marzo 2017

No todos los podcasts han de ser sobre cine de los 80/90 o sobre pelirrojas que nos ponen. Ni siquiera sobre pelirrojos que nos ponen. A veces hay que tratar temas poco convencionales y de mínima popularidad como el cine viejuno. Pero el de verdad. El de antes de los 70. Ese que sólo recuerda la mayoría de la gente porque hace un tiempo hablaba de él La Tribu de los Garci en la tele entre nubes tóxicas de winstons y, espero, celtas. Que no os engañe el hecho de que sea algo idolatrado por gente tan poco recomendable como Eduardo Torres Dulce, coautor intelectual del delito de 'Holmes & Watson: Cocido Madrileño Days': existen películas clásicas buenas. Incluso algunas son entretenidas y han aguantado el paso del tiempo mucho mejor que Meg Ryan. O que ciertas películas de Meg Ryan.

'El Onvre Tranquilo' fue, durante décadas, uno de esos clásicos indiscutibles. Una peli que, de una historia que parecía no dar ni para un relato para leer en el váter, sacó uno de los éxitos de su año y un par de Oscars. Todavía en los 90 había enanos tarados que viajaban a Irlanda a sus localizaciones. Todavía en los 2000 había enanos tarados que ponían 'quietman' a su dirección de correo. Y todavía hay enanos tarados en los 2010 que hablan de ella en los podcasts. Pero recientemente el valor de la cinta se ha puesto en entredicho. ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Quién soy? ¿Qué hago escribiendo esto un domingo en lugar de estar en el cine viendo 'El Bar'? Estas preguntas y otros interesantes temas como "Localización del pueblo de El Hombre Tranquilo en Irlanda", "¿Vale la pena 'Innisfree' de Guerín?, "¿Quién era William Butler Yeats y por qué Paco lo usa para darle una pátina de respeto al hecho de ser un viejo verde?" o "¿Es el nacionalismo algo lícito o señal de no pensar bien las cosas?" serán respondidas en este espectacular podcast que, a eso de la mitad, e imbuidos del espíritu Garciano, hemos bautizado como 'TDC; Tiempo de Cuñados'

A disfrutar:


Aquí Paco Fox: Tras hablarnos del clon ruso de Harry Potter, Guille Stardust vuelve al blog. Se ve que le ha cogido el gusto. Eso o es una respuesta al comentario de un rusófilo cabreado que le decía que "Me da la impresión de que tu estancia en esa casa de campo se limitó a pagar fantas a chochitos rusos...perdón, vodka, que en rusia (sic) todo el mundo bebe vodka, tiene un oso de mascota y toca la balalaika." Ante tal declaración, sólo hay una acción posible: volver a escribir sobre Rusia.

Os dejo con Guille Stardust:

Heteropatriarcado, foodie, demisexual, trendy, cuqui, runner, chochito… son términos que forman parte del léxico de todo buen cuñado. Hay gente, que lo ha llevado hasta el paroxismo como El Comidista, el foodie cuñado por excelencia del panorama patrio.
El Comidista posa siniestramente con Matrioshkas de col prensada en una emulsión de lágrimas de cortar cebolla.
Desde aquí queremos romper una lanza a favor de esa otra comida, la que no es trendy, no es cuqui y desde luego ningún foodie o runner se llevaría a la boca. Llegados a este punto quiero explicar que he metido la palabra cuqui al principio porque me gusta cómo suena.
Cuqui.
Como respuesta al siniestro señor de El País, y no me refiero a Cebrián, vamos a repasar las delicatessen de un país tan jrande como desconocido; la madre patria del comunismo. La vagina que alumbró a Putin. Rusia.

Doktorskaya

Embutido “Doktorskaya”: 0 de cada 10 doctores lo recomiendan.
Una de las leyendas urbanas que circulan desde tiempos de la Unión Soviética es que esta delicia, una especie de mortadela ahumada, se fabricaba con papel higiénico. Ante la falta de comida (el ser humano ruso es sorprendente), algún jran onvre de la madre patria, al que llamaremos Sergey Sarasov, pensó “a falta de proteínas buena es la celulosa”. Supongo que honrando a Mendeleyev y los Simpsons, recreó la tabla periódica de Oscar Mayer. Estableció que como si de gases nobles se tratase, el Salchichonio está en el mismo periodo que el papel higiénico. El resultado, además de los gases nobles, este sustituto barato y sabroso de la mortadela, un producto claramente imperialista.
Papel higiénico de lija a granel en un súper ruso.
Pero esto me lleva a dos reflexiones; el chef detrás de esta receta merece tantas estrellas Michelin como infartos ha provocado, puesto que para hacer que el papel higiénico estuviese bueno hay que ser un JRANDE. Y la segunda y menos halagüeña. Para potenciar el sabor, ¿usaba el papel ya usado?Inquietante...

Durante la Segunda Guerra Mundial, los conservadores del Hermitage se mantuvieron escondidos en los sótanos para proteger las obras y comían el pegamento para sobrevivir porque estaba hecho de cartílagos de caballo.
Conservador del Hermitage durante el sitio a Leningrado, circa 1942, coloreada.
En mi mentalidad de supervivencia, si estamos ahorrando, lo lógico es que a ese papel haya que darle al menos dos usos. Claro que habiendo tocado el papel en cuestión, no sé si es peor limpiarse con él o comérselo una vez usado. Además me hace ilusión imaginar el reencuentro de esa celulosa con el esfínter anal. Es como ver a un viejo amigo que ha cambiado mucho. Y se ha convertido en un sin techo. Un sin techo heroinómano.

Pero sobre todo, me gusta pensar que el ciclo de la comida se ha invertido, primero ha sido heces y luego comida y no a la inversa. Es jugar a ser dios como solo un ruso podría hacerlo.

Hematogen

Hematogen, ese erizo ha asesinado a tu familia y ha hecho chocolate con ellos (no puedo parar de pensar en chochitos).
Antes de que los metomentodo de sanidad se inmiscuyeran en los negocios de bien (a veces me gusta hablar como en una película mal doblada de los 80), esta chocolatina que contiene hierro, cobre, berilio (que no valirio), vitaminas C y B6, en origen se concibió como un suplemento alimenticio para niños. Y el avezado lector se preguntará qué tiene eso de malo. Pues tan avezado no será si la palabra "hemato" no le despierta sospechas; estaba hecha con sangre. En principio, como andaluz que soy, estoy acostumbrado a la morcilla y la sangre frita, y por lo tanto no tengo problemas con comer sangre. Ahora, ¿es necesario mezclarlo con chocolate? Entiendo que seas un tarado que pones piña en la pizza. Sin ir más lejos, mi ex lo hacía. De ahí lo de EX. Pero arruinar dos delicias de la naturaleza me parece ir muy lejos.

Especial mención requiere el envoltorio, con ese erizo que parece Heidi después de cambiar de sexo y especie con un brote psicótico.
Extra! Extra! Chocolatina predice los Teletubbies.
Si os dijese que durante los 80 un exiliado ruso que se dedicaba a diseñar envoltorios de chocolatinas tuvo que largarse a Reino Unido y, tras viajar en un pesquero noruego, quedó tan afectado que juro venganza al mundo creando los Teletubbies, no me creeríais. Pero si veis la imagen anterior quizá empecéis a dudar. Los colores de los monigotes, ese sol sonriente, los tumores craneales, la pose homosexual... todo indica a una versión muy rusa de los Teletubbies.

Y con sangre en su interior.

Moskovski Kartofel

Moskovski Kartofel o el arte de los saborizantes. De izquierda a derecha: ensaladilla rusa, sushi roll de Philadelphia, pollo teriyaki, cebolleta con esmetana y salami.

Personalmente me gusta creer que el inventor del embutido Doktorskaya, después de llegar a lo más alto de su carrera otorgándole un sabor celestial al papel higiénico, comenzó a caer en picado. Su creatividad no encontraba desafíos a su nivel hasta que alguien le ofreció trabajar en la fábrica de patatas local “Patatas Moscovitas”. Lo que gastaron en contratar a Sergey Sarasov se lo ahorraron en naming (como tomo cañas en Lavapiés los domingos puedo decir palabras en inglés). El brainstorming para elegir el nombre se dio en las típicas circunstancias rusas: uno que se tenía que ir a pasear el oso, otro que tenía clases de balalaika y el tercero que había bebido el equivalente en vodka a los pantanos que inauguro Paquito Piscinas.

El calado de estas patatas en la sociedad moscovita no es demasiado profundo, pero en cada visita descubro un nuevo engendro que sustituye al anterior. A los escépticos que creen que la ensaladilla rusa no es rusa, aquí la prueba irrefutable: patatas fritas con sabor a ensalada Olivie que es como en Rusia llaman a la ensaladilla rusa. Del mismo modo que a las montañas rusas las llaman montañas americanas y a los dictadores les llaman Putin.

Pero, como no solo de ensaladilla vive el onvre, para los paladares más exquisitos y exóticos (o no) han desarrollado sabores del lejano oriente: patatas fritas de sushi y teriyaki, ¿de verdad tengo que hacer un chiste? Por otra parte, la primera palabra que aprendes en ruso es esmetana. El esmetana es una crema agria que se le pone a: los pilminis, las sopas, el strogonoff, los blinis, los asados, el pescado, la carne, los postres… absolutamente a todo. Por lo tanto no es de extrañar que en una noche de placer con alguien que viene del otro lado del telón de acero saque un bote de esmetana, te lo restriegue por todo el cuerpo y te lama como un caballo a su piedra de sal, con la lengua áspera.

Las Lays locales

Nos invade el capitalismo. Lays de shashlik, pepino y cangrejo.
El capitalismo, que siempre ha sido muy de librar batallas gastronómicas, sobre todo dejando a gente sin comer, no podía permitirse perder la batalla de las patatas, o como lo llamarán los historiadores, patatalla. En un burdo intento de meterse en el bolsillo a la población rusa cogen una de sus comidas por excelencia, el shashlik y lo convierten en patatas, deliciosidad máxima pero un golpe bajo a la tierra que vio crecer a Marx, un tipo muy gordo para ser comunista, dicho sea de paso. Luego ya pasaron a una guerra más sucia, Lays de pepino.

Entre arcadas tuve que probar más de media bolsa para saber a qué sabía eso realmente. Nunca lo descubrí. Ahora en los locales más hipster de Malasaña, en lugar de poner el pepino en el gin tonic, ponen un par de Lays pepino, que es Moscool (no me arrepiento de nada).

En esa guerra fría del snack, como si de la creación de las Supernenas se tratase, estaban fabricando patatas, añadieron aceite, sal, patatas y ¡oh no!, el agua sucia del acuario y así nacieron las Lays cangrejo, si alguien quiere saber con exactitud como saben solo tienen que liofilizar el filtro de una pecera para conseguir la textura crujiente y buen provecho.

Vodka to go


No solo de comida vive el ruso, también debe beber y para los paladares menos exquisitos, por algo menos de 1 euro puedes comprar tu vaso de 20cl de vodka. Lo que más me sorprende es que el vaso es de cristal, de los buenos. Si por ese precio tienes vajilla nueva Y vodka, algo va a acabar muy mal esa noche (o media mañana). Porque cuando intentas comprar esto como souvenir cutre para tus amigos, la dependienta te mira como si acabases de insultar a todos sus ancestros. Es el take away del borracho, el Actimel del beodo, la coca de Albert Rivera, algo que solo una adicción muy grande te haría comprar.

Pepero

¿A quién no le gusta llevarse a la boca buen Pepero?
Y hablando de fachas, los coreanos, que copiando el afán de copiar de los chinos, han creado algo que combina dos cosas maravillosas: los Mikado y el mejor partido que tenemos en este país (para poder usar el adjetivo “mejor” se ha usado como escala de medida la corrupción). Es que no hay nada malo que decir de estos aperitivos: tienen chocolate, son coreanos, saben a papel de sobre marrón y tienen un nombre que ofende a la derecha española. En esta batalla entre capitalismo y comunismo que estamos librando esto es un claro punto para el comunismo. En realidad esto es algo que se me acaba de ocurrir ahora mismo y que no he mencionado antes. No hace falta que releas el artículo.

Okroshka

The final boss: Okroshka.
En este videojuego al que estamos haciendo review, hay un malo final, ese que coge características de los masillas que nos hemos ido encontrando en las distintas fases (soy consciente de que hace unas líneas he dicho que era un concurso; pues ahora es un videojuego). Esto es el okroshka, si hay algo más feo que el nombre y el aspecto de cenicero con colillas es el sabor. Vamos a concentrar las papilas gustativas para llegar a imaginar este sabor. En un plato hondo hacemos una sopa fría que aúna los sabores rusos más tradicionales: esmetana (¿no os dije que se lo ponían a todo?), pepino, eneldo, cebolleta, rábanos picantes, alguna carne que hasta puede ser el embutido “Doktorskaya” y kvass. El kvass es una especie de cerveza muy suave mezclada con refresco de cola y un sabor a rayos. Si algún valiente se anima a probarlo me personaré en su funeral tocando Kalinka en mi balalaika en su honor.

Dónde comer:

Dimitri Yemets, ahora restaurador.
Parece que nuestro viejo conocido Dimitri, autor de Tanya Grotter, ha decidido copiar más allá de la literatura y ha dado el paso a infringir derechos de autor en restauración. El Crusty Crab recrea a la perfección el famoso local de El Señor Cangrejo con unos precios de lo más asequibles al bolsillo moscovita: hamburguesas y pizzas por unos 5€, bebidas por unos 3€ y postres por alrededor de 1’5€. Si os preguntáis como pueden tener unos precios tan competitivos, la respuesta es simple: no pagan derechos de autor y probablemente la carne esté hecha de papel higiénico. Para Yemets, como El Señor Cangrejo, el rublo es el rublo.

Bonus Track 1: Hay luz al final del túnel

Este concepto es muy cuqui (creíais que no iba a volver a decirlo y os equivocabais): se te funden todas las bombillas de tu casa, no tienes a mano, la tienda está cerrada y solo tienes que ir a tu máquina expendedora de bombillas, genial ¿verdad? Lo sería si no fuese porque dichas máquinas están dentro de tiendas, es decir que lo mismo te da comprarlo en la maquinita que entrar a la tienda. Salvo que si entras en la tienda te aseguras de que la bombilla no va a estar rota porque no se la ha dejado caer desde un metro de altura. Tampoco inspira mucha confianza que una de las muestras ya esté fundida.

Bonus track 2: Flores 24 horas.


Una de las cosas más chocantes que jamás vi en Rusia son las tiendas de flores abiertas 24 horas. Tengo la teoría de que la estabilidad sentimental de un país es inversamente proporcional a la cantidad de tiendas de flores que posee. Voy a desarrollar:

En mi visión heteropatriarcal de las relaciones, que se basa en comedias románticas, cuando un hombre (sea del sexo que sea) la caga con una mujer (sea también del sexo que sea) lo soluciona con flores. Cuantas más discusiones haya entre parejas, más tiendas de flores habrá. ¿Cómo de gordas son las discusiones de los rusos para que las tiendas de flores tengan que abrir 24 horas? Los otros supuestos que justifican esta teoría son: bodas por sorpresa, funerales por sorpresa, Princesa por sorpresa. Que como título castellano, Princesa por sorpresa 2 me parece tan inconsistente como aquella cinta de porno llamada Depravación anal sin fin que duraba 02:02:43. A lo mejor es que yo soy muy quisquilloso, pero la incoherencia es evidente. ¿Cuántas veces se puede sorprender una persona de ser princesa? En mi humilde opinión solo una, a menos que la persona en cuestión sea Borbón.

Hacer humor es una de las empresas más jodidas que se puedan acometer. Mucho más que entrarle a Ana de Armas teniendo joroba. Mucho más que aspirar a ministro del PP sin ser del OPUS. Incluso, y esto es duro hasta pensarlo, más jodido que ir a una tertulia de la Sexta y reconocer que no se sabe nada del tema a debatir.

Pero los chistes son necesarios para el correcto funcionamiento de la sociedad. Son la fibra que mueve los intestinos de la humanidad mientras avanzamos a nuestro escatológico final de extinción cierta. El problema está en que cada uno tiene un sentido del humor distinto. Lo que haga o no gracia es uno de esos misterios que la ciencia tiene todavía que resolver.
Aunque Canal Historia ya tiene la respuesta
De hecho, se han conducido estudios sobre cuáles son los chistes más universales. Creo que quedó primero o segundo esta joya:

“Holmes y Watson están de camping tras tomar un buen cocido madrileño, tumbados en la hierba.
Holmes (voz de Gary Piquer): Watson, mira hacia arriba. ¿Qué nos dice el cielo de nuestra situación?
Watson (voz de Joaquín Sabina): Pues, atendiendo al hecho de que estamos mirando la Osa Menor justo 10 grados hacia mi derecha, diría que estamos en el hemisferio norte. Según la situación de Orión, diríase que en algún lugar entre Dorset y Alpedrete
Holmes: No, gilipollas: que nos han robado la tienda de campaña.”

Ahí tenemos un chiste universal. Quizá porque la sorpresa sea buena, quizá porque no requiere demasiado contexto cultural. Probablemente porque no ofende a nadie. Bueno: son sólo dos hombres, por lo que fomenta el heteropatriarcado. Y hacer cocido en el campo podría joder a los ecologistas. Por supuesto, reírse de la creación de Conan Doyle puede doler a sus seguidores. Y a los de Garci.
- Señores: sean conscientes de que estamos haciendo historia. Del humor involuntario, pero historia.
Y ese es el problema: la mayor parte de los chistes que hagas van a ofender necesariamente a alguien. El retrato hiperbólico de personas o situaciones es tan importante para un chiste como la sorpresa. En una época en la que todo el mundo trata sus aficiones, sean musicales, cinematográficas, religiosas, de género o nacionalistas, como si fueran algo sagrado que HA DE ESTAR por encima de toda parodia, es muy difícil hacerte el gracioso en reuniones sociales por miedo a que alguien se cabree.

Por lo tanto, sobre todo desde que existe internet, hay un fenómeno que siempre me ha resultado enternecedor: el objetivo socialmente aceptado. Esos elementos, generalmente de la cultura popular, que poco a poco se convierten en el punchline de todo chiste. En una forma de decir ‘cutre’ o ‘ñoño’ para que todos los presentes estén de acuerdo y esbocen una sonrisa. Puede que cada uno sea de un equipo de fútbol, de un partido político distinto o de una religión distinta (vamos: tres cosas que vienen a ser lo mismo: puro fandom), pero es hacer un chascarrillo con cualquier objetivo común y ya se crea una sensación de hermandad, te sientes más inteligente y ves que tus probabilidades de ligar aumentan de -3% a 0%.

Naturalmente, en cada grupo social hay varios objetivos fáciles que varían. Comparar a Errejón con Milhouse si estás entre cuñados. Meterte con DC si estás entre fans de Marvel. Reírte de Yorgos Lanthimos o Terrence Malick si estás entre personas sensatas. Esas cosas.

Pero yo voy a dar el triple salto mortal de espaldas sin red y con un foso de caimanes debajo: voy a hablar de micromachismos.

No, joder, es coña.

Eso lo haremos Vicisitud y yo cuando cerremos el blog. De hecho, tenemos ya pensado cómo será ese post-autodestrucción.

Lo que quería decir es que voy a defender hazmerreíres que vienen a ser comunes a casi toda la sociedad. Los equivalentes al chiste de Holmes y Watson. Naturalmente hay excepciones. Por ejemplo, si quisiera demostrar el que Murcia sea ahora, tras los reinados de Andalucía y Albacete, el chiste territorial español más recurrente pero sin sentido de chanza, lo escribiría en la lista.

Cosa que no haré. ¡Larga vida a hacerse el gracioso diciendo porque sí “Murcia, Qué Bella Eres” tras la tercera copa de Thunderbitch! Voy a elaborar sobre otras cosas porque, la verdad, nunca he estado en Murcia y hasta hace unos dos años no sabía qué era eso de ACHO que ahora parece ser la hilaridad encarnada en palabro.

Phil Collins

Lo sabíais. Que aquí somos defensores de PIL es algo que resulta obvio para cualquier lector de la vieja guardia de Vicisitud y Sordidez. Cuando iniciamos esta página (antes ‘blog’, pero ahora es un término más pasado de moda que cantarle a tu novia ‘Take a look at me now’), nos propusimos varias cosas: dinero (no conseguido), mujeres (no conseguido), hacer el mundo un lugar más sórdido (ligeramente conseguido) y defender cosas siempre insultadas pero realmente buenas como ‘Showgirls’ y el Irn Bru. Por supuesto, en aquella época pocos músicos eran más objeto de burla que Mark Knopfler y PIL Collins. Otras webs que han sido hermanas hasta hace cosa de un par de años los tenían como objetivo fácil de chistes. Pero coincidía que Vicisitud y yo admirábamos a estos señores. El tiempo hizo que el de Dire Straits pasara de moda como chiste común. Creo que más o menos cuando se metieron con el ‘Brothers in Arms’ en una de las mejores películas de todos los tiempos, ‘Shaun of the Dead’. Al final, a base de hacer discos aburridos influenciados por la música folk americana, el calvo escocés consiguió la aceptación de los sancionadores del buen gusto musical paradójicamente con sus peores CDs.

El calvo inglés, sin embargo, sigue siendo un chiste andante. Ni siquiera las recientes reediciones de sus discos y su autobiografía han renovado su imagen. ¿Por qué? Está claro: cometió el error de ser la estrella más importante de los 80 siendo calvo, poco atlético y cachondo sin miedo a reírse de todo. PIL no se drojaba (en apariencia). No la armaba en los hoteles. No hacía rock’n roll ni se pintaba para que los emos se corrieran. PIL no hacía letras oscuras sobre rebeldía juvenil. En resumen, PIL no era cool. Ya sabemos que eso es un anatema para toda la prensa musical. Un ser aberrante a destruir.

Lo cual, por supuesto, es una idiotez de indocumentado. No sólo hizo discos y canciones excepcionales (no es el momento de hablar de la jrandeza de ‘In the Air Tonight’ porque todos sabéis ya que sin ella no existiría ‘Corrupción en Miami’ ni, por lo tanto, los 80 tal y como los recordamos y amamos), sino que además es un currante que ha tocado multitud de estilos y grupos: Genesis, Paul McCartney, Camel, Mike Oldfield, Frida (sí: la de ABBA), Brian Eno, John Cale, Thin Lizzy, Robert Fripp, Robert Plant, Adam Ant,  Eric Clapton, Frutina Turner, David Crosby… Vamos, que mientras el mundo se lo tomaba a coña, toda la profesión musical lo amaba. Por no hablar de sus contribuciones al mundo de la sordidez. No olvidemos que él estaba al mando de Genesis cuando metieron en un mismo vídeo a Benny Hill y Maria Whittaker. Eso es para ponerle un monumento. Un monumento que sustituyera a La Cibeles. Un monumento que sustituyera a La Cibeles y fuera más alto que Torre Pikachu.


Pero, claro, cuando se habla de los 80, Phil sigue siendo el chiste común. No hay nada como nombrarlo en tu peli sobre fans de la música en esa década para tener un buen chiste para aligerar el metraje. Me refiero, claro está, a ‘Sing Street’, una de las mejores cintas del año pasado que ya podría haber estado en esa aburrida y SOSIARL selección de nominadas al Oscar de esta edición. De gente tan hipster como John Carney no me esperaba otra cosa que poner al malo escuchando a PIL cuando recoge al objeto de deseo del prota y que su Hermano Mayor Sabio (™) le suelte que “Ninguna mujer puede amar a un hombre que escuche a Phil Collins”. Chiste común. Todos ríen. Logro desbloqueado.

Lo cual no me importaría si no fuera porque la película se contradice pasado un acto: el chaval toca con su grupo una canción para la ELLA y… el resultado no es que suene a Pil: es que parece como si hubiera sido escrita, arreglada e incluso tocada inapropiadamente por nuestro héroe.


Y todo el mundo tiene un borrado masivo de memoria y declara su amor por el tema olvidando el chiste anterior. ¿Por qué? Es obvio: lo que hace PIL es bueno. Es su imagen la que es, efectivamente, un chiste común.

Cruzcampo

Mucho más polémico que PIL es este brebaje. Porque está claro que no estoy loco. No voy a defender que sea una gran cerveza. Ni siquiera me gusta. Pero años viviendo en Madrid han hecho que acabe hartándome un poco del chiste de la Cruzcampo y el pipí. Sobre todo porque los que lo hacen no saben que la cerveza en la Edad Media se hacía agregando una o dos meadas al barril. Según gusto. Gusto repugnante.

Pero cada vez que me decían que podían distinguir una cruzcampo de cualquier otra cerveza, mi radar de escepticismo se ponía más alerta que un Paco Fox en una cata de vvvvinos.  Así que decidí hacer una cata ciega de birras con cruzcampo, mahou y una tercera del mismo rango de precio. ¿El resultado? Ganó la tercera. Menos de la mitad de los participantes acertó cuál era cruzcampo. Lo cual, teniendo en cuenta que eran tres cervezas, lo doy como un buen fail.

¿Por qué se eligió precisamente esa para hacer chistoides? Una hipótesis puede ser que dejara de ser española. Otra que es más fuerte de sabor que el agua amarilla de la Mahou. Yo qué sé. Tampoco soy muy fan de la cerveza por un sencillo motivo: ni tiene té ni sabe a Irn Bru.

Mr Wonderful

Tanto éste como el siguiente chistes grupalmente aceptado van de lo mismo: el cinismo exacerbado. Cuando nos hacemos adolescentes, nos queremos distanciar de la infancia de dos maneras: haciéndonos pajas todos los días y siendo cool. Esto es, siendo fríos. Esto es, que nada te encienda. Nada te de calor. Pasando de todo y siendo un témpano al que todo le parece gracioso de manera irónica. Da igual que sea una gran mentira y que los adolescentes sean puro drama constante: todo lo hard ñoño que recuerde a la infancia queda desterrado. Con el tiempo, eso se supera y te das cuenta de que no ver pelis de Pixar es de imbécil. Con suerte, destierras tanto el infantilismo tonto de piel fina como el adolescentismo de molar haciendo como que todo te la suda.

Con suerte.

Porque el no reconocer que lo hard-ñoño es una maravilla suele quedarse en la mente de la mayoría de la gente. Algo que no entiendo. ¿Acaso no hay nada más mono que un conejito de Beatrix Potter, ya tengas 4 años o 40? ¿Y no es lógico llevar calzoncillos de Peter Rabbit con ambas edades?

La respuesta está clara: no si quieres follar.

Pero oye, si estás en casa contento con tus gayumbos de conejitos comiendo queso y tu taza de un conejito y una cobaya tomando té, pues sé feliz sin tener que pedir disculpas.
Amabas cosas las tengo. NO: No voy a poner una foto mía con los gayumbos de ratoncitos. Gracias a dios.
Pero claro, lo peor de Mr Wonderful, esas monas tazas con monigotes que ponen mensajes positivos es que pintan una vida de color de rosa. Que dan consejos de falsa autoayuda, que es algo muy nocQUE SON UNAS PUTAS TAZAS PARA REGALAR CON DIBUJITOS, JOER. No estamos hablando de libros de autoayuda o de la última vomitona de Paulo Coelho. Buscar relevancia social en esto es como hacer una tesis sobre las virtudes literarias de las etiquetas de champú, por otra parte unos textos por los que hay que guardar un minuto de silencio: antes de que los móviles inteligentes llegaran a los retretes, eran la literatura más consumida de todo el mundo.
FILOSOFÍA
Por supuesto me diréis que el diseño ese de distintas letras de colores es un atentado para todo estudiante del tema que se precie. Pero no. Es simplemente una tendencia. Una tendencia, que, a propósito, viene la mar de bien como contraste con el minimalismo ese que hace que todo quede muy cool y tal, pero que hace tu vida un poquito más triste. Ya nos enseñaron que eso de mezclar tipografías como que no, pero en los últimos meses lo he visto desde en los carteles del comedor de mi trabajo hasta en, sí: la portada de un libro sobre marketing. Simplemente, es una moda que pasará como las hombreras de pico o cualquier cosa ligeramente excesiva. Por desgracia.

Así que pillad vuestra taza mona de Mr Wonderful con una tostada con cara de alegría, coged la manta y sed feliz en vuestro sofá viendo….

Amelie

Primero, desmontemos el tópico: ‘Amelie’ no es como un anuncio de higiene femenina. Los anuncios de higiene femenina, por aquello de que los publicistas siempre están ojo del culo avizor a ver qué pueden plagiar, se empezaron a inspirar en un cortomentraje de Jean Pierre Jeunet llamado “Foutaises” que forma la base de la secuencia en la que Amelie habla de lo que no le gusta y de lo que sí. Y si no sabes de qué secuencia hablo, ¿qué haces que no has visto más de una vez esta película?

Ah, sí: porque es, osea, superñoña y sólo le gusta a tu novia y/o a chicas tontas que, en el peor de los casos, hasta quizá sean fans (horror) de ‘Love Actually’. Bien. Pues no. ‘Love Actually’ es una de las diez mejores comedias románticas de la historia y ‘Amelie’ es una maravilla cinematográfica. Su narrativa es original. Su imaginación visual es personal. Su montaje, impecable. Tatou es adorable. La música es perfecta para crear su propio subgénero. Es una película inigualable que marcó una época. Pero, claro: es de buen rollo, de las pesadas manic pixie dream girls y te hace feliz.  Si todos esos elementos no te gustan, me parece perfecto. Pero desestimar la calidad de la película en sí es no tener ni idea de historia del cine ni de narración. Y de ser un amargado incapaz de disfrutar de tu taza de conejitos y cobayas bebiendo té. Vete a comentar en 4Chan y déjanos a los hard-ñoños tranquilos en nuestra feliz idiosincrasia que nos permite evadirnos de un mundo terrible a través de una chica adorable que, de existir, sería insoportable, estaría loca y encima no sonaría ese tema tan memorable cada vez que la vemos. Pero forma tarde de todo ese rollo que llamamos FICCIÓN.

Mägo de Oz

Así. Con diéresis y con todo el dolor anal que ello conlleva. Porque yo mismo me he reído cosa fina de este grupo. Una gente que, no lo olvidemos, escribió este VERSO INMORTAL:
Y una gaviota cuentan que decidió / En acto suicida inmolarse en el sol

¡Ay, cómo me descojoné la primera vez que lo escuché! ¡Cómo me descojoné mientras me encantaba la canción! Porque me gustó mucho. Sí: ya sé. Que El Reno Renardo se cachondeó con razón de que el estribillo fuera exactamente el mismo que el de ‘La vuelta al mundo de Willy Fog’. Pero es que tal canción era de Guido y Maurizio De Angelis, que también nos dieron ‘Dune Buggy’ y el tema principal de ‘Yor, Cazador del futuro’, por lo que al menos copiaron de unos genios.

No porque lo necesitaran, claro. Ese tema (y varios otros, sobre todo de ‘Gaia’) es de lo mejorcito que he escuchado de rock celta sólo por detrás de Celtas Cortos. Sí: los pucelanos son posiblemente los mejores rockeros celtas del mundo. Lo digo así y me quedo tan tranquilo sabiendo que he escuchado desde todos los discos de Horslips hasta la mayoría de Runrig y Oyster Band. Algún lector sabrá de qué cojones hablo. Algún lector no es nada cool.

Pero es que Mägo de Oz tienen una vena curiosa… ellos… ellos son… ellos son… ¡progresivos! Por lo tanto, se prestan al cachondeo de todo humorista que se precie porque se atreven a hacer discos conceptuales sobre ecología con coros y temas de 10 minutos. Si lo hace Robe Iniesta, pues bien, porque canta mal y tiene pinta de drogadicto, con lo que ya mola. Los de Oz, por su parte, van vestidos de piratas como si fueran Running Wild. Eso, queridos amigos, es BUENO. Estos tipos salieron de la nada en un tiempo de dominación de Alejandro Sanz y nuestros queridos Camela y consiguieron petarlo en ventas con una canción celta anticlerical. Todo ello tras hacer un disco llamado, atención, ‘Jesús de Chamberí’. La jrandeza implícita de atreverse a hacer una ópera rock cuyo tema principal es cantar a voz en grito la palabra ‘CHAMBERÍÍÍÍÍÍÍÍÍ” es algo que sólo puede medirse en una unidad: marca por lo menos un 11 en la escala brianblessed.

La pizza con piña

Claro que defender la ñoñería, cruzcampo y Mägo de Oz no es nada comparado con lo que voy a decir ahora: meterse con la pizza con piña no tiene sentido. El que esté buena o no es irrelevante, porque hay una gran verdad de la que no os dais cuenta en vuestro purismo:

A la pizza, a la paella y al wok oriental se le puede echar todo lo que os de la ganas menos chicle y frutos secos sin pelar.
Also, antes de que lo comentéis, ya sé que hasta el presidente de Islandia ha hecho el chistoide.
Tales platos son lienzos en blanco para desarrollar vuestra creatividad culinaria-terrorista o, lo que suele ser más normal, experimentar en pisos de estudiantes con las sobras que se le pueden colocar a una pasta o una base congelada. Pueden salir aberraciones para tus papilas gustativas o pueden salir maravillas casuales, como el día que un tarado pensó en echarle piña a todo. Todos sus amigos sensatos le regañarían, pero serían los mismos que reprobaron al primer genio al que se le ocurrió echarle miel a la sobrasada. Colón no era un aventurero: lo era ese tipo. Él y el primero que pensó que los caracoles eran algo comestible.

No seáis de esos tipos que se enfandan porque se le echa algo raro a la paella o que te dan lecciones de cómo es la manera adecuada de comer el sushi. Esto es, puristas. Ya sabemos a qué nos lleva el purismo: a no querer follar personas de cualquier procedencia y, como ya hemos dicho en más de una ocasión, eso es MALO.

Dejad que la gente sea feliz con sus depravaciones culinarias. Hacerle caso a los estúpidos programas de cocina de televisión que tan de moda están desde hace un lustro es estar a un paso de convertirse en un diletante del vvvvvvino.

Pero como quizá no os haya convencido con este alegato a la libertad de hacer el tonto en la cocina, sólo os daré un dato para desmontar el mito del chiste sobre la piña en la pizza: es algo inventado hace relativamente poco. Como soy viejo, puedo recordar claramente cómo cuando era adolescente nadie hablaba de ello. Era un ingrediente más. El objetivo común, el chiste socialmente aceptado que hasta se puede escuchar en películas ochenteras, era meterse con las anchoas. Esa especie de bigotillo de John Waters o zurraspilla de calzoncillo de uno de esos pedos con malicia que lo único que le da a la pizza es la sensación de que alguien le ha echado una raya de avecrem.

Que, vamos, si queréis echarle caldo de pollo a vuestra pizza, be my guest. Como defendía ‘Los sexoadictos’, siempre seré paladín de que cada cual disfrute con su depravación. Ya sea vestirse con pañales o echarle leche al chocolate. Algo que es mucho más criminal que la piña en la pizza, por supuesto.

Comic Sans

A veces lo chungo da la vuelta y, de tan impopular, se pone de moda. Eso es lo que debería pasar con la Comic Sans. Comenzó como Homer dentro de una fiesta de la clase alta británica: los popes del diseño desesperaron al ver que numerosos trabajos de facultad, currículos y creaciones amateur usaban esta tipografía. ¿Por qué?

Porque, en el fondo, mola.

Es la letra freak por antonomasia porque, puñetas: su origen de diseño está en imitar al rotulación de los tebeos. ¡Si está en el propio nombre de la fuente! ¿Acaso hay algo malo en ello? Mirar por encima del hombro un homenaje al cómic es tanto esperable como elitista. Pronto fue proscrita y se convirtió en EL chiste a la hora de hacer un texto del mismo modo que la cortinilla de estrella es la transición que elegiríamos para reírnos de un montaje cutre. Hasta el genio de Graham Lineham la usó para hacer un chiste: es la tipografía obvia para un producto inocente y sincero:


Por supuesto, al ir de profesionales, pasaron a otro estilo de letra:


¿Pero cuál transmite más amor? ¿Cuál es la verdaderamente freak y no parece uno de esos vídeos clickbaits de watch mojo o playground? ¿Cuál escogería Vicisitud y Sordidez si hiciera un canal de juegos?

Comic Sans es una letra fácil de leer. Es redondeada como unas buenas tetas o el culo de Mel Gibson. Simplemente porque te digan que es vergonzosa no significa que lo sea realmente. Es la letra freak. Ya es el momento de que deje de ser uncool, de un giro de 360 grados y siga siendo uncool. Pero freak.

Juan Camus

Tras la reunión de OT, Camus volvió a ser chiste común. Porque lo merece. Así que no: soy incapaz de defenderlo. Mi sofismo llega hasta un punto. Seguid haciendo chistes con Juan Camus hasta que todo el mundo se haya olvidado de él. Esto es, hasta el mes que viene.


Así que éstos son los objetos de burla comunes que, cuando se miran de cerca, te das cuenta de que tienen sus VALORS. Como la riñonera o la bragafaja.  ¿Y qué pasaría si desterráramos todos estos blancos fáciles para hacer un chascarrillo convencional rápido del acervo cultural popular español? Muy sencillo:

Que desaparecería ‘El Intermedio’.

Siga al autor de ESTO en Twitter:



Hay días en los que uno se levanta muy esP-P-Pañol y mucho esP-P-Pañol. Y, dado que en ente vlog somos muy de reivindicar que Gibraltar tiene que ser inglés para que jamás desaparezca del planeta ese monumento a la risa (y porque nadie es tan hijo de puta como para desearle a ningún sitio el que termine pareciéndose a la Línea de la Concepción), pues uno busca como sea otras formas de expandir las esencias patrias por todo el orbe.

Evidentemente, dada la falta de presupuesto para poder emular las fazañas de Carlos I o Felipe II exportando nuestra sordidez y corrupción más allá del charco a hostia limpia, hemos decidido apostar por expandirnos en vertical en vez de en horizontal.


Así, todos tenemos claro que lo que hay en el subsuelo de un país, pertenece a ese país. De hecho, si tuviésemos tecnología como para poder perforar hasta el centro de la tierra, veríamos que EsP-P-Paña se expandiría hacia el núcleo terrestre creando una forma aproximadamente cónica. Siendo la base del cono la superficie de la piel de toro (sí, uso metáforas rancias tanto por falta de vocabulario como por joder).

Bien, pues ahora apliquemos dicho principio al espacio aéreo esP-P-Pañol. Olvidémonos de tecnicismos legales tipo aquello que si, a partir de cierta distancia, se acaba el espacio aéreo (después de todo, si algo hay que agradecer a Donald Trump es el demostrarnos cómo se puede uno sacar normas de la manga y pasarse las leyes anteriores por el arco de triunfo). Así pues, si tiramos hacia arriba, literalmente… the sky is the limit! Suban y suban, dejen que los kilómetros se transformen en años-luz y el resultado será otra especie de cono cuyo origen estaría en el centro de la tierra y cuya superficie tendría una extensión disparatada. Como un Mercadona lleno de varios sistemas solares y puertas de Tanhauser de contrachapado de oferta.

Y ahora es cuando llega lo divertido.

Dado que la Tierra tiene esa afición a rotar sobre su eje y a girar alrededor del sol, es muy cabal asumir que, a distancias lejanas, siempre va a haber una serie de minutos – digamos que 40 en el caso patrio - a lo largo del año en el que CUALQUIER parte del universo pasaría a ser una posesión esP-P-Pañola. Esto es así porque el haz proyectado de la Tierra, cual Faro de Vigo que gira, puede abarcarlo prácticamente todo. Evidentemente, este argumento es aplicable a cualquier país de la Tierra, no solo a EsP-P-Paña, mal que nos pase.

Tal que asín

Así pues, lo importante no es lo qué se posee. Sino el CUANDO. Y ahí es donde ente su vlog de ustedes enarbola la bandera patria cual unos Doctor Who cañís para reivindicar las posesiones del TIEMPO esP-P-Pañol.

En efecto, fue con el Doctor  cuando detectamos un primer momento de colonización universal esP-P-Pañola. Concretamente en el planeta Appalusia – clara censura del término “Andalucía” por parte de la racista y xenófoba BBC – en el que ni siquiera el ente público británico pudo eliminar la mención a la Macarena en el Jran capítulo ‘The Girl Who Waited’. Eso sí, so pretexto de no pagar derechos de autor, eliminaron el himno de Los Del Río. Pero en ente vlog supimos rescatar la versión sin censura:


video



El caso más famoso de colonización esP-P-Pañola del Universo, sin embargo, se produjo en Star Trek. Y de la forma más sórdida concebible. Reemplazar el fandango original por un despropósito orquestal   no consiguió disimular nada. Ésta fue la auténtica versión original:

video


…que terminó es por lograr que todo el frikismo al unísono respirase de alivio al saber que la colonización esP-P-Pañola de su Universo favorito iba a ser limitada en el tiempo. Eso sí, ahora que se prepara una nueva entrega de la serie, NO olviden nunca que la Tierra sigue girando alrededor del Sol y sobre sí misma. Y EsP-P-Paña con ella. La nave Enterprise volverá a visitar mundos a los que nadie había llegado antes, pero que serán parte del Universo esP-P-Pañol. Y harán bien en estar preparados esta vez.


Más arduo fue, sin embargo, el debate en torno a una de las escenas más casposamente hispanas de Firefly. Si bien la cutrez general de los decorados de ese western finstro estaba gritando “¡Almería!”, la celebración de un personaje chorizo y corrupto como héroe por parte de toda una comunidad hacía pensar en Valencia. Dilemas que un servidor de ustedes, zanja de forma harto interesada a la par que nacionalista, porque… ¿Qué habrá mejor que elegir a un amigo de un notorio narcotraficante como presidente de la Xunta? Como quedó demostrado en esta celebrada secuencia:

video


Son muchos los casos de colonización patria del universo, y no tenemos tiempo de abordarlos todos. Este post sólo pretende ser un pistoletazo de salida para que usarcedes lectores, en su infinito frikismo, usen la sección de comentarios para sus reivindicaciones imperialistas sobre el tiempo. Que para esto está.

Pero antes de despedirnos, no podemos dejar de hablar del elefante en la habitación: Star Wars.

Hay multitud de freaks que han diseñado pormenorizadamente la línea de eventos de toda la saga galáctica, incluyendo el triste momento en el que el padre de Jar Jar Binks se cansó del sexo anal con su señora y probó por el otro agujero. Con catastróficos resultados (salvo que esa fuese una especie que se concibiese por vía rectal, lo cual tampoco dejaría de tener su lógica, visto lo visto). Ahora nosotros, con esa línea de tiempo, vamos a decidir con sumo e inapelable rigor científico – o sea, cuando nos salga de los cojones - en qué momentos místicos acontece el hecho de que los personajes de la saga galáctica pasan a ser nuestros conciudadanos.

¿Preparados para el primer clip?

Es un hecho que ‘A New Hope’ es una pinícula a ratos tediosa … (esperando insultos y amenazas) Y no, no me digan que es que el ritmo de los 70 se ha quedada anticuado porque hoy en día vamos tós ciclaos como en ‘Rogue One’ ¡El Episodio IV es lento porque a esa galaxia lejana, tan lejana, todavía no había llegado la decisión esP-P-Pañola a golpe de “aquí están mis cojones” o “Jefe, caña aquí”. Y es que es innegable que el insoportable primer acto solo termina de animarse en el momento en el que aparece Han Solo. La ignorancia de Lucas permitió que la lengua de Cervantes brillase en su primera aparición (“¿Una puta, Solo?”) pero, de nuevo, en ente su blog, les mostramos la escena como el Universo esP-P-Pañol hizo que realmente fuese:

video



Mientras iban de un planeta a otro, EsP-P-Paña volvió  a hacer acto de presencia cuando realmente se le necesitaba. Cual cabezazo de Sergio Ramos en Champions League – otra metáfora casposa que no busca sino joder – el Universo patrio volvió a iluminar al joven Skywalker en el momento de la verdad. Si bien durante el montaje intentaron disimularlo con esa chorrada de “usa la fuerza, Luke”, la realidad es que Luke tuvo una iluminación fallera:

video


¡Toda una señora mascletá que no puede tener más continuación posible que Leia ejerciendo de fallera mayor en una noche de pólvora, horchata, rulas y mucha farlopa! Es una pena que, nuevamente, en el inepto montaje final, lo cortasen y nos dejasen sólo las medallitas de ‘the morning after’. Pero a buen entendedor no hay que explicar los ojos rojos de Han Solo…

Y si antes habíamos hablado de un “elefante en la habitación”, ahora toca hablar de otro todavía más evidente en un post que se titula como se titula…

¡¡¡Espanya ens roba la nostra part de l’univers!!!

Evidentemente, en esa competición de susceptibilidades heridas que son las redes sociales, costaría mucho decidir quién es más fácilmente troleable: si un vegano, un darnái, un ciclista, un catalán… (y creo que la lista sigue hasta abarcar unos 256.728 colectivos). Pero nosotros no vamos en meternos en discusiones tan estériles y aburridas como los pesados que citan el tratado de Corbeil (en serio, conocer esos datos es una apuesta demasiado decidida por convertirse en un “héroe del no follarás en la vida”). Así que nosotros, como buenos colonizadores españolistas del espacio-tiempo, no tenemos mayor problema en reconocer la independencia de Catalunya. Otra cosa distinta es QUÉ fragmentos temporales abarcaría esa su comunidad y en qué momento de Star Wars entraríamos en el universo esP-P-Pañol. Y ahí nuestra evidencia es sangrante: Catalunya da vergüenza, EsP-P-Paña, la mejor sordidez y Portugal, invariablemente, sería una bajona (aspecto este último en el que hasta el PP y las CUP estarían de acuerdo):

video


Y, ahora sí, que salten echando espumarajos reivindicando que el espacio-tiempo que les corresponde ocurría dos minutos después. Que las escenas buenas van envueltas en senyera con olor a butifarra y que las caspas que vienen luego son la corrupción española. Y que TODO el Imperio Contraataca se basa en el viaje de Han Solo persiguiendo la proyección catalana por el Universo. Por lo menos será una mejoría sustancial del aburrido debate independentista. Porque cambiar a Jaume I por George Lucas (incluso por el George del Episodio I) SIEMPRE será una mejora. a continuación sería invariablemente una bajona.

Y hasta aquí vamos a llegar con, como decía nuestra bienamada Encarna Sánchez, este “periodismo de investigación dirigido a la verdad”. Ahora les toca a ustedes el recoger el testigo y ver el universo con otros ojos.

EsP-P-Pañoles, por supuesto.

Jrandes fallos y oportunidades perdidas de la saga de "Doctor Who" - A veces peores que los elegidos ("Bullets Dodged"), a veces mejores ("Sitting Ducks Missed")

De arriba-abajo y izquiera-derecha: 1) Ni idea 2) Tampoco 3) Fagin Rothgo 4) No me suena 5) Uncle Monty, 6)¡BRIAN BLESSED!, 7) Un Perturbado 8) Otro perturbado 9) Fop Mamada 10) Jamás fue candidato 11) El Onvre que pudo ser, y debió ser Matt Shit


Primer Doctor alternativo: Geoffrey Bayldon

Le ofrecieron el papel al magnífico secundario de clase obrera que-siempre-es-el-mejor-actor-en-cada-peli-que-hace y onvre-que-nació-viejo Geoffrey Bayldon:

Geoffrey cuando tenía 21...semanas

¡Hasta ha hecho pelis con Bud Spencer!

El jran Geoffrey sigue activo a sus más de 900 años y ostenta dos récords Guinness:

1) El actor que más veces ha interpretado científicos geniales y excéntricos con los títulos “Doctor” y “Professor”. Véanse su Q en “Casino Royale”, la versión sórdida y, por eso, muy superior, del 67 (hay una norma que dice todo actor que hace de Q se convertirá en candidato al Doctor, véase John Cleese en los 80 y 90, o Ben Whishaw ahora), sus psiquiatras perturbados en “Refugio Macabro” y “El Club de los Monstruos”, su Professor en “Fort Boyard” y una larga etcétera más en IMDB.

2) Es el actor que más veces ha interpretado magos: Catweazle, Panoramix, Merlin, Ramandu, el Abuelo Mágico y uno largo etcétera más en IMDB. Hasta prestó su voz al sencillo hard casio ochentero de Paul Hardcastle “The Wizard”.

Mención especial merece su Dios-creador pagano el Crowman en “Nuestro Amigo el Espantapájaros”  con el Tercer Doctor, Jon Pertwee, como Worzel Gummidge en una serie teóricamente cómica e infantil pero que daba pesadillas dado que el “héroe” parece una creación de Hieronymus Bosch:

What the actual Fuck is this? Pasadme mi lanzallamas.

Veredicto: Sitting Duck Missed

William Hartnell ‘tá bien como el Primer Doctor genial y gruñón, pero Bayldon habría añadido también humor y lovability. Pudo demostrarlo hace poco, porque le ficharon  para hacer de un Primero Doctor alternativo que jamas salio de su planeta en unas historias radiofónicas muy recomendables:




Segundo Doctor alternativo: ¡BRIAN BLESSED!


 "Oso chuequil" 

Esta imparable fuerza de la naturaleza ha hecho de todo: Shakespeare (es el actor fetiche de Kenneth Branagh),“Yo, Claudio,” narrador de canciones de heavy metal y discos conceptuales hard polymoog prog de Rick Wakeman, padre de “La Vibora Negra,” jefe de los Gungans en “Amenaza Fantasma,” voz del abuelo de Peppa Pig, pero es más conocido como el Príncipe Vultan en la peli de “Flash Gordon” en la cual roba todas sus escenas en un papel hecho a su medida - jefe de los bárbaros guerreros onvres-halcón que ha sido la inspiración de un sinfín de memes y homenajes.

La frase más mítica de Vultan es "Gordon's Alive?" y vaya donde vaya Brian, todo el mundo quiere oirla:


La segunda es "Dive!" de la batalla final:



Pero solo cotizan homenajes que cuentan con el mismísimo Brian poniendo su voz:


El apoteosis del genero fue la colaboración entre Brian May y Brian Blessed en la campaña para evitar una matanza de tejones que el gobierno quiso perpetrar:




Primera opción a ser el segundo Doctor en el 1966, el joven ¡BRIAN! rechazó el papel, lo cual dice que le da mucha pena ahora, y lo cual me da mucha pena a mi y a todos mis paisanos porque el onvre más ruidoso del mundo es, a la vez, un excelente actor (cuando quiere) y uno de los seres más queridos del Reino Unido (con denominación de origen National Treasure) en jran parte por ser la persona más loca y sórdida del universo.

¿Que quereis pruebas? Solo unas pocas:

Presume de estar a gusto con su propia fealdad: “¡PAREZCO EL HIJO BASTARDO DEL YETI Y DE KING KONG! ¡TAN FEO QUE, DE BEBÉ, MI MADRE BUSCABA A OTRAS MUNHERES PARA DARME EL PECHO!”

Brian con 21 días.

Con 14 años, un joven y pobre ¡BRIAN! (es de clase obrera muy humilde) se cruzó con Picasso en Sheffield y le retó a dibujar una paloma (Picasso asistió al Congreso Mundial de la Paz en dicha ciudad SEMS). Picasso aceptó el challenge y regaló al niño el dibujo, que Brian condenó por “inútil” (seguro que con razón) y lo tiró al suelo. Fue recuperado por un vecino y ahora está en la galería de la ciudad con un valor de 50 millones de libras.

Con 23 años haciendo footing en Richmond Park, se cruzó con una munhè indigente a punto de dar la luz. ¡BRIAN!, con 13 hermanos, supo que hacer: mordió el cordón umbilical y limpio la cara del bebé con su propia lengua para luego ir a llamar (mejor dicho ¡GRITAR!) a una ambulancia. Cuando lo contó en un programa de la radio, el hombre-matrona que fue el otro invitado añadió, con pedantería exquisita: “Los oyentes no deben pensar que es necesario romper el cordon con sus dientes ni lamer la cara de los recién nacidos, aunque tampoco les haría daño.”



Hace documentales de aventuras para la BBC y ha sobrevivido más de un accidente aéreo, es el onvre más viejo que ha escalado Everest sin oxígeno, y también el de más edad en ir al Polo Norte a pie (probablemente descalzo). Para meros mortales, ya serían logros suficientes, pero: a) cuando un oso polar le atacó a el y sus técnicos mientras dormían en una tienda de campaña, ¡BRIAN! se despertó y le dio un puñetazo en la cara- "¡JUSTO EN SU PUTA NARIZ!" en sus propias palabras:




Oso Polar vs ¡BRIAN! - No contest

Escalando Everest, muy cerca de la cima, un equipo japonés rechazó ayudar a otro grupo en apuros, cosa que sí hizo Team ¡BLESSED! poco después. Cuando ¡BRIAN! se enteró de lo de los japoneses, fue a cu campamento, sacó su polla (seguramente muy poderosa), cogió su bandera, y le meó encima.

Hablando de su polla poderosa, presume de no necesitar Viagra, a pesar de que su modesta esposa siempre le suplica no hablar de su vida sexual en entrevistas. Al ser preguntado por un reportero en la calle hace un par de años si tenía ganas de compartir escenario con Pamela Anderson (hicieron una comedia teatral juntos), nuestro ídolo gritó: “¿PAMELA FUCKING ANDERSON? NI LE TOCARÍA CON TU PENE. HE HECHO PELIS CON SOFÍA LOREN Y ELLA SÍ ERA UNA MUNHË FOLLABLE!”

"Something for the dads." - Pamela como la prostituta en la obra infantil "Aladino"

Brian y Sofía: Smell the glove.

Brian suelta tacos mejor que ningún otro británico. Ni Malcolm Tucker está a su altura, como descubrió una maruja que decidió llamarle la atención en la calle por soltar la palabrota bastante inocua "bugger". Brian respondió así:



En una audiencia con el Dalái Lama, ¡BRIAN! notó que su santidad tenía en la sala unos viejos guantes de boxeo. Al descubrir que el monje practicaba el noble arte para mantenerse en forma, el Sr ¡BLESSED!, que había sido boxeador campeón y guardaespaldas en su juventud, le retó a un combate. Al notar que el pequeño pacifista no valía como luchador, ¡BRIAN! le dejó ganar para no “¡MACHACAR AL POBRE VEGANO!”.

Hablando de sus puño poderosos, grabando una escena con Peter Capaldi (el Duodécimo o Decimotercero Doctor) para una comedia histórica, el personaje de ¡BRIAN! tiene que responder a un guantazo en la cara con su puño izquierdo. Capaldi no lo esquivó como en los ensayos y se despertó unas horas más tarde después de un TAC con ¡BRIAN! al lado de su cama gritando: “¡MENOS MAL! ¡NO HE MATADO AL POBRE BASTARDO! ¡CLARO, COMO SOLO LE DI CON MI MANO IZQUIERDA!...”

Peter vs ¡BRIAN! - No contest

Aún hablando de sus puños poderosos, retó al jefe del I.R.A. a pelearse con el en directo.

Brian vs grupo terrorista más mortal de Europa - No contest

Con 80 años, sufrió un infarto mientras representaba al Rey Lear, posiblemente el papel más complejo de toda la obra de Shakespeare. Un médico estaba en el público y fue corriendo a atenderle. 15 minutos después, ¡BRIAN! volvió al escenario para terminar la obra.

Cuando un periodista cansino inglés le preguntó hace poco que canción le gustaría para su entierro, Vultan contestó de forma honesta: “¡JAMAS ME VOY A MORIR!”

Veredicto: Sitting Duck Missed

Patrick Troughton ‘ta bien como el Segundo Doctor genial y gracioso pero ¡BLESSED! habría añadido también locura y ¡ONVRÍA!

¡BRIAN! vs Marlow - No contest

Tercer Doctor alternativo: Ron Moody

En el 1969 le ofrecieron el papel al humorista-nominado-a-un-Oscar-por su-papel-de-estereotipo-judío-pero-cantante-en-"Oliver" y onvre-que-nació-viejo, Ron Moody.

Con música de Lionel Bart y libretto del Dr Josef Goebbels

Pero la verdad es que la novela de Dickens en que se basa la comedia musical y familiar sobre la esclavitud, el abuso de menores, las violaciones y los asesinatos de mujeres es bastante oscura, aunque hay que reconocer la originalidad de Dickens: sus personajes tacaños siempre son, bien judíos, bien escoceses.

Moody pensaba que una estrella de su magnitud iba a brillar para siempre en el cine, y declinó la oferta de la BBC. Craso error, porque, a pesar de su innegable carisma y talento, Hollywood no veía exactamente imprescindible a un viejo actor inglés poco agraciado. Se refugió en pelis setenteras de Disney haciendo de un Merlín viajero en el tiempo y poniendo voces en cintas de animación, aunque probablemente es más recordado como Rothgo, el mago viajero en el tiempo, de "Into the Labyrinth".

Veredicto: Empate

Jon Pertwee ‘ta bien como el Tercer Doctor serio e inteligente aun estando interpretado por un viejo humorista cantante, y Moody lo habría hecho exactamente igual. Escogieron a Pertwee porque era un Moody más barato por jamás haber sido nominado al Oscar.

Cuarto Doctor alternativo: Fulton Mackay

El candidato preferido de la BBC en el 74 fue uno de los mejores actores escoceses de todos los tiempos: Fulton Mackay es solo conocido en España por su papel de Ben, el ermitaño sabio en “Un tipo genial” (la peli favorita de Paco Fox, si no me equivoco) donde coincidió con un joven Peter Capaldi, el Duodécimo o Decimotercero Doctor:

Burt Lancaster, que parece tan majo en la peli, era íoputa en la vida real

Mackay tuvo que rechazar el papel, porque un piloto que había hecho tuvo tanto éxito que se convirtió en una de las series cómicas más queridas de la BBC, “Porridge,” en la cual hacía de Mr Mackay, hijo de puta fascista ex-militar escocés jefe de la prisión donde los protas, entre ellos el muy llorado papá de Kate Beckinsale, Richard, pasaban sus sentencias:

Fulton Mackay, que parece íoputa en la serie, era un santo en la vida real

Veredicto: Empate

El muy jrande Fulton Mackay era infinitamente mejor actor que Tom Baker, pero hay que reconocer que el muy jran Tom es icónico, y casi tan loco y sórdido como ¡BRIAN BLESSED!


¿Qué queréis pruebas? Solo unas pocas:

Cuando era monje de clausura, intentó matar a los demás envenenando su comida metiendo cagadas de conejos que padecían mixomatosis en las sopas.

Intentó matar a su primera suegra con una azada.

Intentó ingresarse en un psiquiátrico porque oía voces en su coche de lujo hablando de sexo, poder y asesinatos, hasta que los médicos descubrieron que tenía la radio puesta.

Se hizo vegetariano porque, “Defecar 7 veces al día es mejor que tener 7 orgasmos diarios”.

Pero también hacia algunas cosas totalmente sensatas, como follar con las muchas dominatrices pijas fans de “Dr Who” a cambio de dejarles azotar su “culo con piel de clase obrera irlandesa” en sus propias palabras.

Y se casó con su guapa ayudante pija, Lalla Ward:

Látigo no disponible 

Pero su otra acompañante pudo haber sido aún más guapa y sexy, dado que los productores no le dieron el papel a Pamela Salem, mito masturbatorio de Paco Fox cuando hacía de la mala de “Into the Labyrinth”.

Espero que sea Bigger on the inside, Paco.

(Veredicto de companion: Sitting Duck Missed)

Otra locura de Tom fue escribir un guión absolutamente demente para una peli de cine spin-off de la serie:

El mismísimo Diablo, que iba a ser Vincent Price, trabajando con el dios griego Pan (que sería un esqueleto que llevaría un casco alemán de la Primera Guerra Mundial), intentaría matar a un Doctor de vacaciones buscando plátanos y jugando el cricket en el campo escocés de los años 20 en compañía de su nueva ayudante (interpretada por la modelo esquelética Twiggy). Los compinches de Satanás serían unos espantapájaros que cobran vida cuando Lucifer les manchara con mierda. El desenlace sería con el Doctor atrapado con unos Daleks en una máquina de pinball gigante.


(Veredicto de spin-off sórdido: MUCHAS Bullets Dodged)

Al ver “La Guerra de las Galaxias” en el cine, hasta Tom se dio cuenta que el paisaje había cambiado y ya no valían efectos cutres en pelis de ciencia-ficción con un poco de ambición.

Sexto Doctor alternativo: Richard Griffiths

Griffiths no solo era magnífico actor y friki de la sci-fi en la vida real, sino que también era el inolvidable depredador gay Tío Monty en “Withnail y yo”, en la cual apareció con otros dos actores que encarnaron a Doctors, Paul McGann y Richard E. Grant, quienes le reprocharon por su acoso con la frase elocuente:

"Monty, you terrible cunt!"

El genial gordinflón nerd recibió la oferta para ser el Quinto y el Séptimo Doctor, pero inexplicablemente el inútil y obeso Colin Baker fue el número 6 y casi hundió para siempre la serie.

Veredicto: Sitting Duck Missed


Séptimo Doctor alternativo: Ken Campbell

El único rival del perturbado Sylvester McCoy, antaño guardaespaldas de los Rolling Stones (como mi primo Badger) y escocés aficionado a meter hurones vivos en sus calzoncillos (como ningún primo mío, que yo sepa) para interpretar al Séptimo Doctor fue su aún más perturbado descubridor, Ken Campbell.

Campbell y McCoy. Desde el 23.40 empiezan con la parte de los hurones

En las audiciones finales, los productores inclinaron por McCoy porque Campbell era un pelín más tarado, y esto "podría asustar a los peques."

Veredicto: Bullet Dodged

Pero parece mentira que Campbell estuviera felizmente casado con Prunella Gee:

Ni idea de quién es Michael: quizás no estaban tan felizmente casados

Octavo Doctor alternativo: Michael Jackson

Varios productores norteamericanos idiotas pensaron que Jackson sería "perfecto" como el Doctor en un filme circa 1988.

Un señor que no asustaría a los peques

Veredicto: Bullet Dodged

Noveno Doctor alternativo: Donald Sutherland

Casi perfecto - alrededor del 90, el inmenso actor Canadiense y obseso de los pedos Donald Sutherland recibió una oferta para encarnar al Doctor en una peli de cine que unos productores (entre ellos el cantante Bryan Ferry - fan de la serie - y el bajista de Dire Straits, un tal Me Importa un Bledo del que Paco Fox tiene sus cinco discos en solitario y yo que no me extraño) estaban planificando.

Time Lord

Y su ayudante iba a ser la musa del Fantaterror, Caroline Munro:

¿Quien diría que soy inglesa?

Too good to be true: por un problema de derechos, la peli tuvo que ser cancelada.

Veredictos: Sitting Ducks Missed

Décimo Doctor alternativo: Liam Cunningham

Cunningham y su piel de clase obrera irlandesa

Otros productores ganaron la batalla legal, y prepararon un telefilme con apoyo de la BBC y la Fox para el 96. Durante la preproducción, el Doctor iba a ser el jran actor irlandés Liam Cunningham, un desconocido por entonces pero ahora muy querido como Ser Davos en "Juego de Tronos," pero los de Fox al final le vetaron y Paul McGann fue escogido como suplente de consenso.

Veredicto: Empate

McGann estuvo magnífico, a pesar de que el telefilme fuera un poco decepcionante, aunque Cunningham habría bordado el papel también.

Ser Davros 


Master alternativo: Pil Collins

El hermano cretino de Julia, Eric, fue el lastre más importante del TV movie del 1996 con su penoso Master(bates) de Nueva Jersey en gafas de sol. Los productores querían al muy jrande y sórdido Pil, candidato imbatible porque, como ya demostró Francisco Roldán, y como todos los Time Lords, Pil tiene dos corazones:


Veredicto: Sitting Duck Missed

Hasta una batería del prog y cachondo profesional como Pil es preferible al inepto Eric.

Undécimo Doctor Alternativo: Hugh Grant



El Doctor y su ayudante DSL, que maneja su sonic screwdriver

Para resucitar la serie en el 2005, los productores querían fichar a una gran estrella británica y ofrecieron el papel a Grant, que lo rechazó pensando que iba a ser un bodrio, pero se arrepiente desde que se dio cuenta que la resurrección bajo el mandato de Russell T Davies estaba siendo un éxito popular y artístico.

Veredicto: Bullet Dodged

Christopher Eccleston bordó el papel por ser un actor muy superior a Grant

De hecho, Grant ya había tenido su oportunidad a interpretar el Doctor en un corto benéfico escrito por Steven "cabello de pelos púbicos" Moffatt:

Salieron otros candidatos a ser el Doctor, como Rowan “Mr Bean/Vibora Negra” Atkinson, o otro National Treasure, Joanna Lumley: guapísima actriz roja inteligente, hilarante y valiente, y con la voz más sexy de Inglaterra:



Duodécimo Doctor alternativo: Patterson Joseph


El excelente y actor inglés aún no es un nombre conocido en España. Quizás su trabajo más internacional hasta la fecha sea en “Timeless”, el plagio norteamericano de “El Ministerio del Tiempo”. Pero era el candidato que Steven Moffatt y la BBC realmente querían para reemplazar a David Tennant como The Doctor.

Después de la decepción de su rechazo, Moffat perdió el juicio, o se entregó al lado oscuro, y acabó dando el papel más importante de la tele británica a un inepto ham pijo, Matt Sith.

Chico Percebe de "Bob Esponja," según mi hija

Matt Smith

Veredicto: Sitting Duck Missed

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget