfil de grupo de orgías en Badoo? ¡Quién lo sabe!

Ese el el quid del asunto. Todo en la película está hecho mirando de reojo a Marvel, incluso en el hecho de que la banda sonora NO sea memorable, pero, al mismo tiempo, sin darse cuenta de que llevamos una década de estas cintas. La corta duración no ayuda. El corto carisma de todo el mundo ayuda menos. Los poquísimos golpes de humor llegan tarde y son de ese tipo sutil de chistes que no sabes exactamente si se supone que debes sonreír o meterte un blini por el culo. Todo sigue una estructura manida y apresurada, desde el montaje de reclutamiento hasta los informativos hablando de los desastres provocados por Escrotoman por Moscú, momentos que, encima, resultan del todo increíbles porque en ningún momento pronuncian las palabras ‘Putin’ ni ‘Amado líder que todos querríamos follarnos por favor no nos eches polonio en el té’.

Así que la próxima vez que os quejéis de algo de Marvel o DC, echadle un vistazo a esto. Os hará más sabios, os otorgará más perspectiva artística y creará un agujero en vuestro hipocampo, en proceso de putrefacción tras tanto ver cine-colonoscopia ruso. ¡Perdón! ¡Yo no he dicho eso! ¡Rusia es nuestra amiga! ¡No leas esto, Put…!#€++Grasiars por leerrr este arrrtículo que erra una vroma. El cine russo conquistarrá el mundo. Larga vida a Guardians y a Tanya Grotter. Este blog tendrá que serrar momentáneamente. Viva Trump.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

Aquí Paco Fox: a veces alguien me descubre una nueva sordidez ignota y, en lugar de darla yo a conocer al mundo, prefiero que sea el arqueólogo de la mugre original el que os lo cuente. Así que aquí os dejo con este nuevo colaborador, Guille Stardust, con un sorprendente conocimiento de temas rusos sórdidos a pesar de ser anladuz:


Este año se cumplen 15 años del lanzamiento mundial de una de las sagas menos valoradas de la historia de la literatura universal: Tanya Grotter. Para los que no estéis familiarizados con tamaña ovra, os voy a dar las claves para entender, valorar y amar las novelas de culto que todos deberíamos tener en nuestra biblioteca.

El fantástico Señor Fox me pidió que hablase sobre el diseño de las portadas pero tirando del hilo no puedo resistirme a contextualizar. Estando hace un par de años en una casa de campo a las afueras de Moscú en una estantería algo llamó mi atención. Era el equivalente en libro a que a una monja se le salga un pezón en una iglesia, algo tan fuera de contexto y tan bizarro que aunque quieras no puedes dejar de mirar. Era mi primer contacto con Tanya.

Tanya Grotter nació allá por el año 2002, cuando Nero Burning Rom era dabuti y dabuti era algo que podías decir sin avergonzarte. En la exótica Rusia, el país anteriormente conocido como Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el genio de la literatura contemporánea Dmitri Yemets (aka El Fucker de la Estepa) asombraba al mundo con la primera entrega de la “catorcelogia” (palabra pendiente de copyright) de Tanya Grotter. Sólo voy a hacer un brevísimo resumen del primer libro para luego entrar en materia.

Tanya era solo un bebé cuando sus padres murieron en una avalancha (o al menos eso es lo que dicen) y fue dejada por un misterioso señor en la puerta de sus tíos, los Durnev (o quizá Dursley). Los Durnev eran unos tíos tiranos que la menospreciaban mientras mimaban a su propia hija hasta que a los 11 años Tanya recibe una carta para asistir al Colegio Tibidox de Magia y Hechicería, una elitista escuela (para magos y hechiceros) en el que conoce a sus dos mejores amigos. Nada más llegar entra en el equipo de Quidditch Dragonball, un juego que consiste en perseguir una bola voladora sobre un contrabajo volador.
Seguro que pensabais que todo esto me lo estaba sacando del orto. Exibit 1
A estas alturas sé lo que estáis pensando: “esto... esto... ¡es una poca vergüenza al nivel de las pelis de Bruno Mattei!”, pues imaginaos la cara de J.K. Rowling cuando tuvo la primera novela en sus manos. Sí: ictus cerebral y derrame anal.

La mala en este caso es la bruja Chuma del Tort, que traducido al castellano es algo tan ridículo como Plaga de Tartas, ¿Quién puede ser malo llamándose "Plaga de Tartas"? Lo entendería si se llamase "Plaga de Coliflor" o "Plaga de Diarrea", pero una plaga de tartas me parece algo tan adorable como Paco Fox en short y camiseta de rejilla. Por cierto, Voldemor en Rusia fue traducido a Volan-de-Mort. No es que sea un gran dato, pero creo que es relevante para mostrar que allí las cosas son diferentes.
El blockbuster del año en Rusia podría ser el blockbuster del año en la CutreCon VII
El caso es que la malvada bruja Chuma es la responsable de la muerte de los padres de Tanya y busca un amuleto, algo parecido a una piedra filosofal sin ser nada de eso, que se encuentra oculto bajo la marca de nacimiento de Tanya.

¿No lo había dicho?

Efectivamente: Tanya tiene una marca de nacimiento en forma de lunar en la nariz, estamos contrastando nuestras fuentes para ver si tiene forma de rayo o de almorrana irritada.
Tanya Grotter y el Trono de Drevnir
Con esto es suficiente para hacernos una idea de por dónde van los tiros y podemos ya analizar ese arte postsoviético, propio de un Kandinski asiduo a la ruta del bakalao de Norilsk, el equivalente ruso a la Valencia de Chimo Bayo. En general Tanya viste con una mezcla de estilos que van entre Bershka en periodo OT 1 y dominatrix de bazar chino. Ya sabemos que Tanya tenía un extraño lunar en la nariz y como consecuencia de esto y no parar de mirárselo, el artista desconocido al que debemos estas portadas se tomó la licencia de dibujarla bizca. Es curioso que tanto Grotter como Fronze, los dos plagios más jrandes de nuestra era, tengan protagonistas que cuando lloran se mojan la oreja, pero eso es otra historia.
Thank you, Mr Wilder...
Lo que más fascina de las portadas es la amalgama de elementos sin ningún sentido. En la portada de 'Tanya Grotter y el Trono de Drevnir' podemos identificar dos elementos claramente perturbadores: ese querubín con peto de ¿látex? verde con esas gafas de sol y mirada a lo Schwarzenegger en Terminator 2. Solo le falta un bocadillo diciendo “Hasta la vista, baby”. Y la otra es el propio trono, en el que podemos apreciar una mezcla de Buda y los Bee Gees. Por otro lado hay que reconocer la increíble visión de futuro del dibujante, en ese viaje psicodélico de ácido y vodka en un gulag acertó a ver, un año antes que Miyazaki, el potencial de un Castillo Ambulante aunque en este caso parece más la típica sauna rusa con patas de gallina.
Tanya Grotter y los quevedos de Noé
En esta entrega el bueno de Yemet nos enseña algo, que las gafas que llevaba Quevedo se llaman quevedos en su honor y que, al parecer, Noé las necesitaba. ¡La literatura es la puerta al saber! En esta portada el dibujante ya pierde la vergüenza y nos da pistas de qué está pasando en el útero de Tanya: si antes Cupidator apuntaba al infinito esa flecha del amor, ya vemos que ha llenado de fuego el corazón de Tanya. Lo que me confunde es que lo sitúa al lado de un pescado frío que es una expresión muy americana para decir que ni fu ni fa. Habrá que leer el libro para saber si el furor uterino de Tanya se consuma o acaba, como indica el diseño del pelo, cantando 'Bravo Samurai' en la OTI.

Pero lo más evidente es ese niño mago con gafas, varita y capa sobre una escoba. Cualquier ser humano que no haya estado en una cueva los últimos 20 años reconoce “al niño que vivió” disparando su magia contra el mejor amigo y amor de Tanya. Y es que es un personaje recurrente en el universo Grotter: se trata de Hurry Pooper (Corre Cagón, si lo traducimos al castellano), el archienememigo de Tanya en el campeonato de Dragonball de Tanya Grotter y la sanguijuela dorada. Como colofón, Vanka, el gran amor de Tanya está volando en una aspiradora que desprende unos polvos que sin duda son una metáfora de la cocaína que rulaba entre dibujante y escritor, en cantidades que hacen que las fiestas de cumpleaños de Albert Rivera hagan que las de Curtney Love parezcan un parque infantil.
Tanya Grotter y la sanguijuela dorada
En un viaje lisérgico sin parangón, el escritor y el HARTISTA de las portadas nos sorprenden con Tanya y la sanguijuela dorada, ¿acaso un guiño a su propia trayectoria? No lo sabemos, no hemos leído el libro. Dejemos que otros sabios indaguen en esta y otras cuestiones porque sinceramente nos da igual. Aquí lo importante es ese traje de polipiel en el que han enfundando a una, no olvidemos, adolescente de unos 13 o 14 años, con botas y chupa de follador. La palabra fucker no se puede aplicar en Rusia: es una cuestión de estética y de principios. ¿Diríais que Alfredo Landa en  'Cateto a babor' tiene aspecto de fucker? Claro que no, pero no es menos cierto que es todo un FOLLADOR. Eso es así en Albacete y en Sebastopol. Así que Tanya viste como un follador, que no lleva el bolso a juego, pero follador al fin y al cabo, de 14 años. De 14 años, pero follador.

Me siento sucio.

Por suerte, para contraponer la visión erótica de una adolescente han colocado esa sanguijuela dorada al lado de un altar barroco custodiado por una especie quimérica de mono con cara de búho y orejas de alas de murciélago, o como lo describió el dibujante para Russia Today “un mal viaje de ácido en Faunia”. Al otro lado tenemos a esa especie de ¿fantasma? ¿aparición mariana (por suerte nuestro presidente lo que no tiene de listo lo tiene de guapo)? Esa especie de ninfa monocromática azul que es como Pitufo Sátiro debe ver a Pitufina.
Retrato robot de Pitufo Sátiro realizado a partir de características faciales de los asistentes a la VI Cutrecon.
Además, sale de esa llama como queriendo decir “a lo mejor este humo te hace ver cosas que no existen, Vladislav”. En este punto hemos decidido bautizar al dibujante como Vladislav Babydon’thurtme para que el gremio de “dibujantes, ilustradores y gente que hizo Bellas Artes con la suerte suficiente como para trabajar de lo que estudio” no nos pida daños al honor. Pero el mejor y más entrañable detalle me lo he dejado para el final. Tanto Tanya como el monobúho llevan ese invento del club Megatrix en los 90, la Mega Loca (un brainstorming de publicistas encocados en un after de Chueca de 1997 es el responsable de este nombre).
Mega Loca Megatrix.
“Salta y hace música” dice alguien que la vende en Wallapop, con esto también la podían haber llamado Mario Vaquerizooh wait… Mega loca... tan lejos no se fueron. El caso es, que con ese aspecto de mina submarina, tampoco escapó al plagio ruso y pasó a ser un arma mortífera (o no) en manos de nuestra estrábica heroína. Heroína en todas sus acepciones porque ya somos un poco fans y adictos a ella.
Dimitri Yemets posa orgulloso drogado rusamente con sus creaciones.
Y es que no hay manera de resistirse a esa carita de no haber plagiado un libro en su vida. Porque que tire la primera piedra el que no conozca a alguien que durante su adolescencia (o que él mismo no sea ese alguien) que ha cambiado los personajes de la saga de moda del momento para lanzar su propia obra. Así empezó la señora calentorra de '50 sombras de Grey', cuyo nombre ni me he molestado en buscar en google, haciendo fanfic de 'Crepúsculo' y ahora ha conseguido que plastifiquen los asientos de los cines porque lo que producen sus películas sí que es un tsunami y no lo de Bayona. Mi conclusión es que en el país de piratas en el que vivimos, Yemets y sus sagas son sin duda algo digno de una placa. Sin embargo, al ilustrador lo deberían mandar al rincón de pensar del gulag y ser juzgado por crímenes contra las artes, las ciencias y la adolescencia, porque solo hay que pensar en cuántos niños rusos habrán conocido el onanismo con sus portadas y cuántos de ellos luego se han sentido sucios, como nosotros cuando acabamos de masturbarnos y el porno nos parece repugnante. Lo malo es que lo de ellos está justificado.


Tengo una cosa clarísima: que si hace once años Vicisitud no hubiera creado ente bloj, no habría acabado estrenando una película en plena Gran Vía con lleno total y cuatro momentos de aplausos espontáneos del público en medio de la proyección entre los que NO se encontró la esperada ovación a mi gran secuencia de actor dramático. El público, efectivamente, tuvo criterio.

Porque sin V&S posiblemente sería un oficinista agobiado en el trabajo y que llega a casa buscando el solaz del porno. No como ahora, que estoy agobiado en el trabajo y sólo llego a casa buscando el solaz del porno cuando no tengo muchas ideas sobre las qué escribir.

El éxito de esta web es doble: por un lado, tenemos un grupo de seguidores fieles que sin duda reciben miradas raras de sus compañeros de trabajo cuando nos leen en la oficina. No por tener en pantalla largos textos en la era de sólo echar un vistazo a titulares click bait, sino por estar leyendo algo de título barroco y que NO te sorprenderá en la tercera foto. Básicamente porque todavía no hemos puesto una imagen de Marlow y Vicisitud con tanga escocés. Todavía.

Por otro lado, mido el triunfo de V&S en el hecho de que me ha permitido relacionarme con otros grupos del frikerío nacional. Desde músicos asturianos hasta proggers sevillanos, pasando por maquilladoras fans del Doctor Who, blogueras que hablan de moda en la F1 o guionistas tarados para los que he escrito un capítulo de un libro que nunca verá la luz. Esta web no me ha dado hordas de fans pidiéndome que les firme la teta (de hecho, el otro día firmé mis primeros autógrafos para la película, y no negaré que llevaba años ensayando cual esposa americana que prueba diversos tipos de apellido de casada). Pero sí que me ha provisto de amigos. Cómicos (que acabaron todos en nuestra película), escritores, periodistas, locutores de radio y fans del cine de mierda. Es posible que sin esta web nunca habría podido formar parte de la CutreCon, el mejor festival de cine de bajo presupuesto del mundo en el sentido de que no sólo cada proyección es una fiesta, sino que encima pagamos los derechos por emitir las pelis y todo. Porque somos así de excéntricos.

Algunos pensarán que ayudé con el festival sólo para poder estrenar este año mi flim. El motivo principal no es ese. En absoluto. Es otro mucho más chungo, de hecho (digamos que es muy Íñigo Montoya y hasta aquí escribiré). Pero no veáis el gusto que ha dado tener un lugar en el que poder preestrenar en Madrid ‘CineBasura: La Peli’… en plena Gran Vía. Otras personas han hecho cine low cost que se ha llevado premios. Otras personas han hecho bajo presupuesto que se ha vendido al extranjero. Otros han trabajado con grandes estrellas en sus películas financiadas con el dinero que se gasta Steve Buscemi en fabada. Pero nosotros hemos estrenado nuestro pequeño engender en un cine mítico con 500 butacas llenas. Con menos glamour de estrellas que cualquier otro evento similar de cine patrio, pero al menos aquí estaba mi padre. Que no es tan mítico como el de Vicisitud, pero porque todavía no he escrito sobre él ni le he hecho un vídeo. Os puedo asegurar que si yo soy un personaje, él es más: es Alfredo Landa encarnado en gaditano. Su primer acto al entrar en la sala fue ir a sentarse en los reservados para el equipo, decirle yo que no podía, e ir a hablarles en andaluz cerradísimo sobre lo cabrón que era su hijo y cómo lo iba a desheredar a unos atónitos Claudio Fragasso y Rosella Drudi (director y guionista de ‘Troll 2’). Luego se fue de juerga con el equipo. Hasta más tarde que yo. Mucho más.

Espero que ligara como Manolo La Nuit.

El éxito de la proyección fue satisfactorio no tanto para mi ego, sino porque el equipo estaba casi en pleno (para dolor de los presentes, Amarna Miller estaba en Los Ángeles, pero al menos se pudo ver a Paco Cabezas entre los VIPS, el cual tiene un culo mucho más blandito… No que se lo haya tocado a Amarna, claro. Pero a Paco SÍ. Y esa espojosidad es insuperable). Me dio mucha alegría poder ofrecerles a ellos, tras tanto trabajo gratuito, un estreno como dios manda en el que toda la platea se reía con los chistes. Mi verdadero premio era certificar que todo el mundo, desde los crowdfunders  y productores (¡Ferran Herranz, executive producer, vino de Parchelona para el magggggno evento!) hasta el último ayudante de producción (que también tiene un buen culo), se sintieron orgullosos de haber perdido el tiempo con esta ovra.

Los nervios del estreno (porque lo de Sitges fue más íntimo y casi una prueba) me acompañaron toda la noche. Ni siquiera hice fotos ni periscopes. De hecho, dos minutos antes de subir a presentar la película cantando “Gracias por venir” de Lina Morgan, andaba iluminando con el móvil la oscuridad acompañando a los más rezagados en la búsqueda de una butaca libre. Luego pensé, al coger el micro, que tuvo que tener su coña cuando vieron que el acomodador era quien presentaba la proyección. Durante los 90 minutos de película estaba más bien comprobando qué chascarrillos seguían sin funcionar estrepitosamente y cuáles eran éxitos idénticos a las tres anteriores proyecciones. Por supuesto, también a mirar las caras confundidas de Fragasso y Drudi ante el pifostio que estaban contemplando. Que creo que les gustó. La buena mujer me dio un abrazo cuatro días después felicitándome por la originalidad de la peli, algo que me tomo como un cumplido viniendo de la señora que tuvo los ovarios de vencer a unos goblins vegetarianos con un sandwich de mortadela.

Si esto no os convence para ver ‘Troll 2’, es que estáis muertos por dentro.
Cuando Fragasso habla, el resto reza en silencio.

Fragasso, por supuesto, se rió de los dos homenajes a su mítica película que hay durante el metraje. Eso, extrañamente, me calmó un poco. Pero no lo suficiente. Esa noche no dormí. Pero tras tanta tensión de inicio de festival, el resto del certamen de jueves a domingo fue ya un paseo. Incluyendo el CineBasura en Vivo del viernes que, a pesar de tener esa ovra definitiva que es ‘House of the Dead’ de mi amigo UBA Boll, sufrió varios problemas técnicos que dejó la sesión en algo un poco más frustrante de lo esperado, si bien el público pareció disfrutar.

Este año fue menos sorprendente tras el salto brutal del anterior. Pero quizá más exisotos y cohesionado. El que Vera Montessori y Carlos Palencia hicieran pequeños momentos de VHZ con tráilers y chistes antes de cada película le dio una fluidez de dieta rica en fibra a todos los días. Los documentales atrajeron a más gente que el año pasado (algo que me llena de orgullo y satisfacción) y el cine hindú fue un clamor. De hecho, creo que ‘Action Jackson’ podría proyectarse todos los años.
TAL es su jrandeza.

Pero, si el año pasado este resumen fue una oda a los invitados y al equipo, que una vez más se ha comportado impecablemente a pesar de los problemas que nos dio el cine principal, en esta ocasión quiero felicitar a los espectadores.

A los que hicieron cola y llenaron el estreno de CineBasura, ante el estupor de los del cine.
A los que se tragaron toda la maratón del sábado y, aún así, fueron como campeones a ver la sesión golfa de A.J.
Al que gritó “¡NO SÉ DE QUÉ VA ESTA MIERDA, PERO ME ENCANTA!” durante dicho pase. La vez que más me he reído en 2017 con la excepción de un concurso que hice con amigos de leer Sinopsis de Cine de Ángel Sanchidrián sin reírse. Es un juego que recomiendo a todos.
A los que participaron en CineBasura en vivo a pesar de los problemas técnicos.
A los que se comportaron como campeones cuando el Cine de la Prensa se dio cuenta de que había vendido más entradas que asientos en ‘Troll 2’.
A los que tuvieron el valor de tragarse ‘La Isla de los Pigmeos Sangrientos’. Yo no pude.
A los que cantaron con ‘Zipi y Zape’.
A los que pidieron autógrafos a los invitados haciéndoles un poco felices.

Vamos: a todos los que ocuparon una butaca y contribuyeron a que este festival sea una macrofiesta entre amigos mucho mejor que la de ‘House of the Dead’.

Y, así, termino esta mezcla de crónica-artículo aniversario. Observaréis que llevo un mes sin publicar nada que no sean cosas personales. Pero es que con la peli y los viajes de trabajo (pasado mañana voy a Berlín), estoy que no paro. Pronto regresaré con más chorradas y, sí: “Videofobia, El regüeldo”.
Siga al autor de ESTO en Twitter:

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget